jueves, junio 15, 2006

Soñé

Foto: Priscila

Soñé que era una azul de fuego
y cuando desperté
la voz del viento se había
llevado mis cenizas.

15 comentarios:

La Flaka dijo...

Arder y luego desaparecer, en la noche oscura se despide la niña, caminando en puntillas con negras zapatillas.
Dialoga con sus palabras que en silencio la miran y sueña y juega que es fuego y que es azul. La noche pasa, la niña parte ¿hacia donde fue la niña?... no lo sé, solo sé que se la ha llevado el viento.

¡Qué bueno que estés incorporando fotografías artísticas, pinturas y poesía! me gusta mucho conocer esta parte de vos. Saludos.

Elisa de Cremona dijo...

fuego, cenizas ...
al viento la voz...
qué lindo

De sueños dijo...

Que extraño, me paso algo muy raro, aca adentro cuando lei esas frases...A veces los sueños nos llevan con ellos

Irarrazabal dijo...

De las cenizas esparcidas nacerán más emociones y volverás a ser azul de fuego...

Saludos!

Nestor dijo...

Una metáfora repetida en la biblia,se refiere a la vanidad de los hombres como "Un ir tras el viento".
Deja volar esas cenizas.
Lo que no puede ser reducido a un montón de polvo,o cenizas...es lo que te llevará al umbral de un nuevo sueño.
Cuidate.
Nestor

Frumioso dijo...

Hay que tener cuidado con el viento. Suele llevarse hasta los sueños. No se habrá llevado también tu cuerpo ¿No?

Frumioso dijo...

Tu profe de filo

MaleNa dijo...

Tantas veces necesitamos deshacernos y volver a reinventarnos.

Es un ejercicio doloroso. Por los vientos extremos, pero el resultado es de maravillas.

Besos con sabor a bossa.

José Antonio Galloso dijo...

Yo creo que el viento te pertenece, escucha su voz con atención, sus susurros te cantas, te dicen cosas al oído, te alivia los dolores con la brisa que arrastra desde el mar.

Basos

Nosferatu dijo...

fuego azul, una llama de cerúleos contorneos, llama ke también es una voz sin contenido, una voz neutra, ke no dice nada, ke como disparo de indiferencia te baja a tierra justo en ese momento... cuando ardías... cuando ibas a sacrificar al príncipe azul por él... ke parecía más real... parecía todo un caballero... parecía un príncipe.
no hay ke confiar en ojos ke keman, o no hay ke irse en cenizas cuando no kede fuego. no se cual es la moraleja, seguramente no hay ninguna. o bien, digamos ke hay ke soñar. y digamos ke está bueno inventar historias de los sueños ajenos.
besos.

Enigmática dijo...

Soñaste y las cenizas volvieron del tiempo para ser palabra...

Chamila dijo...

Y tus cenizas llegan aquí...

besos.

≈Gr¥§εL≈ dijo...

Que mejor que la voz del viento para transportarte por la vida...
Bsx!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.