domingo, julio 20, 2014

Los árboles son mis maestros



por ser mi cómplice al mirar los árboles.




Mantengo una relación intensa, amorosa y permanente con los árboles. Me siento ciudadana en un cielo arbolado. Cuando me refugio entre los árboles dejo de sentir añoranza por el mar, quizá porque pienso que los dos son uno. En ellos encuentro todo: son mis maestros. Puedo detenerme ante uno y quedarme largo tiempo contemplándolo. Siempre les encuentro figuras e imagino muchas historias. Ninguno es igual a otro, cada árbol es único. A veces pienso que me gustan mucho porque al lado de un árbol recibí mi primer beso. Otras veces, digo que nací en uno de ellos. Cuántas veces me he sentido árbol: desde una rama frágil hasta un tronco fuerte; he sido raíz, pero también me han cortado y han hecho leña. Soy una privilegiada al vivir entre una excesiva naturaleza y no puedo alejarme de ella. Me complazco al saber que planté un árbol, tengo una hija y nunca escribiré un libro. Sin embargo, en mi mirada llevo cientos de árboles. Y muchos han sido fotografiados como una manera de guardar testimonio y hacerme sentir que soy una partícula de polvo en el árbol que estoy mirando. O decir: soy ese árbol.

























domingo, junio 22, 2014

Tributo a Meryl Streep




Si pudieran concederme un deseo sería conocer a Meryl Streep.

Desde que la vi en la película La amante del teniente francés, me enamoré de ella. Casi toda su filmografía la he visto. Sonrío al saber que una de sus hijas nació el mismo día que yo y otra tiene mi nombre. 

La mujer que derrama esplendor en toda su esencia y declara que la enseñaron a no conformarse y ser luchadora. Y subrayo lo que ella piensa: Envejecer es parte de la existencia. Cuando pierdes a seres queridos, comprendes que cada día es un regalo y hay que disfrutarlo.










viernes, mayo 23, 2014

El milagro



Hace años, conversando entre familia, salió el tema de la muerte y de los funerales. Empezamos a decir cómo deseábamos que fuera nuestro funeral. Yo, en ese entonces, quizá influenciada por el cine, pensé en el mío. Qué tontería, me digo ahora. Uno desea, pero muerta no veré ese deseo cumplido, continúo diciéndome. Dije que deseaba que pusieran el disco Élégie interpretado por Sergei Nakariakov. Uno de mis instrumentos favoritos es la trompeta y tiene su historia. También dije que no quería lágrimas y otra serie de peticiones que no viene al caso comentar en este momento. El punto es que mi cuñada dijo que ella, si moría antes que nosotros, quería que pusieran la canción El milagro del español Marcos Vidal. Yo no sabía quién era y, posteriormente, lo busqué en youtube y escuché la canción. Y ahí quedó todo. La vuelta de los años nos cambió la mirada y los pensamientos. Recientemente, mi cuñada sufrió por un cáncer y, obviamente, la familia también. En un proceso difícil y triste, uno tiene que seguir luchando por la vida.  Yo recordé aquella petición, no la mencioné y no estaba dispuesta a cumplirla. Ella tenía que vencer la enfermedad, me dije. 

He sido testigo del proceso de esta enfermedad, pues desgraciadamente me tocó con mi otra cuñada que ya está sana. Más no con mi hermana mayor, mi tío/padre y otros amigos que ya partieron, y por supuesto, tanta gente que tiene sus propios procesos para ser vencedores ante esta prueba o pesadilla. 

Hace poco me enteré que Marcos Vidal daría un concierto en la ciudad. Pensé que si he asistido a muchísimos conciertos y mi espíritu se ha alegrado, ¿por qué no asistir a un concierto espiritual? Sí, dije, iré porque mi cuñada estará feliz de escuchar una de sus canciones favoritas y yo quiero vivir esa experiencia en vida y no en muerte. Asistí y me enteré por un querido amigo que el cantante es escritor y tiene una larga trayectoria. Decidió dejar su carrera como pianista para dedicarse a servir a Dios después de que fue sanado de cáncer. Dos horas de concierto con un mensaje claro y profundo. Y conmovedor cuando interpretó El milagro. Al escuchar la canción, pensé en lo que han provocado mis clases de filosofía: creer en Dios.

No vi a mi cuñada pero imaginé su rostro. Y mi boca pronunció: el milagro.


miércoles, mayo 14, 2014

Estoy vivo



Mi fascinación por los árboles y, también por Caetano Veloso, me enteré que él y otros músicos brasileños se unieron en la defensa de proteger la selva de Brasil con un proyecto musical y apoyando a la Rainforest Alliance. La canción “Estoy vivo” está inspirada en el tema  Nueve de cada diez del mismo Caetano y el videoclip fue grabado en Floresta da Tijuca en Río de Janeiro.

Un hermoso video para creer que todavía estamos a tiempo de salvar a un árbol y todo lo bueno que nos rodea.




viernes, mayo 02, 2014

La creatividad de Victor Nunes

Estoy fascinada con el portugués Victor Nunes, ya que con los alimentos, objetos cotidianos y sus dibujos, logra realizar composiciones artísticas. Tiene demasiadas ilustraciones y con frecuencia comparte su trabajo aquí. Este hombre me ha contagiado a ser más imaginativa con todo lo que miro.