lunes, julio 31, 2006

Feria de libros...

Fotomontaje: mirada azul
Un año más y el hermoso Colegio Preparatorio de Xalapa se vuelve a vestir de fiesta con la 17ª Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil. Como ya es costumbre, esta fiesta del libro se dedica a la promoción de la lectura y al reconocimiento del trabajo de todos, los que de una u otra manera, han fomentado el evento a través de los medios. Por otro lado, este año se han celebrado los 60 años de la publicación de “El Principito” la joyita de Antoine de Saint Exupéry.

Muchas actividades se han realizado: presentaciones de libros, conferencias, exposiciones, talleres, música, cine y teatro; también, reconocimientos y premiaciones a diversos proyectos. Se contó con la presencia de varios escritores, pero Sergio Pitol fue el invitado especial.

Recorrer lentamente los pasillos y disfrutar de la arquitectura del recinto adornado con tantos libros y tantos sellos editoriales, detenerme a observar a los niños como, a su temprana edad, ya están ávidos por descubrir un mundo nuevo a través de las letras, me hizo sonreír con esperanza, el hecho de que aún su imaginación y sus sueños, están acompañados por tantas historias. Nosotros seguimos en la lucha para que nunca se deje de leer.

Recordé el libro “En esto creo” de Carlos Fuentes donde menciona que: “El libro es la educación de los sentidos a través del lenguaje. El libro es la intimidad de un país, la inalienable idea que nos hacemos de nosotros mismos, de nuestros tiempos, de nuestro pasado y de nuestro porvenir recordado, vividos todos los tiempos como deseo y memoria verbales aquí y hoy”. Tiene toda la razón al declarar que “Hoy más que nunca, un escritor, un libro y una biblioteca nombran al mundo y le dan voz al ser humano”.

Por eso, me alegro cada vez que cualquier ciudad se maquilla de Feria de libros. Y así como disfruté ésta fiesta de la literatura, encontrando excelentes libros a muy buenos precios, espero pronto, hacer lo mismo en la siguiente Feria que ofrecerá la Universidad Veracruzana con sus invitados de honor: Antonio Tabucchi, Enrique Vila-Matas, Juan Villoro, Carlos Monsiváis y Sergio Pitol entre otros.

Me reconforta hondamente la idea de que la historia planteada en el libro “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury no existe en nuestra ciudad.


12 comentarios:

Chamila dijo...

Un regalo para compartir con la niña de las palabras...


BAJO EL CIELO NACIDO TRAS LA LLUVIA


JORGE TEILLIER, el poeta de la lluvia



Bajo el cielo nacido tras la lluvia
escucho un leve deslizarse de remos en el agua,
mientras pienso que la felicidad
no es sino un leve deslizarse de remos en el agua.
O quizás no sea sino la luz de un pequeño barco,
esa luz que aparece y desaparece
en el oscuro oleaje de los años
lentos como una cena tras un entierro.

O la luz de una casa hallada tras la colina
cuando ya creíamos que no quedaba sino andar y andar.

O el espacio del silencio
entre mi voz y la voz de alguien
revelándome el verdadero nombre de las cosas
con sólo nombrarlas: "álamos", "tejados".
La distancia entre el tintero del cencerro
en el cuello de la oveja al amanecer
y el ruido de una puerta cerrándose tras una fiesta.
El espacio entre el grito del ave herida en el pantano,
y las alas plegadas de una mariposa
sobre la cumbre de la loma barrida por el viento.

Eso fue la felicidad:
dibujar en la escarcha figuras sin sentido
sabiendo que no durarían nada,
cortar una rama de pino
para escribir un instante nuestro nombre en la tierra
húmeda,
atrapar una plumilla de cardo
para detener la huida de toda una estación.

Así era la felicidad:
breve como como el sueño del aromo derribado,
o el baile de la solterona loca frente al espejo roto.

Pero no importa que los días felices sean breves
como el viaje de la estrella desprendida del cielo,
pues siempre podremos reunir sus recuerdos,
así como el niño castigado en el patio
encuentra guijarros para formar brillantes ejércitos.
Pues siempre podremos estar en un día que no es ayer
ni mañana,
mirando el cielo nacido tras la lluvia
y escuchando a lo lejos
un leve deslizarse de remos en el agua.

CABINA AÉREA dijo...

..me siento un poco "achicopalada" de escribir un par de lineas, al leer el hoermoso poema que me precede..pero heme aquí, brindando con "frescolita" por los niños, nuestro futuro, lectores del mañana.
Un beso

José Antonio Galloso dijo...

Gracia por la información.

Laura Diaz dijo...

Realmente, también disfruto cuando llego a un pueblo o ciudad y me encuentro con una "feria del libro", y me enorgullezco si es mi ciudad. Al menos, me permite sentir por un momento que no todo está perdido.

Clarice, es una pena tener que aclarar que la quema de libros no ha sido imaginación de Bradbury, sino obra de individuos. Basta recordar el 10 de mayo de 1933, cuando se realiza la primera quema de libros judíos en la Alemania nazi. Aunque, es sabido que, lamentablemente, no fue la primera vez en la historia de la humedad que algo así sucedió.

En el Memorial del Holocausto de Washington, hay una frase de Heinrich Heine, poeta judío alemán, que en 1821 escribió“…allí donde se queman libros terminan por quemar hombres”.

Ojalá nunca más se haga realidad esa frase.

Un saludo

Silvia dijo...

Qué buena costumbre la de promocionar la literatura. Ojalá hubiera muchas más ferias del libro.
Besos :)

jrnCalo dijo...

Hola Clarice hoy he comprado 5 libros a 1 euro cada uno encontré la oportunidad, ando entre libros.
Garcia Marquez-La cándida Eréndina y su abuela desalmada.
Cortazar-La casa tomada y otros relatos.
Cela-Santa Balbina 37.
Conan Doyle-El tren especial desaparecido.
La biblioteca es mi mundo.
Saludos!!!!

Francisco Ortiz dijo...

Suscribo la palabras de Carlos Fuentes.

Rosa Silverio dijo...

Clarice, qué bonito lo que cuentas, tu experiencia.

En mi país no hacen ferias del libro, hacen FERIAS GUBERNAMENTALES, en donde hasta la maquillista de la Primera Dama tiene un pabellón.

Me encantan las palabras de Carlos Fuentes.

Un beso,

Ro

® dijo...

Hola Clarice, leer tu emoción por la feria y por sus implicaciones me contagio, pero por otro lado me hizo lamentarme por no ir a la única feria del libro que se hace en mi ciudad. En la próxima ocasión iré y me acordaré de ti. Un abrazo.

≈Gr¥§εL≈ dijo...

Me das una envidia tremenda!!
Me encanta leer, debo decir que lo hago poco, pero cuando prendo un libro no sabes como lo disfruto.
Imaginar cada cosa ahi descrita, es un verdadero placer.

Disfruta la feria tu que puedes.

Besos desde Carmen

Anónimo dijo...

Feliz aniversario con un soplo de viento por la gracia de tu palabra.
besos

Peceirus dijo...

Ese cuadro parece de Franz Fischer. Hoy le mande un correo pues su arte em gusto mucho. Tienes un blog muy bonito. lleno de imagenes bellisimas.