lunes, septiembre 11, 2006

Paseo de libros

Sergio Pitol y Enrique Vila-Matas
Los libros caminaron a lo largo y ancho de La Feria del libro de la Universidad Veracruzana, se convirtieron en hombres y mujeres, dieron sonrisas, regalaron firmas, arrancaron carcajadas, recibieron aplausos, fueron fotografiados y entrevistados, anduvieron pacientes o acelerados, pero ahí estuvieron, entre el público visitante y las reflexiones brindadas se quedaron guardadas para siempre.

Cuántos libros nuevos fueron presentados por los amigos de los autores, que con sus amenas charlas, con su ingenio, y sus voces quedaron grabadas en la historia personal de cada lector, en cada aspirante a consumir letras, o quizá alguien que los escuchó por curiosidad sin alientos de tomar un libro. Los escritores presentes, orgullosos de dar a conocer a su nuevo libro. El ansia de ser llevados a casa, para adornar los estantes, el buró o la mesa de centro. Para ser leídos.

Todos con una trayectoria amplia y admirable, ahí estuvieron, leales a la causa de fomentar la lectura ante todos, de gritar que este país necesita leer para ser grande; para decir que la educación debe de modificarse y luchar por que cada estudiante y quien sea, se inicie o continúe en la lectura.

Eugenio Montejo con Geometría de las horas, Julieta Fierro con El libro de las cochinadas, Juan Villoro con Funerales preventivos, Jaime Moreno Villarreal con De bibliomanía. Un expediente, Eraclio Zepeda, con Las grandes lluvias, Emilio Carballido con Tiempo de ladrones, Silvia Tomasa Rivera con Luna trashumante, José Luis Rivas con Ante un cálido norte, y muchos más dieron a conocer sus nuevas publicaciones.

Nunca olvidaremos la presencia de Enrique Vila-Matas saboreando el café coatepecano y disfrutando del ambiente xalapeño, a Margo Glantz con su dulzura y paciencia para contestar nuestras dudas, la hiperactividad de Ernesto Cardenal y a nuestro gran querido homenajeado Sergio Pitol que siempre tuvo esa sonrisa que le caracteriza.

La música nunca guardó silencio, ni los talleres infantiles dejaron la creatividad ni el tema principal y dedicado a la FILU: “Agua, reto planetario en el siglo XXI” dejó de ser mencionado. Exposición fotográfica alusiva al tema del agua y hasta el ajedrez estuvo presente. Conferencias, talleres, y todo lo que implica una verdadera feria de libros.

Quizá no estuvieron todos los libros que deseábamos ni todas las editoriales presentes, pero si hubo precios accesibles y sin pretextos para no adquirir nuevos libros.

Al final, reconocimos muchos, que fue una buena sede la del Museo del Transporte y que cumplió con sus objetivos. Una feria de libros que promete seguir siendo de las mejores de nuestro país. El próximo año, la FILU estará dedicada a Sergio Galindo.

Sonrío al leer a Santiago Roncagliolo: “Como eres un escritor, las personas tienden a quererte, ya que eres básicamente inofensivo, y más bien, les ayudas a sobrellevar la existencia cotidiana”. Exactamente esto me pasó a mí. Y estoy segura que a muchos.

Jaime Moreno Villarreal

Patricio, Rafael Antúnez y Juan Villoro

Julieta Fierro

Margo Glantz

Fotos: Graciela Barrera

21 comentarios:

No future dijo...

Vila-Matas, que increible lujo....

® dijo...

Una excelente reseña, que me hace sentir que me llevas de la mano por los pasillos y aulas de la Universidad, que mientras me llevas, me cuentas lo que pasa y de ese modo, me vuelvo un espectador más de esta Feria. Enhorabuena Clarice y una gran felicitación por este texto. Te mando un fuerte abrazo cargado de admiración.

Miguel Sanfeliu dijo...

Otra buena crónica en la que abandonarse para imaginar que uno está ahí.
Me gustó mucho la cita de Roncagliolo.
Un saludo.

Francisco Ortiz dijo...

Libros, libros, autores, autores. Un lugar que también es el paraíso para algunos.

Heriberto dijo...

De nuevo mi "envidia", por tu participación en tan interesante jamboree, y por lo bien que lo contás. Saludos.

La hormiguita dijo...

Un gran evento.
Saludos

Gatito viejo dijo...

Sólo darte las gracias por este post lleno de libros y autores, por esas citas, esas fotos y esos comentarios tan acertados. De nuevo gracias por hacernos sentir la feria como vivida. Saludos

Eduardo Varas C dijo...

Concuerdo con el resto de comentarios. Excelente post y lo que consigues con él... La frase de Roncagliolo es también genial


Saludos

Bettina Perroni dijo...

Ahhh que envidia!!!

Excelente manera de gastar el tiempo. Ya quisiera yo que ese tipo de eventos culturales existieran tan seguido por acá.
Cada oportunidad hay que aprovecharla... ojalá algún día un libro mío figure en esas ferias.
Besitos,

Roberto dijo...

Imposible no acompañarte en la sonrisa con lo de Roncagliolo.

Saludos desde Santiago, esperando la paloma mensajera...

El Peregrino dijo...

fauna extraña ¿y amable? la de los escritores: "básicamente inofensivos..."

jrnCalo dijo...

Me quedo con esto con lo cual concuerdo plenamente:

“Como eres un escritor, las personas tienden a quererte, ya que eres básicamente inofensivo, y más bien, les ayudas a sobrellevar la existencia cotidiana”. Exactamente esto me pasó a mí. Y estoy segura que a muchos.

¡A mi me ayudan los libros a vivir una existencia inmejorable!
¡Los libros me hacen la gran compañía!

¡Ahora msimo tengo tres en la cama para leer, mi habitación está llena de libros, para dormir necesito estar con ellos!

Todo el que habla de libros es interesante; donde yo vivo hablan tres de libros y no se hablan entre ellos de forma que siempre hablan con gente inadecuada, que no sabe de libros, de literatura!

Un beso muy grande, Clarice!

Eleonaí dijo...

Hola Clarice:

Ahora, con tu reseña, me entero de que me perdí de varias presentaciones.

Para la próxima estaré pendiente de Galindo. Estaría bien que le incorparan, a la feria, cine. Ya que no soy cinefilo , así podría iniciarme.

No avanzo en la lectura de Abril rojo de Roncagliolo. Me voy a concentrar. Se me siguen acumulando las lecturas pendientes.

Que tengas una semana agradable. Feliz...

Anónimo dijo...

La envidia sana de que el viento no me lleve por esas sendas de libros y escritores

Yreal dijo...

Te lo han dicho antes, tienes una forma de narrar que te pone en el lugar, escuchas el rumor de las otras voces y reconstruyes las sonrisas. Despiertas el deseo de tocar, sentir, palpar y el oler los libros. Abrirlos y robar unas palabras antes de sentarnos y dedicarnos a ellos. Es curioso, a mi en estos lugares: librerías,ferias etc me pasa que deseo mas que nunca tiempo...Nunca me alcanzará el tiempo para escuchar la música,ver las fotos, leer los libros,ver las películas que me gustaría, por lo mismo hay que saber decidirse,tener el valor para tomar uno y dejar al otro con todo el dolor de nuestro corazón...

Por lo pronto gracias por esta crónica tan hermosa

un abrazo

y

Alvy Singer dijo...

Vila-Matas es un crack!

Bohemia dijo...

Ayer pasé y firmé pero me dio error la página, vuelvo hoy para decirte lo mismo, que qué envidia de tu vida siempre llena de palabras y personas interesantes....

Besos

bohemiamar dijo...

Qué maravilla, que regocijo venir a leerte, qué sensación de bienestar me dejas.

Un beso.

bohemiamar.

mart dijo...

Que nunca nos falten los libros Clarice,bueno estoy tranquilo,tu presencia los salvaguarda.Ciao amiga

Isabel Romana dijo...

¡Bien que lo debiste pasar, Clarice, andando de acá para allá, saludando a unos y otros, aplaudiendo y riendo y haciendo todo aquello que dices que hacía el público en general... Seguro que fuiste la alegría de la feria. Me hubiera encantado estar ahí, contigo...Besos y más besos.

Rosa Silverio dijo...

Wao, qué maravilla que hayas podido disfrutar de ese evento y del contacto con los escritores. Qué envidia (de las sanas).

Un beso,

Ro