jueves, noviembre 23, 2006

Tan triste como ella

Querida Tan Triste:

Comprendo, a pesar de ligaduras indecibles e innumerables, que llegó el momento de agradecernos la intimidad de los últimos meses y decirnos adiós. Todas las ventajas serán tuyas. Creo que nunca nos entendimos de veras; acepto mi culpa, la responsabilidad y el fracaso. Intento excusarme -sólo para nosotros, claro- invocando la dificultad que impone navegar entre dos aguas durante X páginas. Acepto también, como merecidos, los momentos dichosos. En todo caso, perdón. Nunca miré de frente tu cara, nunca te mostré la mía.

Juan Carlos Onetti.

32 comentarios:

Paula dijo...

Siento claramente que estas palabras van dedicadas a mí

Y la foto me fascina, hoy soñé con paraguas

es tan grata la lluvia en estas ocasiones


gracias, de corazón

Un abrazo fuerte

dudadesnuda dijo...

Idea Vilariño, segun dicen, escribió este poema para despedirse de Onetti. ¿Será la respuesta?

ADIOS

Aquí
lejos
te borro.
Estás borrado.


Besos y dudas.

Miguel Sanfeliu dijo...

Prosa sosegada pero implacable. Un texto muy potente.
Saludos.

Bettina Perroni dijo...

Vaya, generalmente la aceptación del fracaso es lo más difícil, la aceptación de la responsabilidad y resultado...

Me dejas pensando...

Besitos Clarice

Isabel Romana dijo...

Impresionante, clarice. Ni mirar la cara de esa mujer, ni mostrar la propia... un juego cruel. Besos.

Alexis Coald dijo...

Este escrito tiene tanto caracter como Juan Carlos Onetti.
Excelente post.

Te abrazo y mucha luz

Ninoska Mermoud dijo...

El Serrat catalán, cuyo nombre es Joan Manuel, cantaba
en "Vagabundear" de la hermosura de partir sin decir adios.
Puede que el cantautor tenga razón, pero es preferible poner los puntos sobre las "ies",
a lo Onetti, antes de echar la barca a andar por otros "mares de locura" adonde no se presente la posibilidad
de algún naufragio en el vivir, pues el dejar amarras impedirá a esa barca el salpar libremente y alejarse de ese puerto doloroso. No se sabe quien sufre más, si quien mirando en retroceso lo vivido, se decide por la repentina y perentoria necesidad de arrear bandera, en aras de saberse mal correspondido; o quien desde su pedestal, cree que su verdad es su verdad,
y entonces se tenga a bien el contestar:" Perdónale, señor, porque no sabe lo que hace. "

anilibis dijo...

Todavía no sé si me alegra o entristece esta carta.

Besos.

Anónimo dijo...

Gracias por las palabras

Delicioso y doloroso post... nunca dejes de curiosear...

Es muy bueno

Me encanta tu blog... es precioso. Pasate por "casa" cuando quieras. Hay mate!!

Andy

Francisco Ortiz dijo...

Me toca ese texto, como onettiano irredento: cuando lo leí por primera vez ya me supo amargo. Sin embargo, pienso que a veces las palabras no son suficientes, no son sino un velo y una máscara, y que fluyen por un cauce tibio y presto a secarse que es para el agua libre y voluntaria, no para la voz humana, no para dos voces humanas. El texto de Onetti, a quien consideré mi maestro durante mucho tiempo, es una señal de cercenamiento y una cobardía bella, pero cobardía al fin: la de quien con palabras se escuda para no mostrar pleno y desatado su dolor y su necesidad no satisfecha. Y a veces las palabras, aun siendo producto de lo humano, no son útiles para las verdades humanas plenas.

Nestor dijo...

Yo tenía 16.
Me encerraba en el baño a leer a Onetti,pues mis padres opinaban que era demasiado "amargo" para mí.

En fin,hay días en que él vuelve,a decirme que la vida son claroscuros,como una película de Visconti.

Yo asumo esa doble naturaleza humana,tan miserable a veces,y tan sublime otras.

No sé qué te movió a postear esta carta.

De una cosa estoy seguro:Cada texto adquiere una nueva dimensión,según quien lo transcribe.

Abrazos y cartas tristes

tanguetto dijo...

Que susto Clarice, en un principio interpreté que cerrabas tu blog y te estabas despidiendo.
Son muy tristes las despedidas, de alguna manera desgarran.
Un beso y gracias por tu paso.

Noa- dijo...

Me tocó este texto... y por más que lo leo no se expresar por que.

Saludos

Heriberto dijo...

Nadie ha dicho de la amargura y de la derrota como Onetti. Esa forma de usar el lenguaje, esa pérdida generalizada y devastadora qque , sin embargo, el autor deja ver de poco a poco.
Paradigmático Onetti, sin duda.
Gracias por recordármelo.
Un abrazo Clarice.

Heriberto dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
silvia piranesi dijo...

Ay Clarice, gracias por recordarme a Onetti... Directo al punto este muchachito. Y uno cree que sí le ha visto la cara después de X páginas... pero al voltearlas termina uno encontrando que .....

( y me pasó como a tanguetto! q sustillo)

Abrazos Clarice.

azzura dijo...

Una implacable despedida.. un texto muy fuerte;) me ha gustado tanto Clarice.. gracias por compartirlo

Un beso lleno de cariño para tí, buen finde!

gonzalo dijo...

cuál es el castigo para la belleza excedida?. cual es su precio?

Anónimo dijo...

exacto. un saludo, buen blog, vuelvo pronto
saludo

imbécil dijo...

cm qe me angustió el escrito u.u
muy buen poema.

aunqe refleja la verdad.
cuántos de nosotros dan la cara ?

saludos :)

Umma1 dijo...

Qué fracaso.
Hay que tener valor para asumirlo tan de frente.

jrnCalo dijo...

No lo he comprendido Clarice, lo siento-Espero que no sea una despedida?
Un abrazo!!!!

Anónimo dijo...

texto fuerte,ojala no sea verdad.

besos.

Eleonaí dijo...

Hola Clarice:

Intensa cita...

El Peregrino dijo...

Hay relaciones que están condenadas al fracaso desde el principio. Onetti nos da una pista para encontrar la clave: "Nunca miré de frente tu cara, nunca te mostré la mía."

MaleNa dijo...

Onetti señor de mis amores.

He delirado con sus textos.


Clarice lo acerca a mi lado.
Clarice y sus manos de alas.

Pamela tararea la melancolia con su ojos zoom.

Bella trilogia.


Te abrazo mas que siempre, te abrazo tan triste.

Anónimo dijo...

Homenaje a Onetti, ciudadano del mundo, aunque Santa María es tan uruguaya como quién la inventó con esa única genialidad.

Gracias, Clarice!

Un abrazo

Elisa de Cremona dijo...

por qué me escribe Onetti???

antona dijo...

Demasiado triste.buena semana amiga
salu2

pies diminutos dijo...

Siempre tan auténtico, Onetti.
Me fascina este escritor!

Gracias por darme sus palabras.

Gabriel Báñez dijo...

Clarice, excelente fragmento. Por Onetti nos hemos visto. Te felicito por la sensibilidad del blog, por su respiración poética. La melancolía del post interpretada en la imagen. Abrazo

≈Gr¥§εL≈ dijo...

Me encanta la foto, y la carta....
ojala todos pudieramos despedirnos de esa manera