lunes, abril 23, 2007

Fiesta de libros

Foto: Ixchel


La mirada cambia, sí, nada es igual después de leer un libro que nos enamora, que nos llega, que nos conmueve y toca lo profundo, lo callado; el silencio se vuelve un eco y no… nada es igual. Cada libro nos mueve a algo, quizá no haya términos medios: o los amamos o los odiamos, o quizá llegue la indiferencia y, a través del tiempo, el libro vuelve a nosotros para que lo tomemos y no lo dejemos. El libro, con sus diversas vestiduras, sus olores particulares, sus colores primaverales, su luz para alumbrarnos en la oscuridad: las palabras de sus dueños no vuelven vacías. Están ahí, en cualquier momento que deseemos podemos saborearlas, beberlas, consumirnos y tener vida. Los libros tienen esa característica: son fieles y como un buen amigo son nuestra compañía. Nosotros elegimos quién estará debajo de nuestras almohadas, o en cualquier sitio que habitemos. Tenemos el privilegio de pasear a los lugares soñados, de danzar en los escenarios imposibles, de cantar de alegría, de llorar por las historias en donde podemos sentirnos protagonistas, de tener un jardín completo, aquí y allá.

¿Qué haría yo sin libros? No concibo la vida sin ellos. Crecí en un hogar en donde mis padres me enseñaron a quererlos y sin ser la verdadera lectora que debería, les tengo respeto y una adicción. Nada más feliz me hace que me obsequien libros. Nada más me duele escuchar aún de muchas personas que los desprecian. Que la importancia que se merece cada libro quede desecha por otras causas.

Aún así, los libros han permanecido, están de fiesta y nosotros los celebramos. El 23 de abril es El Día Internacional del Libro, fecha promulgada por la UNESCO en honor a que en este día fallecieron tres grandes escritores de la literatura universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega.


¿Por qué no habituarnos a la lectura? ¿Por qué no refugiarnos en ella? ¿Cómo sería mi país si fuéramos ciudadanos lectores? Tenemos librerías y si no hay dinero para comprarlos, tenemos bibliotecas. No hay pretexto. ¿Cómo llegar a cada ser e introducirlos en que leer un libro se puede convertir en una fiesta? Cada escritor nos deja su vida, sus muchas horas de trabajo, de encierro en esa soledad y hasta el sacrificio. Todo por dejarnos un regalo: sus letras. Y también existen, la verdad, muchas letras en espera que las editoriales los conviertan en libros. La esperanza de contemplar que esas manos no trabajaron en vano.

Nunca olvido lo que declaró Sergio Pitol: “El libro es uno de los instrumentos creados por el hombre para hacernos libres. Libres de la ignorancia y de la ignominia; de los demonios y los tiranos; de fiebres milenaristas y turbios legionarios. Libres del oprobio, de la trivialidad, de la pequeñez".

Celebremos a los libros, que la fiesta sea día a día y la mirada cambiará.

46 comentarios:

Bethania dijo...

Es verdad...los libros son muy buenos amigos, alivian el alma, aconsejan, te divierten, te entristecen y te hacen sentir...lo mejor es que no te juzgan ni te dan la espalda. Ojalà tuviera más tiempo de leer, sin embargo procuro hacerlo en cualquier rato libre que tengo. Ahora leo Kafka en la orilla de Haruki Murakami, una lectura profunda y tranquilizante. Pero bueno, ese es otro tema......Feliz día del libro!

Flores de Alquiler dijo...

Celebro contigo Clarice...

Ellos siempre ahì...mudos y diciendononos tantas cosas.

Ayer en Buenos Aires tuve la gran felicidad de estar rodeada de ellos en la 33ª Feria Internacional del Libro ....

Te dejo un beso y que tengas una bella semana.

gonzalo dijo...

sí, libertad empieza con L. de libro.

María Inés dijo...

Clarice:
Los compañeros del alma, formadores de sueños, anfitrión de fantasías y mundos entre mundos, los libros son alimento del espíritu.
Saludos

Lady Zurikat dijo...

Yo tampoco concibo la vida sin un libro, sin la palabra de otro abriendote un poco mas la vision del mundo.
Sin perderte en el laberinto magico de la trama, enamorandote u odiando algunos de sus personajes, y hasta por momentos disintiendo con el autor.... Un libro ha sido un refugio en malos momentos, la mejor compañia que he tenido, alguien que me ayude a conciliar el sueño, y hasta una amigo.

ReinaDeSalem dijo...

Te contaré un secreto... Siempre, para mí, el mejor regalo ha sido un libro.

Adoro mi espacio, y en él, mi tiempo, mi soledad..., mis cuadros y mis libros.

Y no me hago a la idea de tener que prescindir de ello. Y por no tener esa idea..., no será algo de lo que alguna vez prescinda ;-)

Mil besos.

Heriberto dijo...

Son un objeto de placer los libros, eso es lo que deben atreverse a sentir queines no disfrutan de los libros.
Un abarzo Clarice.

libertad dijo...

Así es Clarice y así debería ser para todos. Una fiesta, un regalo hecho con mimo un cariño, un sentirse libre...
Un beso y gracias por estas reflexiones en este día!

josé romero dijo...

En estos primeros dos meses en Veracruz, son mis únicos amigos.
Ahora cierro mi computadora y me voy a comprar un libro para festejarlo y para cerrar el círculo, regalaré otro.
Saludos

Antona dijo...

Te dejo mis saludos y amistad.Me uno a ti en este homenaje
bss

Gatito viejo dijo...

Me encantó tu post. También para mí el libro es el mejor regalo.
Feliz día del libro. Un abrazo.

Muxica dijo...

Siempre digo: Con un libro y una manzana soy feliz. Por los libros podemos vivir muchas, veces, si nos metemos dentro…
Un beso

JuanBM dijo...

Me encanta lo que has escrito. Y es verdad los libros nos dan la libertad. En este día siempre me acuerdo de mi abuelo que en las postrimerías de la dictadura franquista escondía una pequeña librería, cuando había libros prohibidos (imagínatelo, yo me daba perfecta cuenta que en los libros se escondían grandezas capaces de servirnos de alimento espiritual, de llevarnos a caminos que serán nuestros.

Un abrazo con cariño

Omar Piña dijo...

¿Leche o libro?
¿Escritora o...

Ana R dijo...

Pues en un día como hoy y por aquello de predicar con el ejemplo diré que...Os recomiendo la lectura de '' El afinador de pianos'' de Daniel Mason .Un libro amigo donde el personaje central - Drake - Es cautivado por una civilización tan extraña, donde el ser humano vive y expresa sus sentimientos con una fuerza inusitada para él, Drake tiene que enfrentarse a las raíces de su yo más profundo y, a la postre, aceptar lo que el destino le tiene reservado.La historia está impregnada de una creciente sensualidad y un misterioso lirismo, y ribeteada con fascinantes apuntes sobre la historia de la antigua Birmania o los enigmas matemáticos de la música, la narración conduce al lector a través de un mundo cincelado por los mitos, el goce de vivir y el descubrimiento de uno mismo...

Nada enriquece más a una persona que la lectura y más cuando esta, tambien, se comparte.

Un abrazo y mil gracias

Pierrot dijo...

Hola Clarice

Gracias por tu visita y tus palabras en "piedras de sopa".

Me aùno a esta celebración del libro y a todos sus pequeños nietos presentes en la blogosfera.

Un saludos para todos los asiduos a tu sala. Tu blog es exquisito.

deborahadaza dijo...

Hola estoy de acuerdo, no podría vivir si ellos, nada mas inteso he vivido q un viaje en libro.

ah se me olvidaba llegue a ti por recomendacion de PIEDRAS DE SOPA.

chauuu

Irarrazabal dijo...

Así de rápido corro a tus brazos y leo el libro que me regalas letra por letra... en tus ojos.

Te adoro!

mixtu dijo...

os livros são os nossos melhores amigos, memórias de muitas coisas...
vivam os livros, soltem os livros...

abraço europeu

JuanBM dijo...

Vengo a darte las gracias por ese comentario que me ha emocionado. Sencillamente.

Saludos, Clarice

Las3Musas dijo...

Puede tener forma de libro, puede ser un grafitti, una escultura, una nota al pie de página, una carta. Puede hallarse de manera imprevista sobre cualquier teclado, en los letreros, escrita en la arena: la literatura siempre escuentra su forma de escaparse del encierro y comunicarnos quiénes somos.

Te dejo un beso, Clarice.
Musa Rella

Gabriel Báñez dijo...

Graciela, gracias por recordarnos las palabras de Pitol, gracias por tus lecturas. El abrazo a la narradora.

Bohemia dijo...

Querida Graciela, en relación al libro "84 charing Cross Road" del que me has preguntado lo terminé anoche, es una delicia, es una novela ligera que me gusta y que ya he leído en otras ocasiones pero que de vez en cuando me gusta volver a releer.

También he visto la película, una adaptación fiel al libro que protagonizó Anne Bancroft y Anthony Hopskins. Me identifico con esta novela porque su protagonista mezcla dos universos que me gustan muchos, el universo epistolar y el de los libros...Ella ama las palabras...

Te he buscado el libro en Word y ya lo tengo en mi pc, si me mandas tu dirección de correo electrónico te lo mandaré para que así al menos puedas leerlo. Seguramente como yo prefieras leer los libros en su formato tradicional, libros con tapas, a poder ser con una bonita encuadernación, libros de páginas que huelen a papel y tinta impresa pero...al menos es un pequeño apaño con el cual podrás conocer este maravilloso libro de Helen Hannf.

Un beso

Elisa de Cremona dijo...

ayyy yo tampoco sé qué haría sin los libros, sin las letras... además de mi fetiche son mi pasión!!
un besazo

CEL dijo...

¡Hola amiga!,mucho tiempo sin pasar
por este espacio.
El libro,los libros son fieles compañeros que dan alas a la imaginación y transportan.

Un beso

Sandra Becerril dijo...

Te apoyo, yo no puedo estar sin ellos, no concibo mi vida cuando no tengo nada que leer... me uno a tu celebración más personal que aquellos que lo hacen por festejar un día más

besos!

Paula dijo...

Yo tampoco concibo la vida sin libros, he conseguido desapegarme de muchas cosas, pero hay una serie de libros que me han acompañado desde que llegaron...

Y últimamente, son mi consuelo, mi compañía, mis compañeros y mis amantes. Mi pañuelo de lágrimas, y mi fuente de risas.

Todos los días deberían ser el día del libro

Un abrazo

Miguel Sanfeliu dijo...

Un canto a los libros. Siempre es oportuno. Vivir rodeado de libros. No concibo la vida de otra manera.
Muy buena la cita de Pitol.
Un abrazo.

Purificación Ávila. dijo...

Querida Graciela, tu canto es como mi canto: un himno de amor al libro, al autor y al lector.
No dejas cabo suelto y lo haces con sentimiento. Siento tus letras dentro de mi.
Por supuesto, 'La lectura como salvación', -artículo que servidora publicó- es la única forma de salir del oprobio de la opresión. La ignorancia nos hace caer en el servilismo del poderoso. La lectura nos salva y redime.

No concibo la vida sin mis libros. Me moriría de aburrimiento. Por eso escribo, quizá. O al revés, quizá leo porque escribo. Por eso, totalmente de acuerdo con Pitol. Por eso, quienes amamos los libros nos sentimos unidos por el nexo común de las palabras: el mejor instrumento que el hombre logró articular.

Besos, querida Graciela. Es un placer visitarte, y que tú me visites es mi mejor regalo. Gracias, bonita.

Puri.

Papelucho dijo...

porque para que la gente lea, los libros deben ser una fiesta, una feria o un show?

Diana L. Caffaratti dijo...

¿Me permites compartirlo con mis alumnos?
en el blog http//misalumnosescriben.blogspot.com

Me pareció interesantísimo lo que dices de valioso sobre la lectura y los libros.
Saludos.

Noa- dijo...

En mi tierra es tradición el día de los libros que coincide con Sant Jordi regalar un libro y una rosa.
Ambas dos me encantan, yo tampoco concibo la vida sin libros, sin lectura y me apasionan las flores a pesar de ser una completa negada para ellas.

Dejo una rosa (aunque sea virtual) para tus bellas letras que bien podrían formar un libro.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me gusta tu gran sensibilidad y tu modo sencillo de expresarla.

Pau dijo...

A mí, como a ti, nada me hace tan feliz como recibir un libro de regalo.

Llegué a tu blog atraída por la segunda parte de tu nick: Baricco. Siempre que oigo o leo hablar de él, se me abren los ojos como platos.

Tienes un blog precioso. Felicidades :)

Azul caleidoscopio dijo...

Hermoso homenaje a los mejores amigos y la mejor aventura: un libro. Besos, prima.

DudaDesnuda dijo...

Clarice: acá te dejo un regalo de Virginia Woolf, lo escribió precisamente para vos y lo publicó en "Un cuarto propio y otros ensayos".

"A veces he soñado, al menos, que cuando el día del juicio amanezca y los grandes conquistadores y abogados y hombres de Estado vayan a recibir sus recompensas -sus coronas, sus laureles, sus nombres grabados indeleblemente en mármol imperecedero-, el Todopoderoso se dirigirá a Pedro y dirá, no sin cierta envidia cuando nos vea venir con libros bajo nuestros brazos, “Mira, esos no necesitan ninguna recompensa. No tenemos nada que darles aquí. Les gustaba leer”.

Besos y libros.

isabelbarcelo dijo...

Isabel Romana:

No puedo imaginarme cómo sería el mundo sin libros. Creo que muchísimo más pobre, y con menos esperanza de mejorar. Besos y felices días de disfrute de los libros.

silvia piranesi dijo...

feliz día clarice. Yo tampoco sabría qué sería mi vida sin ellos... me quedaría sin trabajo y sin saber nada de mí.
Dice U. Eco que la lectura está para conocerse a sí mismo. Creo que tiene razón.

Estuve en la Feria del libro en Buenos Aires,... me volví loca, me compré libros hasta para el año 2025... jejeje

Loredana dijo...

cuando una huele un libro, se huele la celulosa.

eso ya es espectacular!

MentesSueltas dijo...

Tremenda idea... me deja pensando.
Te dejo un afectuoso abrazo desde Buenos Aires.
MentesSueltas

BohemiaMar dijo...

Pués sí, tienes toda la razón.
Saludos.

Gasper dijo...

Los libros, felizmente, forman parte de mi vida y no concibo un lugar donde no exista un libro.

Ahora acá, en Buenos Aires, estamos disfrutando por unos días de la Feria del Libro, y mientras afuera hace tanto frío, ahí uno se encuentra al abrigo de tantas hojas.

Te mando un beso a pie de página

Goathemala dijo...

Magnífica la cita de Pitol. Me siento muy afortunado porque cada gran momento de mi vida lo enlacé con un gran libro, con un clásico.

Saludos.

Clarice Baricco dijo...

Agradezco cada uno de sus comentarios, sigo creciendo al lado de uds.

Unidos siempre por la lectura, no dejemos de leer e invitar a otros que amen los libros.

Abrazos

Graciela

rafaelpq dijo...

Totalmente de acuerdo con tus palabras. Y con Sergio Pitol, claro.
Muá¡

Bettina Perroni dijo...

Lo recordé, aunque llegué tarde a la celebración...

Suerte que en mi mesa de noche siempre tengo uno... uno que me hace volar, otro que guía mi vida, otra que le da alivio a mi espíritu... otro más que me invita a la reflexión... El mundo de los libros es lo mejor que he descubierto y he me aqui, queriendo descubrir ahora el mundo de la escritura... veremos que pasa...

Un beso Clarice!