jueves, agosto 02, 2007

Ingmar Bergman lo dijo:

En Farô nunca estoy solo. A veces paso el día sin hablar con nadie. Pienso: “debo hacer una llamada”, pero no la hago porque hay algo placentero en no hablar con nadie. Es algo que nos regala el silencio, que es maravilloso.

18 comentarios:

Noa- dijo...

Yo difruto muchísimo del sonido del silencio como él; quizás porque como él nací lunática y mujer de agua.

Un abrazo

Tesa dijo...

Como puedes intuir por mi blog, soy una persona con más sentido del humor que Bergman, que como todos los genios era un hombre complicado. También soy comunicativa y me gusta la gente, pero entiendo al maestro, a veces, muchas veces, me encanta disfrutar de mi soledad, adoro el silencio.

Que descanse en paz el hombre atribulado, que nosotros nos quedaremos para siempre con su genio.

Muchos besos, Graciela.

Azul caleidoscopio dijo...

Se de ese algo placentero, creo que tu tambien. Hermoso homenaje a Bergman, ahora rodeado de su amado silencio. Un abrazo.

CEL dijo...

Buen homenaje a este hombre que nos dejo peliculas excelentes.
Y en su quieto silencio estara eternamente.

Un abrazo.

Tanino dijo...

Por fin terminó su partido de ajedrez con la muerte, ahora juega tenis imaginario con Antonioni.
beso Grande
Giuseppe

jrnCalo dijo...

He llegado a la misma conclusión, el silencio,los individuos, sujetos, masa, gente, son muy complicados:
Saludos!!!

Goathemala dijo...

Ya lo dijo todo con su obra.

--
Saludos.

Merba dijo...

Me encanta el silencio y mucho más ese silencio que te permite hablar contigo misma; el que te ayuda a poner las cosas en orden en tu cabeza dejando fluir los más bellos pensamientos y el que alimenta tu paz permitiendo que tu creatividad salga a flote.

Ontokita dijo...

un silencio necesario para que las imagenes afloren. besos

Pamela dijo...

YA era hora de que se fuera a descansar el querido Ingmar.

Sol dijo...

dios mio, el silencio es maravillosamente divino.

el nombre... dijo...

hay momentos en que todos necesitamos los "sonidos del silencio" (sabes de esa canción?)

pero, realmente, a veces, hasta quienes no somos Bergman, (por lo de genio, digo), buscamos ese instante al menos, para estar con nosotros mismos!!!

un beso.

El Toro de Barro dijo...

He perdido con su marcha algo así como un ojo de mirar con cierta pulcritud espiritual los espacios del alma. Pero veo -y lo digo por tu espacio- que la soledad no es total ni tampoco es definitiva.

angel dijo...

Bergman. Antonioni. El mundo será más ingrato sin ellos.

josé romero dijo...

Bergman sabia de la virtud de gusrdar silencio. En nuestra estridente sociedad de hoy en día, deberíamos seguir su ejemplo.

Claullitriche dijo...

...si, se nos fue el maestro, se nos fueron dos esta semana... los años siguen pasando...

Bohemia dijo...

Me identifico con su silencio...con ese poderoso placer de la quietud, de la ausencia de relleno...

Abrazos

La Leyenda dijo...

Hola, paso por aqui de nuevo y como siempre me encuentro con grandes cosas.

Mucha genialidad en esta frase y demasiada verdad... el silencio nos enseña a escuchar!