domingo, diciembre 09, 2007

Recuerdos fotográficos


Coleccionar fotografías es coleccionar el mundo escribió Susan Sontag en el libro Sobre la fotografía. Un libro interesante y recomendable. Al leerlo he recordado mis tiempos universitarios, cuando mi cámara Canon AV-1 no podía faltar en mi mochila. No era digital como las actuales. A mi madre le hubiera convenido, ya que invirtió mucho en este precioso arte. La fotografía me importaba más que la misma carrera.

Carlos Cano fue mi maestro y fue un privilegio tenerlo por su gran trayectoria artística. Con él aprendí a ver la otra mirada, la que se ve a través del corazón. El taller era una especie de refugio, para olvidarme de los de afuera; escuchar la clase y trabajar con los materiales. Era siempre una delicia ver como el rollo captado en el transcurso del día, lentamente se convertía en imágenes. El papel poco a poco se hacía historia. Por supuesto que venían las frustraciones cuando una fotografía no quedaba bien, estaba borrosa o la luz no era la indicada o todas las problemáticas que surgen cuando uno es aprendiz. Los ojos brillantes del maestro sonreían y con toda la paciencia nos enseñaba a amar el arte. Era emocionante cuando nos tocaba participar en las exposiciones colectivas.

Con el tiempo, la cámara que tanto quise se fue y no volví a tomar fotografías. Ahora me dedico a visitar exposiciones, a comprar libros con el tema fotográfico, a coleccionar imágenes, a robarlas de mis amigos fotógrafos, a gozar de las diversas miradas, de sentir, de adentrarme, de coleccionar el mundo. Quisiera nombrar un fotógrafo favorito, pero a veces me resulta difícil, porque cada uno con su peculiar estilo nos deja su mirada, nos deja su mundo, nos deja su herencia, nos deja una historia marcada. Es su lenguaje propio el que disfruto y admiro.

Cuántos fotógrafos he escuchado declarar que si para ellos fuera fácil contar con palabras lo que se desarrolla ante sus ojos, no les sería necesario andar con la cámara. Los comprendo y me quedo con el placer de saber sus historias en la búsqueda de captar la vida. Congelan los instantes para siempre y el corazón de uno tiembla ante sus ojos.

No se equivoca Susan Sontag en decir que cada fotografía fija es un momento privilegiado convertido en un objeto delgado que se puede guardar y volver a mirar. Yo añado que al volverla a mirar, encontraremos más. Las fotos que poseemos con tanto valor significativo, las guardadas y las que adornan nuestras paredes, son como el fuego que brinda un hogar.

34 comentarios:

Lady Zurikat dijo...

Mi primera camara fotografica fue una vieja Kodak que era una todo terreno (a pesar del tripode y la manta negra, suelen bromear) y sacaba fotos en cualquier condicion. Cuando 'murio' durante años no tuve otra, y siempre con alguna prestada y bajo 1000 amenazas si le pasaba algo a la susodicha.
La ultima es una digital con un zoon barbaro, pero la verdad... me muero de ganas de comprarme una autentica camara (sovietica) Lomo. Casi de juguete pero magica.

Bethania dijo...

Me encanta la fotografía, concuerdo con aquello de que las imágenes ayudan a guardar los instantes. Yo que tú, retomaría la fotografía, también te contarías la vida con ella.

Kety dijo...

Es cierto que fotografiar un instante, una imagen, es otra forma de expresar e inmortalizar.

Puntos suspensivos... me está aficionando a la fotografía. (aficionada de andar por casa) se entiende.

Un abrazo
kety

¿Qué tal con Doris Lesing?

Miguel Sanfeliu dijo...

Me ha gustado mucho este texto de alabanza a la fotografía. Yo tuve una época en la que, con una Yashica antediluviana que todavía conservo, me interesé por todo eso de la luz, el diafragma, la profundidad de campo... Me compré algunos libros y todo, pero no llegué a ningún lado. Sin embargo, sigo manteniendo la esperanza. Precisamente ahora ando con la idea de comprar una cámara digital, de esas con aspecto de profesionales. Veremos.
Un abrazo.

mos dijo...

Estimada Clarice: Si te gusta la fotografía, adelante. Me parece uno de las artes más maravillosas, sugestivas, emocionantes y, ¿por qué no?, divertidas.Ya sabes el dicho que dice que una imagen vale más que mil palabras.
Yo soy hombre de letras. M gusta la palabra, volcar mis sentimientos en la escritura pero reconozco que hay imágenes que te hacen sentir tanto o más que un texto.
Saludos desde Madrid de Mos.

Cris Moreno dijo...

Bom dia Graciela e Bethânia.

Tenho uma amiga fotógrafa e muito premiada. Em uma de suas palestras, ela revelou que não procurava o que fotografar, é que as cenas já estavam esperando por ela. Incrível isso, não?

Eu tb amo a fotografia. Não a coloco em contexto histórico no primeiro momento. O primeiro olhar é de admiração, contemplação, beleza...alimento em primeiro lugar a alma através dos olhos.

Beijos.
Bom domingo.

Obs. A Bethânia está ótima no português... rsrs

Arcángel Mirón dijo...

La fotografía es una pasión que me debo.

Apapachos, nena.

ignatiusmismo dijo...

Completamente de acuerdo con Susan Sontag y contigo. Saludos.

Antiqva dijo...

Yo, torpe, tengo una torpe camara digital, pero lo cierto es que soy incapaz de viajar sin ella..

Antes tuve una buena reflex de Canon, pero en mi torpeza me salian peor las fotos que ahora con la digital...

Y que decir de aquellos mas de 40 albunes de fotos que llenaban el armario...

Torpe, pero sin fotografias no soy capaz de viajar...

Un saludo en la distancia

Pamela Albarracín dijo...

La fotografía me sanó.
soy una agradecida.
abrazos y mucho amor.
Pamela

Bettina Perroni dijo...

Al igual que muchos, adoro la fotografía... es solo un instante preciso, un click con el que se puede capturar tanta magia.

Te leo y se me antoja inscribirme al taller de fotografía de la universidad... revisaré mis tiempos porque en verdad se me antoja mucho.

besitos Clarice :)

cacho de pan dijo...

gracias por las múltiples visitas...sontang tiene mucha razón y mucho conocimiento, ya que vivió junto a anne leibovitz una parte importante de su vida.

cómprate una digital y vuelve a disfrutar, como lo hago yo, sin esperar estar en los museos.

Antona dijo...

Ya te lo dije una vez,si supiera escribir como tu,creo que no haria fotos. ¿o si? no se
Pero te envidio
buena semana amiga

José Romero Salgado dijo...

Combinar la palabra y la imagen es una gran experiencia. Vuelve a poner tu mirada a través de la cámara. Saludos defeños...

Goathemala dijo...

Sí que estamos sintonizados.

Tengo una cámara mucho mejor que la digital que uso ahora pero el encanto de lo digital es que además de democratizar la fotografía permite mandarla al otro lado del mundo en segundos.

Fui y soy un autodidacta, como casi en todo. Hubo un tiempo en lo fotográfico en que no temía a nada, si me hubieran dicho si quería ir a un conflicto africano para ser fotógrafo no lo hubiera dudado. La fiebre de la fotografía tiene difícil contención.

Un abrazo.

claudia dijo...

hola graciela, primero quiero agradecer tus visitas, me siento honrada siempre por tus palabras
Es verdad, la fotografía no es más que la realidad plasmada en imagen para que uno pueda verla siempre, a pesar de que ese tiempo ya pasó
asi podemos seguir acariciando a nuestros seres amados que ya no están, seguir caminando esas calles lejanas, que quizá nunca más pisaremos, y adivinar en esos ojos felices, en esos rostros nuestros y jovenes, lo que ya no va a volver
la fotografia es poesia, es sentimiento, es recuerdo

un abrazo enorme para vos
claudia

Isabel Romana dijo...

La capacidad de las im�genes para evocar en nosotros emociones vividas, o para percibirlas si pertenecen a otras personas, es enorme. Y una fuente inagotable de conocimiento, porque las buenas fotos tienen la magia de revelarnos lo que se ve y lo que no se ve. Seguro que fuiste buena en ese trabajo o afici�n. Aunque me alegro que, finalmente, optaras por las palabras. Besos.

Petrusdom dijo...

La imagen siempre es el reflejo de nuestros miedos y de nuestras esperanzas, cuando elegimos un objeto y disparamos nuestra cámara fotográfica, entonces congelamos el tiempo. Más tarde, pasados los años, vemos aquel trozo de tiempo como más próximo o más ajeno: ¿qué ha cambiado si somos los mismos?.
Gracias por tus ojos.

Jok€r dijo...

el mundo en fotografias... que magico es verse en una foto! tomar recuerdo de lugares y personas!! es algo tan magico y bello!!! un beso te leeo

Las3Musas dijo...

Me muero de ganas de ver alguna foto de tu autoría... si manejás la luz como entretejés palabras, qué combinación privilegiada!

Tu mirada sobre el mundo, qué necesaria.

besos
musa

Tarántula dijo...

Hola Clarice,

Me ha gustado el artículo, y sobre todo he podido apreciar la hermosa perspectiva que plasmas de tu particular manera de mirar la fotografía.
A mí también me encanta, sobre todo porque gracias a Dios, existe una forma de arte donde el instante es materializado, es el presente que se convierte en pasado y futuro siendo también arte, siendo belleza estética.

Gracias por tu post.

Chamila dijo...

Qué lindo texto!
Me acompaña para todos lados mi camarita Nikon... creo si no fuera una actriz apasionada por las tablas el cine, sería una fotografa seguro.

Te abrazo y te regalo una linda foto de mi tierra.

muxica dijo...

Es uno de mis sueños que no se va a cumplir, ser una buena fotógrafa. Cuando necesito relajarme busco fotos en la red y siempre guardo alguna en mi carpeta.
Como siempre, un placer leerte.
Mil besos

-Monique- dijo...

www.moniquepuff.deviantart.com
Amo la fotografía
Y quiero aprender
No sé NADA sobre ella pero tomo fotos xD aajjajaa

Que bonito...
Te invito a mi blog amiga

Ohh y por cierto
Mi cámara se descompuso!!!!
:(

Tania dijo...

Ah, el placer de pasear por el mundo de la fotografía... la capacidad de mirar - más allá, más allá... la sensibilidad para ese escribir con luz...

Y tu texto, como siempre, me envuelve por la sencillez y delicadeza. Tu prosa es encantadora (y prosa, en ciertas regiones de mi país, quiere decir conversa muy, muy agradable, de esas que ni vemos el tiempo pasar...).

Beijos, querida Graciela.

Eleonai dijo...

Hola:

Entre lo tanto y tanto que tengo que ver y leer está el libro de Sontag. Ahí lo tengo, sobre el buró. He visto pocas de sus páginas. Ya tnedré que leerlo.

Gracias por recordarmelo.

Eleonaí

Francisco Ortiz dijo...

Yo fui un cuasifotógrafo. Mi mujer me apoyaba mucho. Y mi madre. Mi mayor alegría fue llevar a mi madre a una exposición en la que el primer premio era una foto que yo había hecho. Pero dejé la cámara. Ahora me vuelvo, la miro -es una cámara también cuasiprofesional- y pienso en tu texto y siento tristeza por el tiempo que no nos permite hacer todo lo que quisiéramos.

Rosa Silverio dijo...

Siempre he sabido que te encanta la fotografía, pero no que habías hecho fotos. Es interesante leer e irte descubriendo en cada una de las entradas.

Yo pienso que la magia de las fotografías reside en que pueden capturar para siempre un instante de nuestras vidas.

Un abrazo, amiga.

flor dijo...

reconozco que en pintura y fotografía soy una paupérrima ignorante. Ya tendré tiempo en la vida para aprender; al menos eso pienso cuando veo todo lo que quiero vivir!!!!!

Te abrazo.

Gerardo Omaña dijo...

Somos tú y yo dos almas pasajeras
vertiendo en el camino las flores de una herida,
de una risa opacada buscando el horizonte
y abriendo espacios que enseñen la quimera.

Quimera de un dolor que al aire izamos
para que el mundo sepa de unas penas,
de como el desamor sombreado de penumbras
duerme en las noches lo que amamos.

Y así vamos sintiendo la esencia de unos versos
con el tañer y el eco de amores insepultos,
amores que vivimos,
amores sin sepulcro.

Y bardos somos cantando en los silencios,
en los recodos de aguas que recoge el tiempo.
En la brisa que ronda un aposento
con almohadas de llanto y sufrimiento.

Somos tú y yo un ánfora que alberga
un saludar en vinos con los versos,
un sentir de gemidos que las musas
convierten en poema... cantando la quimera.

FELICES FIESTAS! sin odios y sin rencores.

Recibe también mi beso para tu alma.

Ana (...) dijo...

Las fotografías vienen a significar muchas veces pequeños instantes de eternidad capaces de devolvernos a aquello que vieron nuestros ojos, capaces por sí mismas de crear movimiento en aquello que se paralizó allá en algún lugar de nuestra memoria...
Tú recoges el detalle magnificamente bien y de Carlos Cano creo que es una imagen también de manos que me llamó mucho la atención y que subiste aquí en el blog, verdad? ahora intentaré encontrarlo.
Saludos.

Lol V.Stein dijo...

Yo pienso que la imagen se disuelve entre las palabras o se imprime su realidad en ellas... lo esencial es invisible a los ojos... una fotografía buena siempre capta más de lo que se ve a simple vista... lo que deduce el observador... a mi madre también le apasiona la fotografía, más que las letras o igual...

muchos besos, es precioso este post tuyo

Pupila dijo...

Hola Graciela. Que hermoso eso que dices sobre "la otra mirada, la que se ve a través del corazón" y es que, definitivamente, la esencia de la fotografía es captar algo más allá de lo que captan los ojos. Que gusto encontrarte por acá, pues revisándote un poco, veo que tenemos gratas cosas en común que compartir. Es lindo que, en el medio de las comunicaciones, escribas y te guste la fotografía, como a mí, no sólo porque -como sabe todo el mundo- son obviamente expresiones afines, sino porque lo son tanto, que una buena fotografía también te cuenta todo un relato o te recita una poesía y te deja esa misma estela imaginaria que te permite continuar por tu cuenta o te golpea con su final.
Que bueno que aprecies tanto la fotografía de película. Yo también aprendí con esa y también fue una de las cosas que más amé de la carrera. Ahora utilizo también una digital pero reflex con las mismas funciones, pero no es lo mismo como dices. Sin embargo, ahora se hace muy difícil encontrarse con ese antiguo proceso de revelado, por lo menos acá en mi país, mucha gente que antes lo usaba ya no lo hace y lamentablemente, a veces, encontrar un laboratorio y materiales disponibles para revelar un rollo se torna cuesta arriba. Deberías animarte con la digital, podrías contarnos muchas cosas. Te espero por mi blog, espero que encuentres algo que te guste.
Un abrazo.

Francisco Ortiz dijo...

De nuevo en esta entrada, que releo. Somos almas casi gemelas, mi amiga. En otra vida, en otra reencarnación debimos de conocernos o nos conoceremos y estaremos más cerca y quizá hagamos al fin trabajos artísticos juntos. Por ello apuesto.