jueves, febrero 07, 2008

Las tazas

Foto: Graciela Barrera
Una leve debilidad por ellas.
Redondas. Cuadradas. Rectangulares. Ovaladas. Altas. Bajas. Gruesas. Delgadas. Pálidas. Coloridas. Divertidas. Tristes. Floreadas. Rayadas. Simples. Blancas. Negras. Rojas. Naranjas. Artesanales. Artísticas. Turistas.
Una leve debilidad por ellas.
Parada necesaria en la sección especial en el centro comercial. Siempre hay una que me espera. A veces son tres.
La boca disfruta de sentir las tazas que caminan por toda la casa dejando el aroma, los recuerdos, los sueños, las risas.
Cada taza en un rincón. Cada taza con su historia. Cada taza queriendo a su amada.
Una leve debilidad por ellas.

33 comentarios:

Cristina dijo...

mmm buena pista me has dado par un regalito ;) que lindas son!! De verdad tienes un corazón coleccionista.
Te leo y te acompaño a estas horas silenciosas de la noche.
Un beso amiga!

Natacha dijo...

Hola clarice.
Hay psicólogos que sostienen que el hecho de coleccionar cualquier cosa, significa carencias de todo tipo. Atesorar artículos nos produce seguridad y poder.
En el caso de las tazas es más complicado.
Coleccionar cosas que se pueden llenar... de hecho multiplica el significado anterior. "Atesoro cosas para llenar mi vacío, pero a su vez, esas cosas las lleno con otras".
Un poco complicado.
Son muy bonitas. Yo colecciono también algunas cosas.
Un beso
Natacha.

Kety dijo...

Al margen de lo que diga el psicólogo, el texto, y la foto están estupendos.
Mientras leía hacía un recuento de las mías y enseñártelas. Ya veré.

También podemos comparar una taza vacía con un folio en blanco, los dos los llenamos y nos lo "bebemos"

Un abrazo

el llamado perdido dijo...

Es necesario mencionar también el ritual del té caliente llenándolas, su calor humeante y la sensación placentera de ir sorbiéndolas poquito a poco mientras se lee un buen libro.

Muchas gracias por tu comentario,
un saludo!

JOSE ROMERO dijo...

Que los sicólogos se quiebren la cabeza, mientras tanto sigamos coleccionado tazas, pues también lo hago. Ah por cierto, los sicólogos coleccionan pacientes!!!

MaleNa Ezcurra dijo...

Me fascina la gente que colecciona algunos objetos, no puedo olvidarme de un profesor de escultura que se deleitaba juntando fotos antiguas.

Me encantan las tazas, me trasladan al otoño, a Bethania cantando, a un sweater prestado y enorme.


Te quiero Clarice, desde siempre.


MaLe.

Pierrot dijo...

Aqui pasando y pensando en tu comentario. Y con las tazas el tema es que estan ligadas a la primera y la ultima bebida caliente del día, como si fueran un ritual obligado para salir y entrar en los terrenos del sueño.

Y quizas por eso sus paredes son tan anchas, a diferencia de las fragiles copas y de los vasos transparentes, son pues murallas entre nuestros labios y el terrible mundo de nuestros deseos. Creo que escribire pronto un post sobre esto...

Por lo demàs, no veo nada de malo en coleccionar tazas. Creo que la figura más exacta es que son los pacientes los que usan al psicologo como tazas de sus menjurges mentales. (Otra vez, el mundo de los deseos)

Saludos desde Lima

Miguel Sanfeliu dijo...

Pues a mí me encantan las tazas porque las identifico con "hogar", con "seguridad"... Las tazas tienen un nosequé acogedor. En ellas tomas el café caliente cuando afuera hace frío. Su contenido reconforta... Me encanta esta debilidad tuya.
Yo siempre las miro cuando voy a un centro comercial, como si visitase una exposición. No me he lanzado a coleccionarlas, pero sí que conservo unas pocas que me llamaron la atención en su momento.
Un abrazo.

Tarántula dijo...

compartimos la misma aficción, sólo que yo me reprimo, pero...son tan bellas...hay tantas...

Es una aventura salir a comprar y disfrutar el premio de poder bebé un arómatico café en ellas, tienen un encanto especial...

saludos mil, y algún día espero regalarte una, otra para tu colección.

Bethania dijo...

Leí por ahí que las personas que coleccionan cosas tienen menos probabilidades de suicidarse, supongo que es porque hay algo que los ata a este mundo y porque se entretienen...que se yo!. pero bueno...cuando vea una taza chida te la compro.. besos

Nelly dijo...

Mmmm...una rica taza de cafe de Coatepec. Este es un sueño que alguna vez, si vuelvo a tu tierra, querre cumplir. Besos.
Ivania

Petrusdom dijo...

Carencias, suicidios, ¡cuantas atrocidades! leo en algunos comentarios. Si es algo tan sencillo...recoger cosas en el camino de tus experiencias es plantar testigos en ese camino.
Salduso cordiales.

Isabel Romana dijo...

�Te has dado cuenta, querida clarice, que hace casi un a�o que cuando vienes por mi casa no dices que vienes con tu tacita de caf� El aroma persiste, pero me gustar�a o�rtelo decir de nuevo. Cada taza tiene su historia, y cada historia su taza. Besos, querida amiga.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Y cada resto, un guiño, un beso o un susurro.
Preciosa colección, merece la pena.
Besitos

Antona dijo...

Yo colecciono billetes de 1000 euros.Jajajaja
Que pases, buen finde amiga
bss

Las3Musas dijo...

Qué coleccionás dentro de estas tazas?

Momentos quizá?

:)
besotes de café
musa

Rosa Silverio dijo...

¡Ay, sí, Isabel!
Waooooooooooo, es ciertoooo. Ya Graciela no va y nos dice que está con su taza de café aromático y hasta yo extraño eso.

¡Qué buen recuerdo!

Yo tengo un serio problema: No colecciono nada, así que tendré cuidado, ya que me asusta la teoría que comentó Bethania.

Creo que el hecho de que no coleccione nada se debe a que me he mudado en tantas ocasiones que todavía no termino de asentarme, de hacer un lugar mío, es como si mi vida entera estuviera en una maleta.

Aunque de todos modos no creo que yo sea una gran coleccionista de nada, soy un poco depistada para esas cosas, para esos detalles que le dan tanta calidez al hogar y a la vida.

Un abrazo, amiga.

Antiqva dijo...

Amiga, el cartero me trajo un pequeño regalo para ti.

Pasate por IMAGENES Y PALABRAS.

Un abrazo

Dédalus dijo...

Son bonitas y encuentro que, coleccionarlas, tiene su gracia. Cuando sé de alguien que tiene capricho por ciertas cosas, como es tu caso, siempre procuro traerle algo si viajo. Me ayudan a no tener que pensar qué.

Besos Clarice.

mart dijo...

¡Me gustan esas tazas! y aun más me gustaría tomarme un café calentito en ellas y con tu compañía Graciela.Cuídate

Gabriel dijo...

Hola Clarice. Bellas tus tazas, tus letras.
Un gran abrazo para vos.

Gabriel

BETTINA PERRONI dijo...

Uuuy, yo igual las colecciono.. aunque suelen ser de los lugares que visito.

Un besito Clarice, que tengas lindo fin de semana ;)

elisa de cremona dijo...

mmm tazas!!!
qué genial!! JAJA

MaleNa . la porteña dijo...

Quizás tomamos un café en esa bella taza noire de París.

¿Maxim's Restaurant?

Y charlemos de Caetano, A. Baricco y de esas cosas del alma, que siempre nos rescatan, aunque nos impregne la mirada de saudades.


Te quiero.


MaLe.

Laura Diaz dijo...

En alguna de tus tazas disfruté del primer café de Coatepec por tí preparado para mí, una nochecita de noviembre, tan lejano, tan cercano. En alguna de tus tazas saborée otros cafés, también por ti preparados, a lo largo de las horas que compartimos en tu casa y en tu tierra.

No sabía que las coleccionabas. Ahora que conozco una de tus debilidades, será muy fácil elegirte un regalo.

Un cálido abrazo desde la tarde lluviosa de un sureño verano.

azzura dijo...

A mí últimamente también me atraen mucho! las hay preciosas;)de la foto me gusta la de Laurel y Hardy, me parece genial
Un besito, muy buen fin de semana

claudia dijo...

jajajaj, no lo puedo creer
vengo a saludarte, porque aun no he regresado a mi blog, y me encuentro con otra coincidencia!
amo las tazas, las tengo de todos los colores, y tamaños, me encantan, y siempre encuentro alguna para comprar :)
un abrazo enorme graciela!!
nos vemos
claudia

Antiqva dijo...

Amiga, pues yo no veo extraño que colecciones tazas, a fin de cuentas son bonitas y entrañables, y en ellas se pueden materializar bellisimos recuerdos (aquel viaje en que compraste una en tal lugar, etc).

Luego hay gente mas extraña que colecciona cosas sin sentido. Las tazas siempre te pueden servir para una merienda de urgencia en la que se presentaron mas invitados de los previstos.

Pero hay gente que colecciona cosas inusuales, como ese tal Antiqva, tipo extraño que colecciona replicas de candiles andalusies y de lucernas romanas...

¡Santo Dios!, digo yo, pero donde puede alguien comprar una replica en ceramica de una lucerna romana...

Asi que la mujer de ese tal Antiqva esta como loca, chillando para que no compre mas, que ya no caben en la vitrina...

Un abrazo, amiga.

(¡Que recuerdos mas bellos tengo
de cada una de esas piezas...)

Arcángel Mirón dijo...

Ya se qué regalarte cuando nos juntemos a tomar un café (en taza).

:)

Dinora dijo...

No colecciono tazas, pero de alguna manera están ahí. En cada lugar a donde he tenido la oportunidad de estar y del cual quiera un recuerdo siempre pienso en una taza, son universales. Un abrazo ;)

Ana (...) dijo...

Ala, qué curioso. Es la primera persona que me encuentro con esta cierta debilidad por las tazas tal como dices, qué bueno.

Goathemala dijo...

A mi me encantan pero sin llegar a coleccionarlas. Lo que de verdad me atrae son los portaminas o portlápices. Esos me vuelven loco para escribir.

Gloria Cuenca dijo...

Hola! Yo también disfruto transportándome en el desayuno con tazas que evocan recuerdos, lugares y sensaciones...me encanta, es mi momento del día. Soy ilustradora y acabo de abrir una tienda online de objetos ilustrados, entre ellos hay tazas. Te invito a que les eches un vistazo, también si algún familiar o amigo lee esto y quiere hacerte un regalito mejor que mejor jiji. Te dejo el link: http://gloillustration.es/shop/Tazas%20Ilustradas.html Que disfrutes de tus desayunos!