martes, marzo 11, 2008

Las librerías

Me da felicidad visitar una librería. Es algo extraordinario. Sola o acompañada es un verdadero placer. Lo más gracioso es que ya adquirí la capacidad de no sentirme frustrada por si de momento no puedo comprar ningún libro. Me gusta ir lentamente y recorrer los pasillos, ver los anaqueles, detenerme en cada uno de los libros; hojearlos, tocarlos, olerlos. Me gusta que me enamoren con sus sugerentes títulos. Conocer nuevos autores. Anotar los libros que me interesan y que estarán en un futuro conmigo. Invertir en un libro siempre será enriquecedor.

Que una ciudad tenga una librería es todo un privilegio. A pesar de que no haya muchos lectores como debería ser, son necesarias. Xalapa tiene un promedio de unas quince librerías. (Sin contar la de los centros comerciales). Es la tercera ciudad a nivel nacional después del D.F y Guadalajara. Ciertamente, la situación actual para los dueños de las librerías no ha sido fácil, aunada a la apatía de la lectura. Sin embargo, aún hay esperanza que la gente ame los libros y pueda detenerse ante estos lugares maravillosos. No todas las ciudades cuentan con estos espacios, el país crece y tal parece que las librerías están siendo parte del pasado.

Recuerdo lo que escribió el escritor francés André Gidé: “Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”.

51 comentarios:

Nelly dijo...

Los libros, los mas amados companeros de horas solas. Siempre van conmigo, me han seguido aun aqui tan lejos, para hacerme el mundo mas amigable, para acogerme en mis momentos de irme hacia adentro, y soñar. Un abrazo.
Ivania

Dinora dijo...

Lo importante es que los libros existan, ya encontraran quien nos lea, ya existirá quien se interese por ellos, tarde o temprano. Yo tengo mis libros favoritos que viciosamente leo una y otra vez, pero igual adquiero alguno nuevo que empiezo a explorar con cierta lentitud al principio, y después se vuelve todo un amigo.

Abrazos :)

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Que identificada acabo de sentirme contigo. Para mí, un libro es una joya. Prefiero un libro a cualquier adorno para ponerme ¡y soy coqueta, eh!, pero prefiero una varatija y poder comprar un buen libro, que sea mio, ¡son mis tesoros!
Besitos andaluces

flor dijo...

Qué lindo post; todo lo que habla de librerías o libros me llena, me hace sentir algo tan intenso y tan distinto a cualquier otra cosa...

Yo también suelo ir a las librerías para "allanarlas", jaja, recorrerlas todas y anotar posibles nuevas incorporaciones a mi ciclo de lectura. Sin embargo últimamente compro en mis horas de almuerzo laborales, y así es que tengo que prescindir de tan grata actividad... a veces uno entre tanta corrida se olvida de las cosas fundamentales de la vida.

Te dejo un cariño grande.

flor dijo...

Qué lindo post; todo lo que habla de librerías o libros me llena, me hace sentir algo tan intenso y tan distinto a cualquier otra cosa...

Yo también suelo ir a las librerías para "allanarlas", jaja, recorrerlas todas y anotar posibles nuevas incorporaciones a mi ciclo de lectura. Sin embargo últimamente compro en mis horas de almuerzo laborales, y así es que tengo que prescindir de tan grata actividad... a veces uno entre tanta corrida se olvida de las cosas fundamentales de la vida.

Te dejo un cariño grande.

BETTINA PERRONI dijo...

Es el segundo post que encuentro sobre libros... sobre bibliotecas...ese mundo fascinante que alberga historias y relatos únicos.

Sumergirse en una biblioteca es "cuento de nunca acabar"... extraño ir a una aunque, pareciera que en casa hay un espacio dedicado a ello.

Besitos :)

Gabriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabriel dijo...

Que placer compartir contigo el gusto, no solo de la lectura, sino del libro también, casi como fetiche, como objeto de culto.
Jamás se podrá comparar la lectura en un ordenador con el placer de hacerlo con un libro en las manos.
Si cada libro es una puerta abierta al goce de pensar, de imaginar, una librería o biblioteca sería como un maravilloso laberinto de aventuras.
Un abrazo desde Buenos Aires.

Pd: el borrón anterior es mío.

Arcángel Mirón dijo...

Ay, a mí me pasa lo mismo!!

Si tengo plata, soy feliz. Si no la tengo, recorro los estantes, agarro, huelo, comparo, anoto mentalmente, pregunto. Y soy feliz igual.

:)

Heriberto dijo...

Me temo que las librerías podrían estar en oeeligro de extinción, mientras tanto comparto con vos ese gozo de visitarlas , aunque sea para salir con los brazos vacíos,deambular en sus pasillos en un gozo que muchos se pierden.

libertad dijo...

Siempre me pareció algo mágico el encuentro entre un libro y una persona.
Un beso grande

Antiqva dijo...

Amiga, en esto si coincidimos. A mi tambien me encanta perderme en una buena libreria.

Otra cuestion es la acumulacion de libros que se produce a lo largo de una vida.

Algun dia, cuando tenga mas tiempo libre, dejare de comprar tantos libros y visitare mas las bibliotecas publicas. Lo tengo decidido.

De hecho, cuando se aproxima algun puente o dias de vacaciones suelo coger tres o cuatro libros de la Biblioteca Provincial...

Ya es casi una costumbre.

Un abrazo

Petrusdom dijo...

Las pequeñas librerías son mis lugares preferidos para encontrar esos libros que nunca vemos en las grandes. En Valencia mi preferida es Valdeska, tiene un librero silencioso con muchos pequeños grandes libros.
Un abrazo

Isa S.B dijo...

Yo me pierdo, sueño y me evado en las librerías. Algunas librerías modernas como la Fnac han sabido engatusar a sus lectores con un rincón donde sentarse a leer mientras suena la música.
Te dejo una maravillosa frase de Bernard Weber 'El secreto de la libertad, es la librería.' (de su 'Thanotonautas')
Un abrazo.

Cristina dijo...

Entrar en la librería, la emoción y el llamado de esos títulos, eso si mejor aún con una tarjeta de crédito... :)

Abril Lech dijo...

Sí, sí, sí, si!!! Amo las librerías y es una perdición para mi entrar en ellas, peor que las joyerías para algunas mujeres! Y ese olor especialq ue despiden!!!! Yo compro cualquier cosa que venga encuadernada, es como si todo lo que hubiera allí me interesara.

María Jesús Lamora dijo...

Me ha gustado mucho, mucho.
Los libros y las personas se encuentran.
Cuento una cita que hace referencia a un pueblo que conozco. Dice así:
Camporrells, ciudad bravía, cincuenta bares y ninguna librería.
Ahí queda eso.

elisa de cremona dijo...

ayyy querida, las librerías mexicanas son un sueño... eso es una realidad innegable...
un besazo enorme

Sureando dijo...

He regresado de mi viaje, querida Clarice y con mi maleta llena de libros. Es como si me hubieras estado esperando con esta hermosa entrada.
Un abrazo grande.

Eleonai dijo...

Hay un libro con el título: Los demasiados libros, no recuerdo el autor. Los libros no serán demasidos, faltará tiempo para leerlos y dinero para comprarlos.

Que estés bien.

Nohema Rios dijo...

Hola Clarice, gracias por visitarme. Ayyyy, yo apenas estoy superando la etapa de frustración cuando estoy inmersa entre tantos libros y por falta de capital no me los puedo llevar todos conmigo. Aquí en Monterrey es casi un lujo adquirir un libro, lo que hace que la gente menos se interese en la lectura. Me agrada la idea de gozar el simple hecho de estar en una librería, lo tomaré en cuenta.
Abrazos!!!!

Tesa dijo...

Comparto punto por punto lo que dices. Puedo pasarme horas en una librería. Me gustan las pequeñas,en las que se ve el amor del librero.

Acabo de descubrir una en Madrid, en la que además te puedes tomar algo y leer un rato las revistas de literatura o lo que quieras. Tienen libros con una señal que son los que ellos recomiendan y otros donde al lado hay el recorte de prensa de una buena crítica. En muchos anaqueles los libros están de cara y no de lomo.

Compro libros hasta por correo, porque llevo apuntada a un club de lectura casi 20 años y ya me da pena borrarme.

Un abrazo, Graciela. Y que nunca desaparezcan los libros.

Adolfo Calatayu dijo...

Querida Clarice: pero que coincidencia,justo que estabamos "hablando" de la Binoche no? me encantó la foto...y por supuesto tus palabras...amo las librerías,abrir brevemente un libro y oler el papel virgen,amo el singular silencio de los anaqueles atestados,leíste "Auto de fe" de Elías Canetti? creo,estoy seguro que vas a amar esa novela (es una de mis cinco favoritas).
Un cariño inmenso

Francisco Ortiz dijo...

Libros y personas: qué amistad, qué relación sin fallos, perfecta.

@Patrulich dijo...

Sí, Clarice, es verdad! Y por lo general, los libros me encuentran a mí, jajaja! porque yo me pierdo realmente en las librerías, me evado totalmente, y los libros me llaman, me envuelven, me convencen, y salimos juntos... es un romance inevitable.

Besos de mariposa

mixtu dijo...

encuentros...
voy a una libraria... hasta pronto..

abrazo serrano

Codorníu dijo...

Ay, las librerías. Qué sería de algunos de nosotros sin las librerías o los cines, o los teatros, o los recitales...

Mon dieu...
Besos,
Pepe.

Tania dijo...

Yo también me pierdo en las librerías, y desde unos tiempos, más aún en las de libros usados, que es como una casa que guarda tesoros que viajaron en otras manos y ahora esperan ser descubiertos... (y dónde también suelo encontrar más títulos en vuestra hermosa lengua).

Me encanta encontrar a menudo este tema por aquí, tu voz abre ventanas para el mundo fascinante de los libros.

Obrigada e muitos abraços, Clarice!

Cris Moreno dijo...

É bom demais uma livraria. Meus olhos enlouquecem com tantas cores, obras, autores. Os projetos gráficos dos livros estão cada vez melhores, mais criativos. Belo texto.

Beijos, Graciela e Bethânia.

Miguel Sanfeliu dijo...

Una librería puede ser como viajar al interior de un sueño. Allí me olvido de todo e incluso me relaja los nervios. Me encanta también buscar entre todas las historias que allí se me ofrecen, y me siento el más afortunado del mundo cuando encuentro un libro determinado.
Un abrazo.

silvia piranesi dijo...

el arte de no desesperarse en una librería porque no podés comprarlo todo! empiezo a entender eso.

hubo un bibliotecólogo hindú que dijo que todo libro tiene su lector, sea el libro que sea, y sea el lector que sea.

abrazos Clarice.

Camille Stein dijo...

Ese olor de los libros, de sus páginas nuevas o viejas... La brisa que crean cuando pasas las historias y los personajes por tu rostro...

Antona dijo...

Por desgracia,en las ciudades,hay cientos de bares,
por cada libreria.Al menos en la mia

bss wapa

Rosa Silverio dijo...

ADORO ir a las librerías. Me siento como si fuera día de Reyes, como si estuviera ante Santa Claus, como si ese fuera el paraíso. De pequeña soñaba con ser dueña de una biblioteca grande o una librería. Ahora sólo soy dueña de mis sueños y las librerías las visito cuando puedo, ya sea para comprar o tan sólo para mirar las portadas, para hojear los libros, para sentirme feliz, para refugiarme en los momentos de angustia.

Es una pena que en el país haya pocas librerías.

Besos, amiga mía.

Isabel Romana dijo...

La lectura sigue siendo una asignatura pendiente aquí en España, y supongo que en muchísimos paises del globo. Y las librerías son casi una vocación, una entrega, porque sufren la competencia de los grandes centros comerciales. Pese a todo, hay que agradecer a los liberos su entrega. Besitos, querida amiga.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Venite a lo de lady Zurikat....que es su cumple!!!!
Hoy 13.
Beso! ♥

Fedra dijo...

Te incluí en mis lecturas.

Adeu

Adolfo Calatayu dijo...

Querida Clarice: simplemente pasé a saludarte y dejarte un cariño desde Buenos y cálidos Aires.

Las3Musas dijo...

Las librerías son las ventanas a las vidas que podríamos haber tenido, a las historias probables, a los otros. Como el teatro.

Me gustan los libros de papel.

Abrazo sus letras
musa

el nombre... dijo...

Es tan acertado lo que decís... Y yo, aquí, en una ciudad que no cuenta con tantas librerías como quisiera. Comparto tu deleite por entrar en una y mil librerías. Deteniéndome en ciertos grupos de libros, investigando, buscando alguno que me subyugue, no terminando por decidirme... Un placer! Que me es dado cuando viajo a alguna ciudad no tan lejana, y me doy tiempo para éso.
En Bs.As. hay un teatro devenido en librería, donde te podés sentar y leer, tomar y comer algo, mientras te llevás un libro a la mesa, o al sillón. Es una delicia.
Si, los libros nos encuentran, y a veces, también nosotros nos reencontramos con algún viejo ejemplar que podemos releer con los ojos de otros años vividos.
Besos

... dijo...

Preciosa la cita que pusiste:

yo a veces me pregunto: ¿Leerán?

jeje

Encima con los juegos de computadora, el internet, el trabajo, los libros piratas o descargados de la red, cada vez se les pone más complicado a los libreros.

Besops.

pato dijo...

Adoro el olor a papel nuevo .
Me han regalado 6 libros . Los domingos mis hijos y yo , somos de lectura , espero seguir siempre con estos hábitos !
Un abrazo !

Jorge Arce dijo...

Hace algún tiempo que no haga ese plan de librería, cuya magia no tiene que ver con la compra de los libros sino con ese recorrido por olores y texturas, a través de las historias y las imágenes.Mejor si afuera llueve o si el sol se está ocultando. Hoy lo trajiste a mi memoria. !Un abrazo!

prosasypixeles dijo...

Hola Clarice.
Soy rafa pq, el del cuaderno. Venia a disculparme por la ausencia y a ofrecerte mi nuevo espacio.
Tambien quiero mandarte un saludo desde el otro lado del oceano. Gracias!

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Mujercita... usted tiene un premio en mi blog.
Besos!!!!

Adriana Lara dijo...

También amo los libros. Y si huelen a viejo, mejor.

Ana R dijo...

Yo conozco una, donde vacacioneo, que visito siempre que llego.Es grande y vieja .Y huele a libroa y a papel, regentada por un viejo sabio...No hay diseño , solo libros y libros por todas partes ( de las pocas que quedan en España, creo) e inmiscuirse en ella es toda una aventura.

Un abrazo

Anónimo dijo...

me identifico con lo que escribes, libros, librerías, tinta impresa...un placer infinito!!!


Besos cielo

Debohemia

HOMERO dijo...

Ni los libros ni las librerías morirán. Los libros son esencialmente una producción humana. Un beso. H.

Cristian dijo...

Ciao Clarice,

Tu nombre y apellido emanan literatura, ¿es un seudónimo?

Te invito a mi blog para seguir conversando sobre librerías y lectores. Me alegra haberme encontrado con tu cita esta mañana.

http://cafeylecturas.blogspot.com

Saludos

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.