martes, marzo 25, 2008

Mar ámbar

Foto: Gabriel Massera

Ahí estás. Impresionada por el mar. Parece que cuando lo miras es como si fuera la primera vez. Te gusta pensar que nunca lo has visto. Se te olvida que naciste al lado del mar. La ventana de tu habitación queda enfrente del escenario marino. Caminas cada día buscando su voz. Lo tocas. No lo besas porque dices que no es necesario. Recibes las olas como si fueran esos brazos que esperas al atardecer para refugiarte.

Ahí estás. Como una loca enamorada contemplas el mar. Pero tú aún no sabes lo que es el amor. Crees que el amor es igual al mar: estremece, cautiva, extasia. Expresas que teniéndolo no hace falta más. Buscas caracoles y no los encuentras. No es extraño para ti, porque en tu imaginación tienes demasiados. Dibujas luciérnagas en la arena, escribes el nombre de tu enfermedad y te cae toda una tarde de nostalgia por lo que no será.

Ahí estás. Escuchas el silencio de las gaviotas, de los papalotes, de las nubes. Inventas las risas de los niños. Moldeas el rostro de la abuela. Con tu sombrero te sientes alegre. Tus ojos acarician el mar. Le nombras mar ámbar. Como el color de tus ojos. Él te habla, a veces discretamente y otras con una fuerza que te hace temblar. Lloras. Es hora de partir. No quieres dejarlo. Decides quedarte. Tu infancia le pertenece al mar.

Ahí estás. Segura. Duermes. Sueñas aguardando un nuevo amanecer.

40 comentarios:

BETTINA PERRONI dijo...

No sabes como me ha llegado este escrito tuyo... es que yo nací prácticamente en el mar... no me imagino vivir lejos de el... es mi refugio en esas tardes bohemias, incluso en esas mañanas muy tempranito cuando algunas veces me ha tocado despertar con el... y el reflejo de la luna en su espejo, las largas caminatas donde me acompaña mi pensar... gracias por regalarnos estos bellos textos.

Un beso enorme y que tengas muy linda semana :)

Espartaco dijo...

Ella lleva en su corazón; un pedacito de ese mar; un poco de sal para sazonar la vida; para salar sus lágrimas. Los que nacen a la orilla del mar; llevan su arena en la venas. Un abrazo Clarice. E.

Isa S.B dijo...

'El mar no tiene caminos, el mar no tiene explicaciones.' Alessandro Baricco, Océano mar.
No creo que se pueda añadir nada más.
Cariños.

Camille Stein dijo...

Estremece el amor que destilan tus palabras... Y cómo observas mientras amas. Un beso.

Las3Musas dijo...

Este texto es una maravilla marina.

Me emocionó. Me caló. Me humedeció de sal la cara.

Además quería decirte que es un honor estar junto a vos en el blog de Malena, una alegría.

Te dejo un abrazo
musa

Adolfo Calatayu dijo...

Hacía mucho, mucho tiempo que no leía algo tan maravilloso, ni tan emotivo; será que tengo la sensibilidad a flor de piel, será que en esta circunstancia estoy más susceptible y que casi todo se refriega como una lija contra mi piel.
Será que tus sentidos capturan cotidianamente la música,el perfume del instante transitorio?
Te saludo con respeto,querida Creadora,y también a mi amigo Gabriel, que es un maestro.
Cariños

Arcángel Mirón dijo...

Este escrito es hondo, angustiante y salado, como el mar.

Espero que estés bien.

Te abrazo.

Alicia Rosell dijo...

Ahora entiendo que me dijeras que tu vida está tan unida al mar... lo dijiste al leer mi poema, ¿recuerdas?
Se nota que llevas el mar en las venas y no sólo en el alma, niña. Es un relato estremecedor por la belleza y el sentimiento que le pones en la brevedad... ¡Me has emocionado!

No te olvido, nunca, que lo sepas.Hasta pronto, querida amiga. Te mando mis besos alados para tu tierra querida.

Tu amiga española,
Alicia

Nohema Rios dijo...

Ahhh... qué hermoso!!!. Tu texto me erizó hasta la punta de mis cabellos. No hay nada más verdadero que aquello que vivimos en nuestra infancia, y que bello que aquello nunca termine y siempre esté ahi, viajando a través de nuestras venas. Un abrazo enorme!!!

MaleNa . la porteña dijo...

Tus palabras me llevan a hundirme en azules y quedarme quietita entre tus brisas.

Gracias amiga querida, gracias de verdad, creí que la emoción me era esquiva ultimamente.

Te quiero, siempre.


MaLena.

Antiqva dijo...

Bellisimo cuento:

Le impresionaba tanto el mar como el amor...

Precioso

Un abrazo, amiga

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que tendrá el mar que a todo nos cautiva, nos atrapa y nos hace sentir cosas!
Te han sentado muy bien las vacaciones.
Besicos

Dédalus dijo...

Una niña, el mar, la nostalgia y esa incertidumbre de una vida por vivir... Has entreverado los ingredientes más apropiados, para hacer de tu relato una melancólica delicia.

Besos, Clarice.

María Jesús Lamora dijo...

Pura poesía, querida.
Tendrías que escribir un libro. Tus textos lo merecen.
Abrazo, sonrisa y demás.

Isabel Romana dijo...

En el mar cabe, a veces, todo el universo. Besos, querida amiga.

Heriberto dijo...

No se vale Clarice, está muy triste, quiero decir que soy yo el triste que se conmueve ante tu post.

Cristina dijo...

Gracias por tu oleaje Clarice...
Besos.

@Patrulich dijo...

Te dejo unos versos míos sobre tu mar ámbar...
"Verdes olas, encrespado aliento,
que encierran un mágico misterio..."

El mar... siempre es así, misterioso, acogedor...

Un beso, Clarice!

BELMAR dijo...

"Yo no conozco otro cristianismo ni otro evangelio que la libertad corporal y espiritual de ejercitar las divinas artes de la Imaginación." William Blake

Sinblancaporelmundo dijo...

Los castellanos no tienen ni puta idea.

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/03/22/vosotros-los-castellanos-no-teneis-ni-puta-idea-de-espana/

victor lopez ruiz dijo...

Eso al menos intento Clarice, que mis fotografias acaricien, susurren y otras veces hablen o griten, gracias por tu visita, tienes una gran sensibilidad.

Un beso

Victor

Rosa Silverio dijo...

Hermoso texto, amiga. Una muestra de su sensibilidad y de tu manera singular de percibir las cosas.

El mar me resulta tan cautivante y a través del mar he explicado muchas cosas de mi vida: el amor, la notalsgia, mis furias y mis tristezas.

Estoy muy contenta por tenerte de vuelta.

Espero que hayas disfrutado tus vacaciones.

Besos.

Mujer con piernas dijo...

¿pero por quédices que no sabe lo que es amar o el amor?. Quizá no sabe del amor genital o sexual...pero, el modo en que yo amo está totalmente teñido de lo que sentia de niña.
besos

Gabriel dijo...

Que bello y emocionante texto, Clarice.
Me quedo con las últimas palabras, que son de esperanza: "Sueñas aguardando un nuevo amanecer."
Un cariñoso abrazo, amiga mía.

Gabriel

Fedra dijo...

Mi infancia también pertenece al mar y ojalá toda mi vida.
Cuando pequeñas mi madre nos llevaba a la playa por la mañana (a Elisa de Cremona y a mi)y la regla era jugar, nadar - ya sabiamos nadar a los 3 y 4 años- y no pedir de golosinas !!!.
Era MARAVILLOSO!!!!!!!.

DudaDesnuda dijo...

El mar es la maravilla que nos abraza a todos.

Besos y arena

Silvia dijo...

Gracias Clarice por esta maravilla de texto. Aunque ahora vivo rodeada de montañas yo también nací en un lugar con mar. Es verdad; quien nace al lado del mar lo lleva en lo más hondo de su ser.
Me he sentido muy identificada por el texto, pues yo también busco lo que busca su protagonista. Especialmente ahora que creí estar abrazando el mar y sólo me ha quedado espuma entre mis dedos.
Un abrazo grande, bellísima

libertad dijo...

Precioso. Preciosas tus palabras. Me has transportado a un lugar que no es el mío, a un mar que tampoco. Ojalá ese nuevo amanecer.
Un beso fuerte

Dinora dijo...

Tu texto es bellísimo, Clarice! Me quedo en todas las frases, hablan tanto de mí que te escucho escribirlas, como si fuese el murmullo del mar que tanto amo

Besos marinos…

Kety dijo...

¿Quién no se estremece ante tanta grandeza?
Cuando estoy frente a él, comprendo al que ha nacido próximo al mar, y le extrañe tanto cuando está lejos de él.

Un abrazo y gracias por tus palabras de apoyo.

CaTpRiNcE dijo...

yo me enamore del cielo estrellado cuando aun no conocia el amor y cada dia esperaba el anochecer para contemplar las estrellas en silencio...


Un saludo!!!

Goathemala dijo...

Me relaja muchísimo este texto y más ahora que me tienen sumido en una desquiciante vorágine laboral.

Espero retornar con más regularidad en unos días.

Es curioso Clarice, me rodea la palabra ámbar desde que recibí de regalo un llavero con este tipo de resina.

--
Saludos.

El Toro de Barro dijo...

Nadie sabe marchar cuando algo te dice que "es hora de marchar". ¿Cómo perder el poco mar que a uno le queda? ¿Que mar se hallará allende las montañas que has abandonado? Pero parece claro que cuando uno se plantea "marchar", es que ya se ha ido...

claudia dijo...

querida graciela
es el segundo escrito tuyo en estos últimos dias, con el que siento reflejada...
el otro fue el de claudia mirándose al espejo, pero no pude dejarte un mensaje

hoy te lo dejo, para decirte que tus palabras son bellas como esas luciérnagas en la arena, y las sentí en el alma

gracias por tus mensajes, siempre
un abrazo enorme
claudia

preciosa foto de gabriel

Anónimo dijo...

que hermoso cuento...la niña, su busqueda de respuestas en la arena, su infancia de mar. Un abrazo.
Ivania

mixtu dijo...

nuevo amanecer..
en lo mar
miradas...
gaviotas
nostagias...

el mar... musa de poetas e de niños

abrazo serrano de papá :)

gonzalo dijo...

hay un mar que lacuida.

Eleonai dijo...

Mar, azul, playa, arena, sol. Mucha vida.

Miguel Sanfeliu dijo...

Me ha gustado mucho este texto. Es casi como un poema en prosa. Y, es cierto, yo mismo creo que ya no podría vivir lejos del mar.
Un abrazo.

Tania dijo...

Querida Graciela,

Andé ausente estos tiempos, aunque por veces paso por aquí de puntillas, tan linda es tu casa... Ahora, al pensar en cual entrada dejarte un abrazo y un comentario, lo hago es esta, porque no te imaginas cuánto me encantan tus relatos. Tus palabras llegan con delicadeza al corazón.

Un abrazo enorme, y feliz semana.