martes, abril 08, 2008

Media vuelta al corazón

Cuando era una adolescente, mi hermano, quien es músico, me contaba acerca de la trayectoria de un personaje que él admiraba mucho: Miguel Bernal Jiménez. Él está considerado como uno de los grandes exponentes de la música religiosa en el siglo XX, cuyo legado de más de 251 obras, como libros y artículos, es utilizado para la enseñanza musical. Realmente un músico extraordinario e inolvidable.

El tiempo pasó y nunca me imaginé que yo pudiera llegar a ser amiga de la nieta de este gran compositor. Gracias a Cristina por su calidez y cariño brindado, me envió de regalo el libro escrito por su abuela, quien fuera la esposa del gran maestro. Su título es Media vuelta al corazón, diario de una mujer, editado por el gobierno michoacano, y el nombre de su autora es María Cristina Macouzet de Bernal Jiménez.

El libro es el diario personal que empezó a escribir desde que tenía quince años de edad, del año 1937 hasta 1993. Precisamente inicia narrando cómo había conocido al músico y cómo se fue enamorando de él. A los diecisiete años ya estaba casada con ese primer y único amor.

Escrito de una manera sencilla y simpática, en cada hoja se puede palpar el corazón de esta mujer. Narra la historia de su vida al lado del compositor, nos da detalles de esos amigos músicos famosos; nos describe su ciudad y los lugares donde vivieron; los viajes realizados al extranjero; tanto sus dolores como sus máximas alegrías; su vida cotidiana. Inyecta mucho optimismo y esperanza hasta en las más profundas adversidades por las que pasaron. Sobre todo, porque su esposo murió a los 46 años, dejándola con once hijos que ella tuvo que levantar. Ni aún así dejó de escribir su diario; se dio tiempo para compartir. Un libro en que el elemento principal de sus letras es su gran fe y espiritualidad y nos muestra su sabiduría para afrontar la vida a cualquier costo. Ella declara en su diario: Cómo me gustaría que supieran que no hay tragedia sino una grande, serena y deliciosa esperanza.

El amor que le tuvo a su esposo ha perdurado hasta la fecha. Actualmente tiene 86 años de edad. Está radiante y con la juventud acumulada como ella suele decirlo. Vive en Morelia, Michoacán y mi deseo es conocerla y abrazarla.

28 comentarios:

MaleNa dijo...

"Cómo me gustaría que supieran que no hay tragedia sino una grande, serena y deliciosa esperanza"

Una frase inmensa de una mujer intensa, hay que educar a tantos hijos sola, eso es poner el cuerpo.
Me enternecen los amores perdurables, son los que prefiero.

Un abrazo pretado.


MaLena.

Camille Stein dijo...

Esos amores de antaño, resistentes a tiempos y desgracias, duraderos e inamovibles. De esos amores quiero. Tu reseña y tu recuerdo ya son de por sí una esperanza. Abrázala fuerte, muy fuerte.
Un beso.

Adolfo Calatayu dijo...

Querida y afectuosa Clarice: nada me gustaría más que creer en este momento que "no hay tragedia sino una grande, serena y deliciosa esperanza"; de verdad.
Me inclino con mi corazón a tener un acto de fe.
Un cariño grande

Cristina dijo...

Querida Clarice, que emoción me ha dado ver el libro de Kitty aquí :) En su nombre y el mío, te digo que es un honor, gracias de corazón! Sabes que en Morelia te esperamos de brazos abiertos!!

Isabel Romana dijo...

Si tienes la oportunidad de abrazarla, piensa en mí en el instante del abrazo. Mujeres como esta, optimista, grande, son las que más necesitamos. Lástima no tener al alcance de la mano ese libro, porque debe ser maravilloso. Besos, querida amiga.

muxica dijo...

Cuantas mujeres anónimas como ella hicieron de su vida ese lema de “No hay tragedia sino una grande, serena y deliciosa esperanza”
Cuanto me gustaría leer ese diario.

Un enorme abrazo.

Kety dijo...

"Afortunadas"

Afortunada Cristina por tener esos abuelos.
Afortunada Graciela, que el destino te guardase esta sorpresa tan grata, y por qué no, afortunada yo por contactar con vosotras.
:-)

Un abrazo

Isa S.B dijo...

Siempre convergen hacia ti pequeñas joyas como esta, será que tienes algo especial mi querida Gabriela.
Ojalá puedas abrazarla, mujeres así no quedan muchas.
Cariños.

Bethania dijo...

Esas ganas de vivir y disfrutar son las que me gustan!, que gran lección de vida... Imagínate todas las anécdotas que no escribió, sería genial escucharla!
Besotes

Anónimo dijo...

Que linda mujer Clarice, gracias por darla a conocer. Y cuando la abrazes, hazlo tambien por mi, pues seres asi necesitamos desesperadamente en este acelerado mundo. Besitos.
Ivania

Antiqva dijo...

¡Santo Dios!

Pero, porque Morelia caera tan lejos...

Abrazos, amigas

elisa de cremona dijo...

pero saldré ahora mismo en busca de este libro... lo quiero...!!!!

un besote querida!

cacho de pan dijo...

doy una vuelta por TU corazón
un abrazo

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

“No hay tragedia sino una grande, serena y deliciosa esperanza”

Excelente relato y que admiración por esa mujer...

Bss. Me gustó tu blog. Nos vemos.

Mujer con Piernas dijo...

Yo soy una absolutamente convencida de que existen amores bellos, serenos, fieles. Hay que atinar y dejarse llevar. Hermosa anciana seguro que si la conocieras pudiera enseñarte muchas cosas, y tu a nosotros.
Saludos

Las3Musas dijo...

Estas mujeres hermosas que nos hacen reconciliarnos con la vida...

gracias
abrazos muchos
musa

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Verás Clarice, el chico que agradece al padre debe estar en todos los hogares que haya amor. Exactamente el de mi relato, no tiene nombre ni sé donde vive,porque sólo está aquí en esta cabecita que Dios me ha proporcionado y que intenta transcribir sus imaginaciones y sentimientos.
A mí también me gustan muchos tus escritos, sobretodo las frases, no te puedes imaginar lo que me hacen reflexionar.
En cuanto a la historia que cuentas de esta señora, no me extraña que desees conocerla, a mi también me gustan esas mujeres que llegan al final lúcidas y llenas de vida. Creo que eso (aparte de enfermedades irremediables), es algo que se gana pulso a pulso, día a día y poniendo a cada respiro, el alma, y par aello hay que ser cosciente y muy inteligente.
Besitos preciosa.

Lis dijo...

abrázala de mi parte...

la historia de una mujer es parte d ela hsitoria de todas

cariños

Pamela dijo...

QUé bellísima mujer. Lástima que ese libro quién sabe cuándo pueda llegar tan al sur del mundo....Por suerte te tenemos a tí para que nos cuentes!

Heriberto dijo...

Que buen ejemplo el de esta señora, para recordar esa frase en momentos en que se necesite.

arcgabriel dijo...

llego vìa Paz a tu blog, tan bello y sencillo como un suspiro. gracias por èl.

SALUDOS DESDE LAS ALTURAS DE LA LITERATURA.

Edge dijo...

Qué haría yo sin música?

SalU2
T.

Sol dijo...

Gran mujer sin duda alguna,la vida se escribe en palabras para tener el recuerdo de esos momentos,revivir eso sentimientos,y compartirlos para saber lo que una vida vale.

Besos.

Nohema Rios dijo...

Qué placer el de conocer a esta admirable mujer... si llegas a hacerlo compártenos esa gran experiencia, por mi parte yo lo haré a través de su vida plasmada en letras...
Un abrazo!

Dinora dijo...

Que afortunada, que afortunadas..! Veras como pronto tendrás el placer de cumplir tu deseo, y regresa a contárnoslo

Un abrazo!

Miguel Sanfeliu dijo...

El libro y lo que hay detrás del libro. El recuerdo, la vivencia, el destino... Tu texto abarca muchos aspectos y eso lo engrandece.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

en donde puedo comprar el libro???? ya lo busque en internet en muchas partes y no lo tienen....
mi mail es villarrealignacio@hotmail.com

Anónimo dijo...

Yo tuve la fortuna de leer este libro hace algunos años y nunca lo pude conseguir. ¿No sabes donde podre encontrarlo? guille_711@hotmail.com