viernes, noviembre 14, 2008

Hasta siempre Paco Ignacio Taibo I

Foto: Marina Taibo

Desde el año 1985, empecé a leer la columna Esquina Baja que publicaba Paco Ignacio Taibo I en el periódico El Universal. Cada día no sólo lo leía; recortaba su nota e iba a pegarla en mi álbum de colección. Después fue deleitarme con su famoso Gato Culto.

Un día, hace muchos años, Paco Ignacio Taibo I llegó a Xalapa a impartir una conferencia. No podía perdérmelo. Una charla sumamente deliciosa que me hizo reír mucho. Me acerqué a él no para pedirle un autógrafo, sino para atreverme a invitarle un café en compañía de mi familia. Me contestó que sí pero que fuera en el puerto de Veracruz. En aquél entonces, no podía creer que me haya aceptado la invitación junto con su esposa Maricarmen. Así que fuimos al puerto y ahí, sentados en una mesa de un hotel al frente del centro histórico, desayunamos y gratamente nos regaló una de las mejores mañanas e inolvidables que hemos tenido. Posteriormente, él me dedicó una de sus columnas.

Hace poco le llamé por teléfono pero por su enfermedad no fue posible hablar con él. Su autógrafo ha permanecido siempre enmarcado en mi casa. Hoy me he parado mucho tiempo ante esa dedicatoria, sus cartas y mi álbum con sus columnas. He sonreído ante sus Gatos Cultos. Mucho tiempo sin verlo –físicamente- pero ha sido mucho tiempo el mirarlo a través de sus libros y de sentir su presencia.

Una belleza de hombre en todos los sentidos. Un hombre que gozó de la vida y que cada una de sus columnas era una enseñanza de la misma vida. Nada se le escapaba. Congruente con lo que creía. Una esencia que a través de los años siempre ha estado presente en mi vida. Ha dejado una trascendencia imposible de olvidar.

Paco Ignacio Taibo I ha partido para subir a una de las mejores esquinas.


19 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

No he conocido nunca a este señor pero es un escritor que considero de mi gremio. Mi más sentido pésame. Un abrazo!

libertad dijo...

Lo siento mucho.
Un beso y un abrazo

Goathemala dijo...

Conocía de él a traves, especialmente de su hijo. Sé que nacieron ambos en Asturias y que el padre era un reputado periodista en México. Y mira por donde descubro ahora que te hiciste amiga de él.

Descanse en paz, un precioso homenaje. Buscaré por la red artículos suyos.


--
Saludos, Goathe.

malditas musas dijo...

Tu voz, suspendida en el aire, lo acompaña y abraza.

besos cálidos
musa

Cristina dijo...

Wow amiga! estás llena de sorpresas... este réquiem por el escritor,por el amigo, no transmite dolor, sino alegría de haberle conocido y una admiración y una sencillez,que te hacen grande (más) ante mis ojos.
Descanse en paz.

Ya fui a la expo de Pedro Meyer, ya te contaré. Feliz.

Bonito fin de semana, fuerza! Abrazos a las dos ;)

Ayshane dijo...

Precioso presente es éste homenage que le has dedicado....

besitos grandotes y buen fin de semana...

Antiqva dijo...

Ay, cuanta melancolia... Lo siento, amiga.

Recibe un abrazo

morenocris dijo...

Caramba, ficou lindo! Parabéns.

Beijocas.

Elizabeth dijo...

Aprendo y recuerdo tantas cosas bellas con tus letras.
Besos

Arcángel Mirón dijo...

A mí me pasó cuando murió mi admiradísimo Jorge Göttling.
Aún lo extraño.

María dijo...

El sentimiento de que se vaya alguien a quien admiras es muy profundo, mi querida Graciela. No me sorprende que Taibo haya aceptado tu invitación, pues, tanto él como Maricarmen, son/eran conocidos por su enorme calidez social.

Un beso

Anónimo dijo...

La gente asi no muere, ya es inmortal en el recuerdo de lo que hicieron. El solo esta en un ciclo nuevo de su tiempo. Abrazo.
Ivania

Marcela dijo...

Te dejo un gran abrazo. Saludos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Qué bonita semblanza has hecho de él, se nota tu admiración y cariño! Estoy segura que se ha ido con ese cariñito tuyo agarrado a su alma. Siento que ya te falte físaicamente aunque ya nos cuentas, que le tienes presente en sus escritos y en tu alma.
Besicos guapa y siento mucho que hoy le añores y te sientas un poquito triste por su falta.

Eleonai dijo...

Se fue uno de esos republicanos que nos contaron sus historias para que persista la memoria.

Nos dejó sus letras y con ellas su gran herencia.

Petrusdom dijo...

Siempre quedarán sus palabras escritas, cosa que no pueden decir muchos famosos de hoy.
Saludos cordiales

Miguel Sanfeliu dijo...

Y seguro que desde allí ha leído tu texto y se ha emocionado.
Bello homenaje que transmite perfectamente la admiración y cariño que le tenías.
Un abrazo.

Bel dijo...

Pequeño, pero sentido homenaje. Muy hermoso, Graciela.
Un abrazo.

Inuit dijo...

Clarice o él era una persona muy accesible o tú una persona muy conocida.Lo que sí compruebo es que te ha dejado una honda impresión y eso es muy bello.
Me imagino todos los autógrafos que tienes y se me ponen los dientes largos, yo que soy una estudiante de morfología.
Una aurora a la luz de su alma.
Inuits