martes, enero 27, 2009

Las vacas


¿Qué tienen las vacas que nos producen tanta ternura? ¿Qué tienen en sus ojos que al mirarlas ellas nos devuelven una mirada melancólica? ¿Qué sosiego nos trasmiten y en su voz lentamente nos dicen Muuuuuuuuuu? Algo tienen las vacas. Con su historia linda o triste, ellas andan ahí, llamando la atención con sus cuerpos pincelados.

Desde niña he estado cerca de ellas. Primero, se me quedó grabada la historia bíblica cuando el Faraón soñó con vacas y José fue quien pudo interpretar el sueño. A la fecha, sigo usando el término de las vacas gordas o vacas flacas para referir la economía. Segundo, porque en el puerto donde nací, cada año se celebra la famosa feria ganadera, entonces, olvidaba un poco la vida marina para ir en busca de las vacas, caballos y otros animales. Era la oportunidad de conocer las mejores razas.

Actualmente, la ciudad en donde vivo, está rodeada de mucha naturaleza y ranchos y, las vacas son frecuentes de verlas en mi caminar diario. Siempre las observo. Recuerdo a Lety, una gran amiga que tiene una debilidad por ellas. Cuenta con una colección en diversas formas y materiales de vacas tan simpáticas y con mucha historia de cómo las ha ido adquiriendo.

El famoso CowParade exalta a las vacas y organiza una gran exposición con la finalidad de mostrar el arte urbano de sus artistas locales. Muchísimas calles de muchos países han sonreído con tantas vacas. Hace poco en México y ahora por cuarta vez en España. El turno lo tiene Madrid. Me maravilla la belleza creativa de cada vaca. Cada una tiene un sello especial.

Las fotografías son de Antona y le agradezco mi petición de ir a deleitarse en un recorrido bajo la lluvia. Comparto algunas fotos y disfruten de un rumido. Mientras les sirvo un vasito con leche.










27 comentarios:

fab dijo...

Me apunto a tu afición por las vacas. Siempre me ha entusiasmado esa forma tan suya de estar por encima del bien y del mal, sin importarles el buen o mal tiempo, sentadas tranquilamente en el campo, con sol o con lluvia. Estoicismo puro.

Y me entusiasmó la Cow Parade . La ví por primera vez en Praga, y ahora ya he hecho los planes para acercarme a Madrid. Mientras tanto, las fotos que publicas me parecen buenísimas, en especial, la de los niños mirando, bendita curiosidad infantil.

Sigo tu blog desde hace tiempo y siempre me gusta leerte. Prometo enviarte más comentarios.

Un beso.

marisa dijo...

Ahora Madrid está lleno de vacas y es verdad que producen ternura y nos anclan a la tierra. Cuando viajo a Asturias cada verano mis pequeños se emocionan cuando las ven y pensamos: ya estamos en Asturias. Son part del paisaje y nos miran con una extraña y antigua sabiduría.
Besos Guapísima.

F.Puigcarbó dijo...

Huelen muy mal las Vacas. De pequeño donde iba de vacaciones el labavo, o mas bien letrina estaba en el establo, o sea que mientras uno estaba sentado encima de una madera con un agujero haciendo sus necesidades, la cola de la vaca le acariciaba el rostro, con moscas incorporadas (antes habia muchas moscas) y también con alguna soltada anal indebida. Desde entonces les tengo un algo de manía a las pobres.

Goathemala dijo...

Reconozco muchos de los espacios de las fotos. Son del mismo centro de Madrid.

Aquí cerca de mi trabajo hay un establo muy grande y la verdad es que si que huelen mal pero no por ellas. Más bien que los cuidadores no sacan continuamente la ingente cantidad de bosta que generan.

No puedo evitarlo. A mi también me dan ternura.En especial los terneritos que veo con frecuencia.

Saludos.

Kety dijo...

Clarice, te recomiendo "Adios Cordera" Leopoldo Alas Clarín.

Tan cerca de Madrid y yo sin verlas ¡Humm!

Un abrazo

Inuit dijo...

Tener no sé qué tendrán, pero yo les tenía mucho miedo, sería por el muuu grave que emitían.
Éstas, la verdad, son muy originales y divertidas ¿Darán una leche especial?
Inuits

Angelusa dijo...

Fíjate qué cosas, yo que soy de tierra adentro, de campo, me encanta olvidarme de él e ir al mar de vez en cuando..
Es verdad que las vacas tienen sobredosis de ternura en su mirada.

Un saludo

Antiqva dijo...

Amiga, tuve oportunidad de ver una exposicion de vacas como esas, de tamaño natural, en Salamanca, hace unos siete u ocho años... Me imagino que seria la misma coleccion.

Posiblemente en algun archivador de fotos tenga alguna imagen, pero a saber donde (entonces no tenia maquina digital y el archivo fotografico lo tenia fatal)

Un abrazo, amiga

Antona dijo...

A mi, todo lo que lleve cuernos y pese mas de 500 kilos,me da,cuando menos respeto,jajaja.
bss

faladomi dijo...

El muuuu de las vacas, tan entrañable...tal vez resuene en algún lugar con el maaaamaaaaa de nuestra lengua

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que curioso lo que hoy nos muestras, me ha encantado esta entrada!
Me parece excelente que los niños de hoy vean las vacas y sepan que la leche no sale de los brick, aunque sean maquilladas como estas.

Besicos guapa, ¡eres fabulosa!

Bel dijo...

Te dejo uno de los más célebres poemas "La vaca cega", de uno de los más célebres poetas catalanes, Joan Maragall, y la traducción al español que hizo Miguel de Unamuno.

"LA VACA CEGA

Topant de cap en una i altra soca,
avançant d'esma pel camí de l'aigua,
se'n ve la vaca tota sola. És cega.
D'un cop de roc llançat amb massa traça,
el vailet va buidar-li un ull, i en l'altre
se li ha posat un tel: la vaca és cega.
Ve a abeurar-se a la font com ans solia,
mes no amb el posat ferm d'altres vegades
ni amb ses companyes, no: ve tota sola.
Ses companyes, pels cingles, per les comes,
pel silenci dels prats i en la ribera,
fan dringar l'esquellot mentre pasturen
l'herba fresca a l'atzar... Ella cauria.
Topa de morro en l'esmolada pica
i recula afrontada... Però torna,
i abaixa el cap a l'aigua, i beu calmosa.
Beu poc, sens gaire set. Després aixeca
al cel, enorme, l'embanyada testa
amb un gran gesto tràgic; parpelleja
damunt les mortes nines, i se'n torna
orfe de llum sota del sol que crema,
vacil.lant pels camins inoblidables,
brandant lànguidament la llarga cua."

"La vaca ciega

En los troncos topando de cabeza,
hacia el agua avanzando vagorosa,
del todo sola va la vaca. Es ciega.
De una pedrada harto certera un ojo
le ha deshecho el chiquillo y en el otro
se le ha puesto una tela. La vaca es ciega.
Va a abrevarse a la fuente que solía,
mas no cual otras veces con firmeza,
ni con sus compañeras, sino sola.
Sus hermanas por lomas y cañadas,
por silencio de prados y riberas,
hacen sonar la esquila mientras pastan
hierba fresca al azar. Ella caería.
Topa de morro en la gastada pila,
afrentada se arredra, pero torna,
dobla la frente al agua y bebe en calma.
Poco y casi sin sed; después levanta
al cielo enorme la testuz cornuda
con gesto de tragedia; parpadea
sobre las muertas niñas, y se vuelve,
bajo el ardiente sol, de lumbre huérfana,
por sendas que no olvida, vacilando,
blandiendo en languidez la larga cola."

También tal vez te gustaría visitar el blog de Nuria "El rascacielos" que tengo enlazado. Está preparando un libro de poemas sobre vacas y ha dejado varias entradas referidas a ellas.

Un beso.

Petrusdom dijo...

Siempre me impresionaron su mirada y su trasero tan imponente.
Yo siempre me he sentido más cercano, mis tío del pueblo tenian mulos, con los caballos.

Saludos cordiales

RosaMaría dijo...

Un post encantador, me gustan las vacas, solía ordeñarlas de jovencita en lo de mis tíos, poco rato, una nada, pero la textura de las ubres es especial e inolvidable. Lo bueno era disfrutar luego de la leche pura, cuando ahora hay tanto remilgo para su elaboración... está bien que eran otras vacas las de antes.
Me fui por las ramas, Me encantaron las fotos, una pasada de post. Salugod.

Eleonai dijo...

Ya recuerdo el evento de la ciudad de México.
En una de las primeras reseñas de mi blog de lecturas publiqué la foto de la vaca científica.
Que estés disfrutando de la semana que se está asoleando.

Anónimo dijo...

Las vacas..me recuerdan los viajes que haciamos caminando, conversando, alegres..para ir a los establos a buscar leche fresca. Yo odio la leche, como Mafalda a la sopa, pero siempre ame la idea de verla hacerse espuma.
Estas vacas artistas y bien arregladas me parecen bien lindas, la verdad. Gracias por el simpatico post. Siempre aprendo tanto contigo.'Carinos
Ivania

Adolfo Calatayu dijo...

Jajajaja a mí también me gustan las vacas,asimismo los "olifantes" (así los llamaban mis chicos),y los "pipopotamos"...tendrá algo que ver con la ternura y desprotección de los animales grandes?
Las fotos son geniales !!!
Un beso grande.

Marcela dijo...

En un par de días salgo de vacaciones y sé que cruzaremos las rutas y a los costados veremos (espero, porque la sequía está matando mucho ganado acá en Argentina) las vaquitas desperdigadas por la llanura, con esa calma contagiosa.

Y las vacas también me recuerdan un verso de una canción de Atahualpa Yupanqui que habla del arriero y es una canción que me gusta mucho:

"Las penas y las vaquitas, se van por la misma senda, las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas"

Un beso grande.

Lover of Nature dijo...

Me encantan las vaquitas y los cerditos, tanto que por ellos soy vegetariana. :)

ladani dijo...

qué lindas vacas!!!!!!

besos grandes!

Cristina dijo...

Me gustan estas coloridas y estáticas. Las de verdad me enojan un poco por que se comen los arbolitos que he sembrado :(

En fín, salud!

Javier López Clemente dijo...

En Zaragoza, al parecer, los leones son los que priman:

http://la-mirada.blogspot.com/2006/05/los-leones-de-independencia.html

Salu2 Córneos

Isabel Romana dijo...

Encantadoras vacas, capaces de suscitar una creatividad tan viva y alegre. Uno de los "piropos" que se le dedicaban a la diosa Juno era el de "ojos de vaca", así que ya ves que esos ojazos enormes y tiernos de las vacas eran ya muy apreciados en la antigüedad. Besos, querida amiga.

Francisco Ortiz dijo...

Nunca he sentido una simpatía especial por las vacas, acaso porque siempre las he visto de lejos. Un poco más las aprecio tras leerte y recordar que estoy vivo gracias a ellas, pues de chico apenas si me alimentaba con otra cosa que con leche, ya que era muy rebelde a la hora de comer.
Me tomaría esa vaso de leche. Desnatada, por favor.

ángel dijo...

Gracias por estas imágenes que alegran la grisura dominical. Un gusto pasar a recorrer tu espacio.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Magnífico reportaje y bellísimas obras para disfrutar en la calle.
Mi debilidad son las ovejas. MI familia siempre se dedicó al pastoreo. Hoy ya no es posible, pero mi hermano aún mantiene un pequeño rebañito en el pueblo de la mujer.
¡¡Los animales que rumían son tan entrañables!!
Te leo con retraso,mil perdones.
Un beso.

Rosa Silverio dijo...

No soy fanática de las vacas, jejejeje. Siempre recuerdo una escena de mi niñez cuando estando en el campo de mi abuela un grupo de vacas que eran llevadas a pastar nos persiguieron a mí y a unos primitos.

Lo que sí me ha gustado son las imágenes que aquí compartes. Están cool.

Besitos.