miércoles, marzo 25, 2009

Los Espejos de Eduardo Galeano

Foto: Graciela Barrera

Y Eduardo Galeano llegó entre un ambiente lleno de emoción y de aplausos. Pantalón de mezclilla, playera negra, tenis negros y un rostro iluminado por los Espejos de sus letras. Tomó la palabra y nos la regaló como un poema viviente. Con un carisma sobresaliente, sentido del humor y sus ojos azules, proyectaron la profundidad en su vida andante. El mismo declaró: “mi vida es una paradoja incesante”.

Espejos: una historia casi universal, editado por el Siglo XXI, es el libro que presentó el escritor uruguayo en el auditorio Jesús Morales Fernández de la Unidad de Humanidades de la Universidad Veracruzana, la noche del martes 24 de marzo, y su asistencia fue parte del II Encuentro de Escritores por la Tierra.


Espejos es un libro concebido por preguntar, porque a Galeano le gusta mucho preguntar. Un hombre que se caracteriza preguntón y que por preguntar ha tenido problemas desde que era un niño. Preguntas que se agregan a las preguntas. En su libro quiso rescatar las voces no escuchadas, son historias del lado no visible del mundo, la otra cara del mundo. Recogió historias y pudo llegar a 900 para que solamente se quedaran 600 textos. Es un proyecto de mucho tiempo, que prueba que su lugar no está aquí, sino que anda suelto y por el mundo. El libro es para ayudar a recuperar los fulgores, los colores, el arco iris terrestre. Para eliminar todo aquello que estorba a la riqueza humana como el racismo, el machismo, el elitismo, entre otros.


Eduardo Galeano deseaba ser pintor. Deseaba ser futbolista. Deseaba ser santo. No le quedó de otra que escribir. Lo expresó con una simpatía. Y siguió charlando de la vida, de la política, del arte, de la historia, del hombre, de la tecnología, del mundo y de tantos abrazos ofrecidos por una vida esperanzadora.


Su voz, una voz agradable y cariñosa, nos deleitó una hora leyendo sus breves textos como si nos los platicara. Posteriormente, contestó varias preguntas del público. Y aún, nos regaló su firma en los libros. Solamente pidió que no le tomáramos fotos, y a pesar de eso, él mismo posó para la cámara con sencillez. Con ternura, nos regaló un abrazo y un beso.


Eduardo Galeano, el hombre que con sus letras ha contribuido por rescatar y nunca olvidar a nuestra América Latina, el que ha luchado por los desposeídos, es un espejo congruente. Los que lo escuchamos y lo hemos leído durante mucho tiempo, nos sentimos parte de la noche de su espejo.



28 comentarios:

libertad dijo...

Pero,bueno, Graciela, Fito Páez, Borges...qué envidia me das! Cuánto quisiera haber estado en esos lugares, que tú describes tan vivos y que me has transportado!.
Enhorabuena, y gracias!
un beso!

Kety dijo...

Creí ser la primera, pero no. Me uno a la felicitación.
Qué afortunada eres de estar junto a personas de tal relevancia. yo me siento afortunada de compartir tus vivencias.
Un fuerte abrazo

PD: Yo soy también muy preguntona ;-)

Camille Stein dijo...

eres muy afortunada

... poder conocer de frente, conversar... con quien es encarnación de la más bella palabra, mito viviente...

un beso, Graciela

Venus dijo...

Hola Graciela,

Saludos desde Argentina.
Tu espacio me encanta...cuanta vivencia hecha palabras...
La referencia de Galeano de lo paradójico de la vida no pueda ser más real...
La Paradoja es el espacio sublime donde se reconcilian los opuestos...
Volviendo a El Espejo te invito a leer mi cuento "Los Mil y Un Reflejos del Ser".
Beso,
Maria
The Reader, maravilla...
KATE así con mayúsculas.
Este rincon que tienes me hizo sentir como en casa... Gracias.
Te invito a visitar mis nuevos blogs.
Beso,
María

http://recuerdodevenus.blogspot.com/
http://loscuentosdevenus.blogspot.com/

Venus dijo...

Disculpa Graciela, siempre copio mi comentario porque porque a veces se me cuelga la página y lo tengo que volver a escribir. Quedo pegado un comentario anterior, ni The Reader, ni Kate tienen que ver con tu entrada...
Cosas de la cybernetica :)
Cariños nuevamente,
Maria

Dicenquedicenquedigo dijo...

Un placer pasear por tu blog. Ha sido un regalo encontrarlo, por casualidad, como ocurren tantas veces las mejores cosas.

SUSANA dijo...

Más que entrada, es un bello homenaje a un escritor entrañable!

He visto varias entrevistas a Galeano por tv, todas imperdibles. Es uno de esos raros casos en que el autor, amén de sus prodigiosas letras, atrapa con una personalidad brillante, amena, exquisita.

Muchas Gracias querida Graciela, como siempre, un enorme placer leerte!

Mi abrazo Amiga!

Adolfo Calatayu dijo...

Es que Galeano es un héroe de nuestro tiempo; absolutamente comprometido con él.
Gracias querida Graciela por tan hermoso retrato de alguien indispensable.
Un beso grande.

Jorge Arce dijo...

Me gusta mucho Eduardo Galeano, aunque hace mucho que no lo leo. Gracias por recordarlo. Un abrazo

Bel dijo...

Te imagino pasando otra vez unos días, si no tan maravillosos como los anteriores, sí muy motivadores. Recuerdo mi deslumbramiento cuando leí a Eduardo Galeano, en especial su particular interpretación de la historia de américa latina. Admirable como escritor y como ser humano.
Un abrazo muy fuerte, queridísima Graciela.

Petrusdom dijo...

Hay pocos con la fe y la fuerza de Eduardo por un futuro mejor, para luchar contra las injusticias y el olvido.

Un abrazo

El Toro de Barro dijo...

¡Qué enorme cambio he hallado en tu diario a mi vuelta, del negro al blanco o del infierno al cielo como la rayuela de Cortázar! También me enterado de la exposición de fotografia española que has organizado en Veracruz,de donde es mi esposa, y adonde espero pronto volver. Sólo quería saludarte ante de comenzar a merodear en los murales de tu vida.

ANÓNIMO dijo...

Tuve hambre de asistir a estas citas con Galeano, a quien, desde que descubrí hace años, no he dejado de buscar.

Debí comerme entre la angusta el deseo de verle...

y encontrar tu rincon (desde la casa de Ada: "Sabran quien soy por mis palabras") y en él la reseña del momento fué un grato regalo.

Te seguiré.

Un abrazo desde otro rinconcito mexicano, y a veces una esquinita de California.

Bethania dijo...

Me alegra que hayas disfrutado de Galeano, he escuchado distintas opiniones y todas coinciden que estuvo genial. Es una pena que no estuve ahí, pero perdóname la vida,te he acompañado a ver a muchos escritores, ok?..
jeje, besos

Cristina dijo...

Este fin me voy de libros a buscarlo...gracias por compartir :)

besos Grace!

Joel Langarika dijo...

Admirado por la fortuna que tienes de conocer a tan grandes personajes! te mandò mil abrazos desde mis profundidades marinas y azures. Joel

Mateo Bellido Rojas dijo...

Buenas tardes, Graciela.
Me descubres a un autor del que sólo he oído nombrar. A veces, desde esta orilla no conocemos suficiente la hermosura que hay en la otra. Imagino que desde allí pasa algo parecido. Pero tus post, llenos de agradecimiento y admiración van dejando en mí el ansia por compartir tus entusiasmos.
Feliz finde. Besos.

Goathemala dijo...

Lo conocí hace una década. Desde entonces suelo tener libros suyos cerca. Imprescindible el Libro de los abrazos.

Una suerte escucharlo, en lo personal me identifico mucho con sus ideas y su ironía.

Menos mal que ni se hizo santo ni futbolista.

Abrazos.

Mary Rogers dijo...

Debe haber sido un encuentro hermoso.Galeano tiene algo de santo y algo de futbol entre la maravilla de sus letras. ¡Total él! Gracias por compartir.

malditas musas dijo...

Galeano, nuestro maestro preguntón.

Si un día lo tengo cerquita: lo abrazo.

bso!
musa

Miguel Sanfeliu dijo...

Me gustó mucho que me invitaras a través de tu blog a este acto tan entrañable e interesante. Galeano es un autor que conecta con el lector de un modo muy directo. Tuvo que ser una verdadera gozada escucharle.
Un abrazo.

Laura Diaz dijo...

Me enorgullece que hayas disfrutado de este compatriota al que habitualmente vemos en cualquier esquina de Montevideo y que se dirige a la gente como uno más. También, me alegro que ande paseando cerca de tu casa, máxime teniendo en cuenta que viene de ganar una dura batalla contra una dura enfermedad.

Un abrazote, amiga

Francisco Ortiz dijo...

Lo has definido a la perfección: "el que ha luchado por los desposeídos". Es lo mismo que pienso de él, es por lo que tiene mi afecto y mi absoluta admiración.

RosaMaría dijo...

Muy bueno tu reporte, un orgullo estar ahí verdad? También es un gusto leerte.

Elena dijo...

Espejos es uno de los libros que estoy leyendo en estos momentos. Me está sorprendiendo por su belleza, imaginación y sentido crítico. Mi primer acercamiento a Galeano está siendo revelador. Sus pequeñas historias son mi refugio antes de irme a dormir cada día.

Un saludo

caramelo dijo...

¿verdad que atrapa, cuestiona, hace pensar, alienta la esperanza y además "enamora"? las dos veces que me podido escucharlo en vivo me ha pasado eso y cuando lo leo, veo entrevistas o conferencias suyas también. Es decir, además de todo lo que genera termino nuevamente "enamorada" de Galeano...si, suena una locura, pero eso también pasa con él :)

un abrazo,

Argénida Romero dijo...

Compre el libro desde que llegó aquí (República Dominicana) y me dejo un delicioso saber en los ojos y despierto el corazón.

Se agotó pronto en las librerías. Galeano tiene su magía, su particular magía, más allá de sus a veces no tan mágicas formas.

NuNú dijo...

¡Quién hubiera estado allí! Me apetece mucho conocer a Eduardo Galeano en persona y escucharle leer sus textos. Ojalá algún día pueda.

Muy bonito tu blog, pero claro algo que se espera de la hija de Clarice Linspector y Alesandro Baricco...

Besos y gracias