miércoles, marzo 11, 2009

Mi sueño entre las Seis miradas


Caminé por varios meses, la calle del sueño hasta llegar a la esquina de la realidad. No fue fácil, pero valió la pena el esfuerzo por recorrer cada coordenada y lograr alcanzar un mar, una luna, una montaña. Un cielo lleno de esperanza.

Las Seis miradas me dejaron cautiva para siempre y, las miradas de aquellos que buscaron la mía, se unieron para realizar una noche inolvidable.

Guardé el día entre los caracoles de mi playa, entre las hojas de los árboles sin nombre, entre la ternura de las sonrisas, entre la música veracruzana, entre el suave toque de la piel deseada, entre las sorpresas de la vida.

Mi corazón está contenido que se quedó sin alfabeto. La historia la recordaré con una pregunta: ¿Qué pasa cuando la vida me regala seis días de vida con una plenitud e intensidad hasta que se derrama el corazón?

Después de lo vivido y sentir la esencia de Rafa y Juan a mi lado, aprendiendo, creciendo, re-inventándome con ellos, y, recordando a Antona, Carlos, Francisco y Marco, expreso lo mismo que Pablo Neruda: Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.


24 comentarios:

Isa SB dijo...

Me alegra saberte reinventada, un beso mi querida Graciela.

Kety dijo...

es curioso que al empezar a leerte, me recordaste a Neruda, para al final recordármelo tú.
Me alegro que hayas disfrutado tanto y que estés de vuelta con los que te queremos.Un beso

marisa dijo...

Un momento así merece ser recordado siempre. Qué bien... Paladéalo sin prisa y aliméntate de él. Besos corazón.

Camille Stein dijo...

cautiva de la belleza

... y de una plenitud que engrosará los pilares del recuerdo más bello

un beso

Cristina dijo...

Que hermoso texto, sensible. Gracias por contarnos tu experiencia, así clara, casi como tu reflejo en el cristal.

besos!

Arcángel Mirón dijo...

Me alegra muchísimo que todo haya salido tan bien.

:)

Te mando un abrazo grande, queridísima Gra.

Marcela dijo...

Que hermosa forma de relatar un momento. Me alegro que todo haya salido tan bien.
Besos.

Alejandra dijo...

=) Que gusto que estes tan conmovida y apasionada con la experiencia, que a decir por lo que se puede ver Seis Miradas fue todo un exito. Felicidades.

Antiqva dijo...

Te imagino, amiga, te imagino...

Un fuerte abrazo

ada dijo...

Cada día que pasa evolucionamos, para bien o para mal. Razón tiene el poeta ya nada, ni nosotros, es lo mismo.
Un abrazo

Miguel Sanfeliu dijo...

Enhorabuena y felicidades.
Me alegra que todo haya salido bien (no podía haber salido de otra forma, estaba claro).
Tu texto transmite perfectamente esa sensación de nostalgia que queda cuando acaba algo que se ha vivido con intensidad.
Un abrazo.

Bethania dijo...

Felicidades madre!...que linda experiencias que has vivido!

Goathemala dijo...

Sin duda un momento mágico, tus palabras dan fe de ello.

--
Saludos, Goathe.

Tania dijo...

Querida Graciela,

Dentro de tus letras se siente la música de tu hermoso corazón. Sabía que esa história sólo podía resultar en algo tan lindo y especial. Felicidades por todo lo vivido!

Um abraço com carinho.

JuanBM dijo...

En esta ocasión remedaría a Neruda, porque los de antes de ir ya no somos los mismos después de tan grata experiencia, creo que somos más, que tanta hermosura nos ha transformado, que tanta generosidad se nos ha quedado dentro. Y la vida creo que se hace así de encuentros.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Que hermosa experiencia Clarice, me imagino todo lo que te enriquecio, y tambien como tu enriquecistes a quienes compartieron contigo esta muestra colectiva. No podia ser si no exitosa, viniendo de tu esfuerzo, y del alma que le pones a las cosas. Felicitaciones!!.
Un abrazo.
Ivania

Ana dijo...

Un gran abrazo mientras digieres estos seis días llenos de lo que tú eres :-D

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me alegro mucho de esos momentos vividos.
Es una alegría compartirla contigo.
Besicos guapa

Silvio dijo...

Que envidia. Pero que alegría que hayas disfrutado tanto ese momento.

Saludos.

Dédalus dijo...

Hace uno bien a los demás, cuando comparte lo que tiene.
Gracias, Clarice.
Ojalá seas feliz.

Un abrazo.

Eleonai dijo...

He estado en Veracruz sin haber podido ir a ver esta muestra.
Gracias por compartirla.

Francisco Ortiz dijo...

Uno de tus mejores textos. Y es que tú eres corazón en mano escribiendo. Ah, qué bien, qué plenitud. Un abrazo agradecido.

Isabel Romana dijo...

Sin duda, debió ser una experiencia maravillosa e inolvidable. Ese "ya no somos los mismos" sé que va en la dirección del crecimiento y no de la nostalgia. Besos y felicidades, querida amiga.

RosaMaría dijo...

Hermosos momentos compartidos, instantes de felicidad para atesorar. Es un placer haberte leído y disfrutado también de esos instantes.
Un abrazo