domingo, mayo 10, 2009

¿Por qué escribe usted?


Está la página en blanco y el tema que te obsesiona. Está la historia que quiere dominarte y está tu resistencia a que eso suceda. Está tu deseo de liberarte de aquello, de esa servidumbre, hacer novillos, hacer cualquier otra cosa. Hacer la colada, ver una película. Están las palabras con sus inercias, sus matices, sus insuficiencias y su grandeza. Están los riesgos que corres y la serenidad que pierdes, y la ayuda que te llega cuando menos lo esperas. Está la revisión minuciosa, las tachaduras, las páginas arrugadas que inundan el suelo de papeles para tirar. Está la frase que sabes que vas a conservar.

Al día siguiente la página en blanco. Te entregas a ella como una sonámbula. Algo te empuja, que luego no puedes recordar. Miras lo que has escrito. Es inútil.

Empiezas de nuevo. Nunca es más fácil.

Libro: La maldición de Eva.


19 comentarios:

Camille Stein dijo...

cuando se acerca la tormenta de las palabras, la fiebre de vocablos que se unen con una voracidad irresistible... las frases que se precipitan sobre la hoja en blanco como agua tanto tiempo contenida...

un beso

marisa dijo...

Así es...el vértigo de la página en blanco, el miedo y la atracción.Y luego, cuando acabas el miedo a que otros lo lean.te mando un fuerte abrazo preciosa.

Marcela dijo...

Es cierto.
Y está la seducción de la página en blanco. El deseo de escribirla, dibujarla, hacerla avioncito de papel.
Y nunca es fácil.
Besos.

Máximo Ballester dijo...

Hay que empezar cada vez con entusiasmos y guirnaldas, con libélulas, brebajes, espadas de Cyrano, ángeles atrapados de un mordisco, claves de sol y linternas mágicas. Con todo hay que escribir.
Muy bueno lo de Margaret.

Besos y abrazos.
Y un saludo a mi amigo Movie.

Bel dijo...

Gracias por esta solapada recomendación, Graciela. Apenas he leído a la autora. Me la apunto como prioridad.
Y gracias también, como siempre, por seguir mostrándonos el trabajo de JBM.
Un abrazo enorme, linda.

P.S. ¿Todo bien en la radio?

libertad dijo...

Hoy, ningun otro post podría describir mejor mi situación....
ayyyy, la página en blanco, y ese trade off entre sí y no...
Un beso grande, maestra

Anónimo dijo...

Que interesante este texto, me encanto. Recorde esa fiebre de la pagina en blanco, de las correcciones interminables, de escribir todo de golpe y despues al releer sentir que todo esta mal. Esa falta de piedad con las propias manos, tremendo ejercicio para luego retomar, siempre retomar, las letras abandonadas.
Besos.
Ivania

moderato_Dos_josef dijo...

Lo confieso clarice, cada día me cuesta más rellenar esas páginas en blanco. Pero siempre es un reto!

Cristina dijo...

:)

Eleonai dijo...

¡Felicidades!

Arcángel Mirón dijo...

Debe ser lo más parecido a un exorcismo.

:)

Exenio dijo...

Antes creía saber porque escribía, ahora.. ya no... o si? no sé...

Adolfo Calatayu dijo...

Que impresión ver reflejado tan exacta y puntillosamente la ansiedad (podría decir "angustia"?),el temor y el desafío de la página en blanco !!!
Desconocía por completo a la escritora,muchas gracias querida Graciela.
Un cariño grande.

Bohemia dijo...

El vertigo de un folio en blanco, hambriento de palabras...

Un beso

Antiqva dijo...

Ese tal Antiqva, usualmente, no sufre ante las hojas en blanco... Mas bien llega a ellas atropeyando, como temiendo que algo que quien sabe que le ha revelado se le vaya a olvidar...

Asi que corre, no dudando en pisar a alguien con quien se cruce en el pasillo, buscando el papelito prodigioso donde anotar esas cosillas...

Porque la "Gracia" es claramente momentanea.

Lo de escribir "de encargo" es algo que siempre le produce ciertas hurticarias...

Como siempre nunca se si los mortales llegaran a entender lo que ese tal Antiqva quiere decir.

Uf, que lio...

No ves, no puedo escribir de encargo.

Un abrazo, amiga (espero que esto de las mascarillas ya este practicamente terminado...)

el ojo con dientes dijo...

Alguien mme dijo alguna vez que intentara escribir como si lo hiciera sobre servilletas de bares, sinn darle demasiada importancia. Así lo hice y así perdí el miedo a la hoja en blanco.

Francisco Ortiz dijo...

Empezar, empezar, empezar. Eso es para mí el folio en blanco.

Goathemala dijo...

A mí las palabras me quitan el frío.

Un abrazo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Excelente cita. Me gusta mucho recopilar citas en las que los escritores hablan sobre sus miedos, obsesiones, métodos, etc.
Observo que muchos intentan eludir el momento de enfrentarse a la página en blanco, aún sabiendo que es un encuentro que ha de producirse de un modo inevitable.
Un abrazo.