sábado, marzo 06, 2010

Aquellas miradas


Dice el dicho que recordar es vivir. Cuando en mi vida me han sucedido experiencias extraordinarias, las mantengo vivas. Hace un año, un seis de marzo, se realizó la Colectiva Fotográfica Española "Seis miradas". Como si fuera ayer u hoy. No olvido cuando Juan y Rafa bajaron del avión. Sin conocernos, nos encontramos en la mirada. Después del abrazo fuerte, siguió tejiéndose la historia. Recuerdo aquél mediodía antes de la inauguración. Los últimos detalles. En el pasillo principal, me encontré con esa mujer de la foto. La observé. Creo haberme metido en su alma y sentirla. Después, desapareció. Nosotros seguimos tomados de la mano de la felicidad. Aquella noche inolvidable, fueron todas las emociones emprendidas en un sueño que se hizo realidad. Sin mi familia y amigos, no lo hubiera alcanzado. Las miradas de Juan, Rafa, Carlos, Antona, Francisco y Marco van pegadas en mi pupila.

8 comentarios:

Bel M. dijo...

¡Feliz aniversario!

SUSANA dijo...

Tremendas fotos y exposición!
La mirada Graciela...esa que nos permite conectarnos (o no) con el otro. La que no necesita presentación con los artistas. La que nos transmite el alma de -por ejemplo- "esa mujer" en la foto.

Precioso recuerdo Querida Amiga, Muchas Gracias!

Delicioso Fin de Semana para Vos!

dsdmona dijo...

Gracias por traernos unas imágenes tan bonitas y con tanto sentimiento.

D.

gonzalo dijo...

van los ojos de un borde a otro de las aguas.

Jose Ignacio Escribano dijo...

Graciela como siempre un saludo desde Madrid.

Eleonaí dijo...

Vemos y vemos. A veces, miramos. Otrs veces nos miran.

Carlos Manzano dijo...

Fue también para mí una experiencia inolvidable, querida Graciela. No pude esta físicamente, pero aun así siento como si mi presencia hubiera sido tan física y tan tangible como la de Juan y Rafa. Gracias por permitirnos llegar a tantos ojos, a tantas miradas, a tantas almas.
Un abrazo.
Carlos

Juan Bautista Morán dijo...

Querida Graciela:

Llego un poco tarde a tu entrada pero quiero que sepas que el sábado brindé por todo lo vivido que fue mucho, por tu gran hospitalidad y por todos y cada uno de los momentos que pasamos juntos. Como te he dicho no los podré olvidar.

Un abrazo muy fuerte