lunes, abril 26, 2010

El mundo invisible de René Magritte

Por lo general, algunos de los gustos de mis amigos se me quedan grabados. Uno de ellos tiene admiración por René Magritte. Su evocación hacia su obra me contagió a admirar más al artista. Cuando Bethania tuvo la oportunidad de ir a Bélgica, le dije que fuera en búsqueda de Magritte. Ella regresó y me contó de una manera tan simpática toda la aventura para llegar a su museo. Desde ahí aguardé el momento que llegaría para conocer su obra. Y llegó. Pero a mi país. Algo es algo.

Es una exposición que disfruté mucho. Creo que aún sigo impregnada de ese mundo invisible y surrealista, sintiéndome en un cuento del que no quiero salir. Fue emocionante ver su arte y, a la vez, poder leer su juego de palabras con las imágenes. De repente creía que estaba ahí, representada con una sombrilla y mi rostro cubierto con un ramo de violetas. O, querer tocar a ese caballero y quitarle la manzana para ver sus ojos. O también sentirme suspendida en el cielo. Observar sus objetos cotidianos: pipas, sombrillas, manzanas, nubes, árboles, sombreros, rocas. Entrar en su juego tridimensional. Y sobre todo, poder conocer más de cerca su vida personal y artística.

René Magritte logra emocionar. Lo que me dio tristeza es que las pinturas que acompañan a mi texto, entre otras, no vinieron. Son de mis favoritas. Tenía muchas ganas de verlas.

La exposición “El mundo invisible” se encuentra en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México. Es la primera vez que se exhibe en México y en América Latina. Aborda más de cuarenta años de su labor creadora y consta de 152 obras que incluyen pinturas, dibujos, litografías, fotografías y filmes. Permanecerá hasta el 11 de julio. Vale la pena visitarla.



12 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Graciela muchas gracias por la información sobre la exposición de Magritte. Son imágines muy sugerentes e inquietantes a la vez.

gonzalo dijo...

Magritte meparece un dentista pintando sus sueños desde su consulta.

Bel M. dijo...

Sabes que también a mí me fascina... y esos dos cuadros que nos traes, de esos tristes amantes...
Un abrazo, grande, querida.

Alejandra dijo...

Graciela querida, antes habia visto ese cuadro primero que pusiste de los amantes ocultos, pero ignoraba la artista, gracias por el dato. Habrá que conocer más su obra.
=) Besos

Raúl dijo...

Con Magrett se da uno de esos raros casos en los que se auna calidad y comcercialidad. A casi todo el mundo le gusta. a mi también.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Algo conocía de este artísta, pero ya no me he resistido a ver su obra total.
Gracias preciosa por compartir todas estas cosas de las que voy aprendiendo un poquito más.

Besicos muchos.

Elena dijo...

Magritte tiene un encanto especial que gusta a casi todos. Yo creo que es por su capacidad de sorprendernos y de hurgar en la imaginación hasta lograr imágenes muy sugestivas. Qué oportunidad poder contemplar esa exposición.

Un saludo

Estrógena dijo...

Magritte, un genio. genial el post, me gusta que puedas llegar a acercarnos a este tipo de obras. MUA

virgi dijo...

He visto muchas cosas de él (es fascinante, personal, único, inteligente, te hace mover las neuronas...), pero nunca una retrospectiva de esa amplitud. Así que comprendo tu alegría. Disfrútalo.
Un fuerte abrazo, querida Clarice/Gabriela.

MaLena Ezcurra dijo...

Si Magritte sueña, yo sueño con él.

Es maravilloso, sus pinturas son provocativas, intensas, uno de los mejores representantes de surralismo.


Un beso, bella.


M.

francisca dijo...

es hermosa la pintura de Magritte, Graciela, sin duda...aunque reconozco que la primera que pusiste, la de más arriba dejó me produce inquietud porque sin querer me lleva hacia alguien a quien no quisiera recordar...cosas de la pintura, no? (¿o serán cosas de la vida?)

un beso,

Eleonaí dijo...

Habrá que ver. Aún invisible.