sábado, septiembre 10, 2011

Las moscas

Imagen de: Gigglesugar
Para mucha gente, las moscas no son bienvenidas en ningún lado. Y menos, como anfitrionas en los comedores. La agilidad será un constante reto ante la habilidad de ellas. Se burlan en su vuelo, huyen y regresan para caer muertas ante la sonrisa de victoria de sus enemigos. Otras, permanecen.
Cada cultura la ha invocado a su manera. Son odiadas u honradas. La biblia las menciona. El cine y el arte también. Y las manos de los escritores las evocan. Además, son nombradas como referencia de comparación en la vida cotidiana. 
A mi no me gustan las moscas, sin embargo, puedo reconocerlas. Un día, al mirar los rostros de enfado, escribí lo siguiente:
I
Una amiga me dijo que ella no podría escribir nada agradable sobre las moscas. Yo pensé: una mosca quiere ser recordada como un poema de Antonio Machado.
II
Una mosca permaneció sobre el muro de un restaurante. Olió el desayuno de tres mujeres. No comió nada. Prefirió escuchar la conversación y sentirse la protagónica.
III
Desesperadas y ansiosas, las moscas no saben lo que es la quietud. Siempre habrá una que finja ser la mosca muerta. 
IV
No te quedes con la boca abierta. Una mosca puede saber tu secreto. 
V
El matamoscas servirá para matar mis letras mosqueadas.

13 comentarios:

Citla dijo...

Tocaste mi corazón... No sabia que Movie era jarocho, y que música amaba?

moderato_Dos_josef dijo...

Y sin embargo creo que tienen su lugar en el mundo. Veremos qué pasaría si desaparecieran?

Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Graciela, tampoco me gustan las moscas pero lo que has escrito sobre ellas, mehan hecho pensar y me ha gustado. Pero bueno, que me hagas pensar y que me guste lo que escribes ya sabes que no es nuevo.
Besicos muchos guapa.

virgi dijo...

La verdad es que la foto me da un cierto repelús.
Besitos tiernos para ti, Gabriela.

Marcela dijo...

Mirá la mosquita en su bicicleta!
Las moscas son eternamente poderosas. No importa cuanto luches contra ellas, siempre vuelven.
Beso.

Índigo dijo...

Son esas inevitables golosas que espantamos pero que siempre están a nuestro lado. Besines aladas pero no de mosca, de libélula. Índigo.

Paloma Zubieta López dijo...

Moscas, "tan pequeñitas y golosas, que evocan todas las cosas", ni modo, lo dijo mejor Machado. La fotografía es maravillosa compañía para estas líneas zumbantes, ¡bienvenidas!

Isabel Romana dijo...

Al iniciar la lectura de tu post, he recordado, enseguida, el poema de Machado: esas moscas cotidianas, que evocan todas las cosas. Para mí la mosca es, también, la imagen de la desesperación cuando sus patas quedan adheridas a la rica miel... Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

Cristina dijo...

"Matando una mosca herí una flor."

Kobayashi Issa


Todo tiene su porque... verdad?

Un beso!

Elèna Casero dijo...

A mí tampoco me gustan mucho las moscas. y si hablamos de las moscardas, esas me dan un asco tremendo. Creo que es de los pocos animales que me producen esa sensación.

Pero tú has hecho una reivindicación de ellas estupenda.

Un abrazo

(* dijo...

Me encantan estos pensamientos tuyos, Graciela, los que tratan de moscas y cualquier otro. Tienen una chispa que es tuya, una chispa que al leerlos nos hace saber que son tuyos y, por lo menos a mí, me hace imaginarte a oídos, ojos, boca, manos, pies y corazón bien abiertos, siempre atenta al mundo.
Un abrazo grande.

marichuy dijo...

Querida. sólo tú podías escribir algo hermoso sobre las moscas. Sólo tú.

Un beso

Rodolfo Naró dijo...

Me gusta la mosca protagonista y que cierre la boca porque la mosca conocerá mi secreto. Esa vuelta que le das a las palabras hacen que mis ojos cambien de vuelo su mirada.
Rodolfo Naró.