martes, febrero 14, 2012

Rostro

Imagen: Esao Andrews


Me miro en el espejo. Contemplo que en mis ojos escurren raíces. No sé si estén muertas o estén preparadas para dar vida. Alguien me dice que es la tinta derramada por guardar tantas imágenes. Yo respondo que ser ciega tiene su gracia. Vuelvo a contemplar mi rostro. El cabello es el de mi adolescencia, el color y el largo exacto. No tengo cejas, se las entregaron a un necesitado. Miro la boca. No, no es mía, esa boca tiene un eco de tristeza por leer mensajes agridulces. Mi nariz no reconoce los olores. El cuello es largo para que una mano suave lo acaricie. La cara es alargada, como un camino sin fin. La frente es ancha, para que puedan escribir un aviso ocasional o tres palabras que expresen amor.

10 comentarios:

Molcast dijo...

Aviso ocasional para tu frente: [Beso]

Índigo dijo...

Me duele tanto esta imagen de raíces y llanto. Antes estaba a un lado, pero ahora aquí, en un post, me duele aún más. Y no puedo evitarlo. No te leo. Sólo miro la imagen y me entra un temblor... pero no por eso dejo de enviarte un abrazo inmenso de ocres y lapislázulis desgarrados.

(* dijo...

Me duele este rostro, Graciela, me duele un poco y al mismo tiempo me emebellece. Dolor y belleza tantas veces de la mano, como en una balanza, haciendo (des)equilibrios.
Te abrazo fuerte, linda.

Abril Lech dijo...

Provoca la angustia de la despersonalización, son raices, grietas, lágrimas secas que dejaron surcos o huellas de antiguos maltratos??? Terrible imagen.

virgi dijo...

Esa imagen siempre me produce un escalofrío. Cosidos los ojos y sin cicatrices, sólo la amenaza de que también avanzará la aguja.
Clarice, un beso y un abrazo

Francisco Ortiz dijo...

Algo triste, pero me gusta mucho.

RosaMaría dijo...

La imagen es desgarradora, no tanto tu mensaje pues tiene atisbos de esperanzas y es de una gran belleza siempre dispuesta a dar y darse. Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Una narración impresionante. La imagen también lo es.
Besicos muchos.

maria candel dijo...

Impresionante la imagen, y hermosas las palabras que la acompañan.
Un abrazo, Graciela.

marichuy dijo...

Muy impresionante ese rostro, pero tu descripción, aunque dura, lo suaviza un poco. A mí el gesto de la boca me gusta, son unos labios tan expresivos.