sábado, agosto 30, 2014

Nueve años de vuelo

Imagen de Andre Kohn



Queda mucho por contar
Mas hay algo que será indispensable decir.
Clarice Lispector


Uno de mis mejores vuelos ha sido escribir. Porque escribir es volar. Y volar es una constante hasta encontrar el destino. Y el destino son esos ojos que se detienen en las líneas ajenas. Y las líneas ajenas se vuelven cercanas cuando se unen corazones. Y los corazones laten entre cada parpadeo. La hoja se detiene a tomar café, porque escribir también es leer.  Y con la lectura vuelvo a emprender el vuelo para seguir celebrando años hasta morir en el intento. Sí, uno de mis mejores vuelos ha sido escribir.

Muchas gracias por detenerse en mi alfabeto.


6 comentarios:

alba dijo...

felicidades, queridas. que sigan rodando todas tus bicicletas.

abrazo enorme

ANTIQVA dijo...

Escribir... Ser leido... Sentir... Vivir lo que otros soñaron...

Precioso, amiga

LA CASA ENCENDIDA dijo...

...y no dejes de hacerlo nunca, por favor!!!
Es un placer pasar por tus letras y recrearse en tus pensamiento.
Besicos muchos.

virgi dijo...

Pues si yo logro escribir algo, también será por lo que he leído, una fuente infinita de placer y aprendizaje.
Besos

Tesa Medina dijo...

Y qué suerte tenemos que algunos vuelen mientras escriben, para que otros no dejemos de volar siempre que los leemos.

Si podemos volar, ¿por qué nos vamos a conformar con arrastrarnos?

Un beso, Graciela.

Miguel Sanfeliu dijo...

Feliz aniversario, Clarice. Pasar por aquí siempre proporciona un placer reconfortante. Un cálido refugio del que uno sale un poco mejor persona. Me encanta el texto de esta entrada, porque escribir es volar, ya lo creo que sí. Un abrazo.