lunes, febrero 20, 2006

Dulce María Loynaz...

Me agrada tener nuevos amigos, sobre todo conocer aquellos en donde exista la empatía al primer saludo. Tengo varios amigos, algunos van a todas partes, sus letras pasean en mi bolsa y las presento ante aquellos que les interesa conocerlos. Me refiero a esos amigos que sus vestiduras son de diversos diseños llamados: Libros. Amigos transformados en letras y sus historias se quedan con uno para siempre. Sin egoísmo y sin celo, pocos amigos de mi entorno me han presentado a los suyos, lo que agradezco como también a ciertos columnistas.

Hace unos años, asistí con Sandra, a la Feria del Libro de la Universidad Veracruzana, ella me presentó a una señora encantadora, llamada Dulce María Loynaz. Al tenerla entre mis manos y empezar a sentir las suyas a través de las hojas me cautivó. Su vestimenta son poemas y recuerdo que la primera hoja salteada que leí fue: “No te nombro; pero estás en mí como la música en la garganta del ruiseñor aunque no esté cantando”. Y continué hojeando y mis ojos se quedaron en: “Estas son mis alegrías: las he contado, y creo que no falta ninguna. Llévalas todas a cantar en tus noches, o a perderse en tus mares, o a morir en tus labios. Estas son mis tristezas. Contarlas no he podido, pero sé que me siguen fielmente. Llévalas a todas a abonar tu tierra, a ser la levadura de tu pan, la leña de tu lumbre. Esta soy yo: fundida con mi sombra, entera y sin rezagos. Llévame a tu corazón, que peso poco y no tengo otra almohada ni otro sueño”. El libro que les presento se llama “Poesía Completa” de la Editorial Letras Cubanas (1993). Es una edición que reúne su obra poética publicada, incluyendo los textos no recogidos en libros y aparecidos en revistas literarias. Sus letras las defino en una agudeza fuerte y profundidad tierna que vacía su esencia en “una palabra, sólo una palabra: y de pronto la vida se me llenó de luz”.

¿Quién es Dulce María Loynaz? Es la más grande escritora cubana del Siglo XX, galardonada en 1987 con el Premio Nacional de Literatura de su país y en 1992 con el premio Miguel de Cervantes. Con varios libros publicados entre poemas, crónicas y novela, también publicó en revistas, periódicos y ofreció conferencias y recitales. Fue galardonada con muchos premios y homenajes a lo largo de su carrera literaria. Sus amigos eran Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Alejo Carpentier, Emilio Ballagas, Rafael Marquina, Carmen Conde, entre otros intelectuales y artistas. Viajó por muchas partes del mundo y cuando viajó a Sudamérica, en Montevideo, conoció a la poetisa Juana de Ibarbourou.

Nació en La Habana, Cuba el 10 de diciembre de 1902 y murió el 27 de abril de 1997 a los 94 años, en su antigua mansión de la barriada de El Vedado, rodeada de obras de arte, recuerdos de viajes y una decena de perros, gozando del reconocimiento dentro de las letras en lengua española.

A pesar de que ya no tenemos a Dulce María Loynaz, ella nos dejó su herencia literaria y se despidió escribiendo: “Dejo mi palabra en el aire, sin llaves y sin velos. Porque ella no es un arca de codicia, ni una mujer coqueta que trata de parecer más hermosa de lo que es. Yo dejo mi palabra en el aire, para que todos la vean, la palpen, la estrujen o la expriman. Nada hay en ella que no sea yo misma; pero en ceñirla como cilicio y no como manto pudiera estar toda mi ciencia”.

5 comentarios:

Voknahelio dijo...

si, son de los mejores amigos esos amigos.
estoy de acuerdo, a mi tambien me gusta la ganadora del nobel 1987,
y algun dia espero ser un escritor asi de reconocido, y un buen amigo de ud. tambien

saludos

Omar Piña dijo...

Ningún poeta deja de existir mientras unos labios dibujen en forma de palabras el caudal de emociones que se plasmó como pensamientos.

Sandra Soto dijo...

Ese día cuando caminabamos entre los pasillos de la Feria del Libro universitario y vimos el espacio dedicado a cuba: musica, artesania y libros y ahí estaba Dulce Maria Loinaz yo te dije mira ella me encanta tu me dijiste que no la conocias, me dió gusto poder aportante algo. Ahora cuando te leo y veo como creces en tus letras me da mucha emoción que retomes esos momentos y de ellos surga un bello escrito y un merecido tributo a esa "nuestra escritora".

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.