domingo, noviembre 05, 2006

Alberto Cortez


Observo sus ojos, su vestimenta negra, su cabello lacio, su nariz perfecta y su lento caminar. Alberto se dirige a mí y me pregunta: ¿Qué cosas tiene la vida, Clarice? ¿Qué cosas tiene la vida? No le doy respuesta y él sigue hablando: Cuanto más alto volamos, Clarice, nos duele más la caída. Aquella simple aventura echó raíces con el tiempo y mi corazón no rechaza nuestra pasión escondida. Soy el otoño y te bebo, Clarice.

Comparte sus añoranzas. Recuerda cuando informó a su padre que ya tenía sus alas preparadas y abandonaría el hogar. A su padre le pasó lo mismo a su edad y le aconsejó que caminara siempre adelante, marcando sus sendas, sembrando siempre el mejor trigo y sin confiar nunca en esas piedras que azotan.

Juntos recordamos a los amigos que se han ido y declaramos que cuando un amigo se va, queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo. Cuando un amigo se va, se queda un árbol caído que ya no vuelve a brotar porque el viento lo ha vencido.

Sentimos el optimismo y cantamos que siempre hay algo más que esperar de la vida, como dar rosas sin espinas, salvar a alguien del fracaso, que hay piedras que quitar para no contar las caídas y buscar nuevas aventuras. Más, siempre hay algo más.

Añoramos al Callejero, aquel libre como el viento, con el sol a cuestas, sin tener horarios ni obligación de rendirle cuentas al amanecer. Era nuestro perro y era la ternura, esa que perdemos cada día más. Lo amamos y lo compartíamos con todos.

La nostalgia nos embarga, me detengo a buscar mis anteojos, últimamente estoy distraída, ¿acaso será el reflejo de sus ojos o porque estoy envejeciendo? Todos mis esquemas se rompen sólo con mirarlo, es que es mi gran amor, mi aventurero amor. Es mucho más de lo que soy.

Nos confesamos que en un rincón de nuestra alma nos hemos sentido fracasados y nos duelen los te quiero que la pasión nos dio. No nos dejaremos nunca. Después de escucharlo, me atrevo a decirle con mis tenues lágrimas: Te sigo queriendo como el primer día, con esta alegría con que voy viviendo. Como el primer día de un sentir primero, como el alfarero de mi fantasía. Te sigo queriendo con la garantía de mis pobres sueños. Con este exceso de melancolía, como el primer día te sigo queriendo.

La noche xalapeña aplaudió emocionada a Alberto Cortez, un hombre entregado a su público y que canta con el corazón. Yo llevaba ese libro que escribió, “Equipaje”, para que me regalara su firma, pero algo pasó en mí, que acumulé tantas emociones escuchándolo y aplacando en silencio mi duelo que ya no sentí la necesidad de acercarme a él. Suficiente había sido tener su presencia por dos horas. Guardé esa noche caminando y deletreando sus canciones. Pensé que no deben dejar de doblar las campanas, aunque tenga que hacer más que hoy y que ayer a partir de mañana.




40 comentarios:

Rafael P.Q. dijo...

Pienso, Clarice, que tu podrias escribir algo a Alberto Cortez y que el lo recitara. Quedaria hermoso, soberbio.
Te beso, como dices tu, escritora talentosa, en un domingo agradable.

Isabel Romana dijo...

Alberto Cortez nos abre un mundo de añoranzas, o quizá podríamos decir que cava en él, que nos hunde en nuestro propio interior a cada canción. O quizá es que crecimos y aprendimos a amar el mundo con su voz. Comprendo tu emoción. Besos.

||| hamahiru ||| dijo...

Conozco la sensación de "amar" a un artista hasta el punto de sentirlo tan adentro que forme parte de tu vida.. Emocionantes sensaciones Clarice. Gracias. Un saludo.

Gatito viejo dijo...

Alberto Cortez es todo un poeta, igual que tú, Claricce, no me extraña que te atraiga tanto.
Precioso post.
Saludos

bohemiamar dijo...

Es maravilloso, como poeta, como cantante, alguien muy cercano a mí está profundamente enamorada desde hace años de él, dice que jamás conoció a un hombre ni tan siquiera parecido.

Un abrazo fuerte.

bohemiamar.

recomenzar dijo...

Muy bonito

Pamela Albarracín dijo...

"A partir de mañana empezaré a vivir la mitad de mi vida;
a partir de mañana empezaré a morir la mitad de mi muerte;
a partir de mañana empezaré a volver de mi viaje de ida;
a partir de mañana empezaré a medir cada golpe de suerte.

A partir de mañana empezaré a vivir una vida más sana,
es decir, que mañana empezaré a rodar por mejores caminos;
el tabaco mejor y también por qué no, las mejores manzanas,
la mejor diversión y en la mesa mejor, el mejor de los vinos.

Hasta el día de hoy, sólo fui lo que soy, "aprendiz de Quijote",
he podido luchar y hasta a veces ganar, sin perder el bigote.
Ahora debo pensar que no pueden dejar de sonar las campanas,
aunque tenga que hacer, más que hoy y que ayer...
a partir de mañana.


Ay Clarice!
a partir de mañana...

Ingrid dijo...

Tenía 8 años cuando escuché Callejero y siempre me produjo una sensación rara, por alguna extraña razón me atrajo ese tema desde muy chica y me alegra haber encontrado tu blog... Gracias por hacerme recordar... y gracias por compartir tus palabras...

gonzalo dijo...

su canto, se ha quedado en nuestra alma.

Gasper dijo...

A mí me pasa lo mismo con otros cantantes, pero la sensación es la misma...
La de llevar sus letras y canciones, mientras vamos viviendo, sonando de fondo.

Te mando un beso a partir de este momento

mi despertar dijo...

Disfruté mucho tu articulo

antona dijo...

Gran poeta
salu2

CHOCOLATITO dijo...

Excelentre post, tanto que me he quedado sin palabras.

Saludos

Máximo Ballester dijo...

Hola Clarice, Aqui te dejo pegado el comentario a proposito del post anterior que escribi en mi blog acerca de Movies. Despues paso por este que no lei todavia de Alberto Cortez.

Clarice Baricco: Decile a Movies que ya la tiene, y es preciosa. Se llama Reina y tiene casi 3 años.

Si queres ver su foto esta en un fotolog(te va a encantar) ademas hay ahi maravillas de cokers. Te dejo la direccion: http://ubbiar.fotolog.com/love_cockers/

Ella es la que tiene una media azul en la boca. La encontras visible en la columna de la izquierda en el archivo 09/08/06. Alli estuvo posteada por mas de una semana y le dejaron comentarios. Hasta prontito. Gracias.

Javier dijo...

Clarice, en tus palabras veo a una auténtica escritora. Me encanta lo que escribes, lo que dices y cómo lo dices.
Un abrazo,

Javier Mocarquer

Paula dijo...

Pero... qué belleza de texto, por dios¡¡

Yo te aplaudo emocionada a ti

un abrazo

Loredana dijo...

ME VAS A CREER QUE NUNCA LO HE ESCUCHADO.
ABSOLUTA IGNORANCIA DE SU EXISTENCIA.
OTRA TAREA A HACER ESTA SEMANA.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Excelente texto, Alberto es un poeta como pocos, y tiene la virtud de cantar con el corazón en la mano. Sus composiciones tienen la virtud de que una manera u otra te sentís identificado. Te dejo un beso enorme y gracias por tu visita.

Eleonaí dijo...

Hola Clarice:

Cuando supe que él estaría en Xalapa, estaba viajando. No se puede estar en todo lo que le gusta a uno.

Al viajar en auto, él me ha acompañado. Así viajamos tres en el auto, él en el canto, mi soledad al lado y yo al volante, a veces le acompaño, bueno yo no canto, sólo le acompaño...

La hormiguita dijo...

Es fabuloso.
Saludos

Laura Diaz dijo...

Me alegro que hayas disfrutado su recital (también estará por aquí en los próximos días).

Un abrazo

Pilar dijo...

El callejero es una canción que hasta la fecha y con mis 36 años aun me pone triste como cuando era niña. La calle no es lugar para humanos ni perros, no es lugar para vivir y menos para morir.
Gran cantante y poeta Alberto Cortez, hace años que no le vemos por aquí.
Cariños con vértigo incluido (hoy voy al médico). Hasta pronto amiga.-

dudadesnuda dijo...

"Bajo la lluvia tengo sed
de ir a buscarte más allá,
para que puedas conocer mi soledad
y sigo andando sin tener
ningún lugar donde dejar,
las hojas secas de la fe...
mi soledad."

Besos Cortacianos

MaleNa dijo...

Cortes es un poeta maravilloso lo se desde que naci.

A vos te descubro cotidianamente, dibujando belleza con tus letras.

A sus pies Sra. Escritora.



Mi alma siempre contigo.

Coral dijo...

Mi estimada Clarice,

Por lo que nos cuentas estuvo hermosa esa velada


Abrazos y besos

Francisco Ortiz dijo...

Tus palabras entremezcladas con las de Alberto Cortez, indisociables, alimento para el que siente hondo.

Máximo Ballester dijo...

QUE BUENO ES ESTO.

Bien contado y bien cantado. Tengo musica de el aunque hace bastante que no lo escucho. Ahora me dieron ganas de hacerlo. Seguro voy a empezar por el disco que le dedico a la poesia de Almafuerte.


Por otra parte me encanto el comentario que me dejo Movies, que perro mas encantador, Y vi los post donde esta el. Es toda una estrella.

Buenisimo.


Un fuerte abrazo, consuegra.

Bettina Perroni dijo...

Hay tanta maestría en sus palabras... un recital, un ramillete de buen gusto y de mucha verdad sobre la vida se manifiesta en sus letras... y en las tuyas mi querida Clarice... eres un ser auténticamente dotado de grandes virtudes... talentosa, única y bellamente diseñada para enseñarnos que existe arte y buen gusto en ti. Gracias por tu blog... cada vez me gusta más.
Abrazitos :))

Mariana dijo...

A el le debo mi nombre, momentos muy felices, preguntas existenciales y mucha inspiracion

Rosa Silverio dijo...

Clarice, me habría gustado estar en ese concierto. No he tenido la oportunidad de estar en un recit de él, pero imagino que fue una experiencia memorable.

Rubén dijo...

Me declaro totalmente ignorante de su música, pero me ha gustado lo que he leído sobre él y de él, a partir de tu post, así que ya estoy empezando a escucharlo.
Gracias por el descubrimiento...
Saludos!

David dijo...

Es sin duda un bonito homenaje a nuestro querido Cortez.

Héctor Jorquera dijo...

"en un rincón del alma" siempre lo llevo a Cortéz, porque crecí oyéndole y disfrutando su talento y el talento se aplaude fuerte y de pie. Abrazos desde el Sur

Enrique dijo...

Hola bella vengo a saludarte. ¿Cómo estás?.
Un abrazote.

anilibis dijo...

Cuando era pequeñita tenía un disco de esos de vinilo pequeños, de 45 rmp, de Alberto Cortez. Se lo había regalado mi padre a mi madre porque la canción "Las Palmeras" la bailaron cuando eran novios, o algo así.

Pues yo lo ponía cada 2-3 días y me sabía de memoria la canción, y también la de "El Vagabundo", que venía en la otra cara. A menudo lo cantaba en el colegio, en el recreo, y ya por entonces creo que empecé a hacerme con la etiqueta de "rarita".

Y ahora mismo lo escucho dentro de mi cabeza, como si fuera hace cinco minutos.

Heriberto dijo...

Ufff, Alberto Cortéz, lo fui a ver hace unos años al Gimnasio Nacional de San José (no le dije nada a la novia de entonces para no pagarle la entrada, ja,ja); además, uno de sus discos (el que trae "La parábola de uno mismo", una de las canciones más tristes jamás escritas) fue la Banda Sonora Oficial de una depresión, sólo salía de la cama para darle vuelta al casette. Desde entonces le tengo algo más que respeto al gran Córtez.
Un abrazo Clarice.

CEL dijo...

Gran poeta, sus interpretaciones se clavan en el alma, el sentimiento te emociona, el corazón se desgarra, oyendole cantar algunas composiciones suyas.

Me alegro que pasaras estos buenos momentos, dos horas en otro mundo amiga.

Un beso

CABINA AÉREA dijo...

Recibo las rosas diariamente,,,y tengo mi corazón terso y perfumado
Gracias Clarisse

pato dijo...

Ahhhhh , esto es poesía !!! Lindo , muy lindo !!!

Magallanes dijo...

Su disco con Facundo "lo cortes no quita lo cabral" buenisimo..
saludos