jueves, enero 18, 2007

Mirada invernal

No. No es mi perro. Pero cuánto daría por estar ahí, sintiendo el viento del mar invernal y contagiándome de esa quietud contemplativa ante la inmensidad.

47 comentarios:

Moxel dijo...

I would want to be there Me recordó a una canción que me gusta mucho, sólo que se llama Wish you were here (Desearía que estuvieses aquí)

Saludos

Noa- dijo...

Hasta los animales que tienen tanto sentimiento caen ante la fascinación del mar.

Saludos

antona dijo...

Mis felicitaciones a las dos
salu2

bohemiamar dijo...

Una foto con un animal y con el mar es siempre una bella foto.

Un abrazote.

bohemiamar.

ka dijo...

a mi tambien me gustaria ahora mismo, sip.
Transmite paz la imagen!!
besos

Irarrazabal dijo...

Como quisiera ser ese perro....

Solo pensamientos y caminatas, un poco de hambre y nada de preocupaciones sociales...

He vuelto amiga Clarice, aunque no me hayas extrañado, tu abrazo siempre estubo aquí.

Anónimo dijo...

El poder de ciertas imágenes está en, justamente, hacernos sentir lo que, en este caso, el perro mira y nosotros logramos ver (y vivir) por detrás de él.

Y si sigo mirando la imagen tendré que buscarme una campera...

Mar dijo...

Pués te invito a "mi" isla; Mallorca, en el Mediterráneo, rodeada de agua por todas partes. Un mar azul intenso... te gustaría estoy segura;)

Anónimo dijo...

El texto sobre tu pasión por los libros es conmovedor Clarice, gracias por darnos esas pequeñas sensaciones de gusto ajeno.
El mar? un encanto y más en invierno, tiene una nostalgia especial la bruma matinal en invierno, bien arropada con una manta de lana natural, y un buen libro(claro!!), es un panorama perfecto no? mmm me faltó agregar un café cargado y dulce, si, así está mejor... cariños amiga, nos asamos vivos en Chile.

almaenamorada dijo...

Increible que hasta el..logra admirarle...!
=)
Saluditos y besitos!

Ixchel dijo...

Mi querida Clarice no vas porque no quieres si la tienes cerca.

También me fui con la pinta de que era tu amigo inseparable.

Saludos nena.

Anónimo dijo...

Lindas las palabras y aquello que nos evocan.
Hermoso blog.

palabras con ningun sentido dijo...

Es que es tan bello el mar en invierno! En Argentina la playa más popular es Mar del Plata. En verano se llena de gente que te atropella y te pisa sin piedad, pero en otoño e invierno es maravilloso caminar por sus playas mientras el viento salado te castiga la cara.
Coincido con vos en la maravilla de esa paz.

Anónimo dijo...

que lindo bueno he saltado de otros blog asta aca , te dejio mi huella.
tmb me encanta el mar vivi casi toda mi infancia frente a el ....
saludos

soleil dijo...

El mar, casi lo huelo...
me quedo respirando y gustando, el sabor salado en mi boca.

Miguel Sanfeliu dijo...

A mí me gusta mucho mirar el mar en invierno. En verano, no soporto la playa. Pero el mar revuelto en esas tardes grises y frías siempre me hipnotizan.
Nostalgias...
Un abrazo.

DudaDesnuda dijo...

Buenísima la foto. Sí, somos muchos más que dos los que quisiéramos estar como vos contás.

Besos y mares.

MusaRella dijo...

Ese perro...también fui yo.

Muy Bonito tu blog, felicitaciones.

Anónimo dijo...

Mejo no se la muestro a Reina porque si no peligra el noviazgo con Movie.

Pero que buena foto. A mi me espera el mar dentro de poco tiempo. Solo que aqui es verano.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es el perro de los que amamos y respetamos a los perros, el mejor amigo del hombre:
Es protector
Antiestrés
Amigo y hermano
Compañero
Leal
Noble
Vigilante
Atento
y cuando venga la muerte
te acompañará en la tumba
y permanecerá vigilante a tu
lado, esperando a que salgas.
Abrazos!!!!!!

Pamela Albarracín dijo...

Gracias por dejar que mi fotografía te permita viajar hacia tus emociones mas profundas. Me haces muy feliz amiga del alma.
La ciudad del encuentro fue Viña del Mar, debajo del Muelle Vergara. Mágico encuentro de miradas, aromas y sentimientos. Tengo muchas fotos de ese perrito amigo. Nunca supe su nombre, él estaba solo, y se divertía a la orilla del mar intentando atrapar la sombra de las gaviotas reflejadas en la orilla. Así pasé mucho tiempo, compartiendo los sueños, abrazando los instintos...

Anónimo dijo...

Precioso blog.
La foto inspiradora.
El texto, sugerente.
Lo que me surje, salir al viento norte, al Finisterrae, a volar.

soleil argentina dijo...

mi querida gracias por tus palabras..sigo mirando tu mar pero siendo mujer...no perro.

≈Gr¥§εL≈ dijo...

Que rico...
Permiteme darte un poco de envidia, y decirte que llevo semana y media inmersa en esa fotografia.
un beso

Anónimo dijo...

esto sólo puede darse en los mares sureños... estoy segura!
un beso querida

Umma1 dijo...

Te acompaño. :)
Yo tuve mi refugio por años y años en un lugar así.
Una playa con acantilados, una ria finita como un dedo. Una ligera bahía donde el mar batía y el viento hacía las suyas.
Mi placer mayor era ir por las tardes a escuchar el mar y el graznido de las gaviotas.
Si algún día venís a Argentina, te llevo a conocerlo.

Un abrazo, querida Clarice.

rafael pq dijo...

El texto esta a la par que la imagen. Quizas porque pòr el ojo nos entran mas las cosas, llama la atencion el perro, pero como te digo, hacen muy buena pareja. Y las colaboraciones entre Pamela, la fotografa- a la cual mando un saludo- estan muy majas.
Dios mio, imagino un blog con vosotras dos. LO añadiria rapido.
Por lo demas, veo algunos posts sin comentar, a ver si este fin de semana me pongo las pilas.
Un besote, lectora fiel.
Muá¡

CRUSIER dijo...

Jacques Brel... apesar de ser uno de mis interpretes favoritos franceses... rar vez lo escucho... solo en momentos en los cuales me dedico abrir una botella de vino y solo disfrutar y recordar lo que fue francia en mi vida...

Anónimo dijo...

es justo lo que necesito!!

ya iré a mirar el mar...respirar y sentir son parte de lo mismo...
mi abrazo para ti...

Anónimo dijo...

el viento alborotando el alma

Anónimo dijo...

maww. me enternece.. buena imagen.. sabes lo que mas disfruto es levantarme temprano un dia... e irme a la playa en pantumflas a caminar por la arena, sentir la brisa en mi piel, sentarme y observar la inmensidad. :) entiendo por que el perro esta ahi:) es reconfortable... te hace sentir vivo.

un Saludo:)

-Gladys Ames-

Anónimo dijo...

Quietud piadosa ante la inmensidad, qué bella frase, qué bella foto. Sin palabras, quisiera devolverte con la belleza de tus palabras lo que me emocionó el post. Me gustó.

Chamila dijo...

Te acompaño a la distancia y viajo a ese paisaje de sueños...de silencio infinito.


Te quiero niña de palabras viajeras.


Cariños con sonrisa de primavera.

Anónimo dijo...

Que sensancion aquella, tiempo que no oscurece mi dia sintiendo la humedad de la espuma, sediento de luna, y de pulmones las estrellas..............La fotografia es diurna, pero mi recuerdo del mar (Ahora mas mediterraneo que nunca) me cuesta; un cerrar de ojos.......

Eleonaí dijo...

Hola Clarice:

Y ssí, HIzo un intenso frío en la costa veracruzana. Lo sé de cierto, estuve ahí esta semana.

Sogue la guía y veras, sentiras frío.

Anónimo dijo...

Yo vivo a la orilla del mar. Y aunque este Atlánticp europeo, y en mi caso gallego, a veces sea cruel con quienes lo pisan o lo navegan, no deja de proporcionarnos una hermosa belleza como la de las olas que rompen contra las rocas ahora, a las 10,00 de la mañana, con un solecito invernal y que alcanzo a ver desde mi ventana.

Anónimo dijo...

Inspirador...emotivo,evocador...la conexión entre lo que veo,lo que leo...y lo que siento, es instantánea...très jolie

Anónimo dijo...

Qué buena es la playa, y contemplar el mar... pero en invierno
saludos

CEL dijo...

Justo ayer estube como el perro no tan cerca del agua pero contemplando el horizonte, tampoco senti el frio de invierno, a pesar de estar en dicha estación ya que la temperatura era de 20º un mar azul se fundia con el cielo y su oleaje era tan pácifico que apenas habia, su aspecto era de un lago sin final.

Un fuerte abrazo.

Rosa Silverio dijo...

Hermosa imagen y muy sugerentes tus palabras.

A mí también me gustaría estar ahí.

gonzalo dijo...

Creo quer también estás allí, con tu alma de hada, con tu música de estrellas.

Anónimo dijo...

Me hiciste recordar a mi perro Zippo en la isla de la Margarita. El tambien miraba el mar y yo extranho tanto a mi amigo silencioso y elocuente que nunca he podido tener otro perro. Un abrazo.

Paula dijo...

Ufff, yo también daría algo por estar ahí ahora...

un abrazo

Alguien dijo...

Somos 2

Cris Moreno dijo...

A natureza é contemplada por todos os habitantes deste planeta. Linda fotografia.
Beijos, Cris Moreno

Goathemala dijo...

Tienen mérito la foto porque no es habitual que ante el mar y el caracoleo de las olas, los perros se pongan tan contemplativos como nuestro amigo de la imagen.

Diana L. Caffaratti dijo...

La geografía que me rodea, me comparte lagunas, bañados y ríos caudalosos; Montes, espesura, mucho verde... Es cotidiano y cada vez me sorprende como si fuera diferente.
Pero el mar, tal vez por exótico en mi realidad, es algo que deseo inmensamente. Y así: Gozarlo como el perro de la fotografía...