domingo, marzo 04, 2007

Arcos de Belem

Has cumplido 50 años –el primer día de marzo- y celebramos tu nacimiento con mucha emoción. Los recuerdos siguen vigentes en tu familia y amigos de cómo llegaste a estas tierras. Era necesaria tu presencia y tu creador, Antonio Morales Baizabal, decidió emprender una aventura contigo. Al principio te llamó Coronita, más adelante Alameda, hasta que llegó el momento de definir tu nombre para siempre: Arcos de Belem. En honor a la gran avenida de la ciudad de México. Tu padre te ha heredado en los brazos de quienes te han cuidado hasta la fecha: Jesús Morales Domínguez y María Lilia González Guevara.

Te has sostenido en pie, con tu vestimenta sencilla pero llena de calor, porque esto es lo que se han propuesto en tu familia, que todos los que te visitemos, nos sintamos en nuestra propia casa. El secreto también radica que tus orígenes están impregnados de una enorme fe, por eso, te podemos visitar de lunes a sábado, durante todo el día para que los domingos descanses en ese Dios en el cual te ha bendecido grandemente. Tú has dado el pan a cada ser necesitado, y procuras siempre tener una sonrisa al frente. Sé que has pasado muchas pruebas difíciles, dolorosas, sin embargo, sigues adelante con el propósito de continuar con la preferencia de todas las personas que lleguen a ti, dar lo mejor para que tus visitantes se sientan felices.

Nadie puede olvidar tus sabores tan característicos que has llevado por cincuenta años, entre tus especialidades está el exquisito Mole y que lo puedes servir en diversos platillos como: enmoladas, pollo, chilaquiles, zopilotes, huevos rancheros, garnachas, gorditas, siendo una delicia. En tu carta también están los chiles en vinagre, la barbacoa de ternera, la milanesa, los chiles rellenos, las enchiladas verdes, los antojitos como las tostadas de pollo, las tortillas sabrosas recién hechas a mano, los postres como el amantecado tradicional de vainilla y limón, el flan napolitano, las aguas naturales con las frutas de temporada, el café cosechado por tierras coatepecanas, y varias recetas familiares, llevando la auténtica comida mexicana.

Qué mejor lugar en donde estás, para que nadie pase sin verte y sin tocarte. Difícilmente eres olvidada en tus aromas, sabores, colores y sonidos. Tus paredes hablan con el arte acerca de tu ciudad. Contigo han estado muchas personas del ámbito político, cultural, artístico, extranjeros y muchas más. Cuántas celebraciones te ha tocado atestiguar, cuántas charlas familiares, cuántos encuentros, cuántos besos, cuántos acuerdos, cuántas lecturas, cuántos silencios. Estás ubicada en el corazón de un pueblo mágico con todos sus hermosos alrededores llamado Coatepec, Veracruz.

Eres un testimonio vivo por el amor que te ha entregado tu familia, congratulaciones por lo que has logrado y aportado durante todos estos años, deseando que sigas viviendo a lado de muchas generaciones.

44 comentarios:

Al dijo...

Una bonta historia que se repete en muchas ciudades. Yo tambien fui a cafés que cambiaron de nombre pero mantuvieron el espiritu. Que fueron la sede de muchas generaciones que lo utilizaron como lugar de encuentro y de conversacion. Mi propio padre tuvo uno durante cerca de cuarenta años, pero que en la década de los 70 se cerró por derribo de la casa y porque ninguno de los hijos quisimos seguir la profesion

India Ning dijo...

No podré evitar anotarlo en mi cuaderno de viajes para cuando lleue la ocasión de visitar tu país.
Lo has descrito tan tiernamente que me ha parecido oler sus puertas.
Un saludo!

Gasper dijo...

(lindo regalito de cumple te han dejado acá con todas estas palabras, no?)

Feliz cincuentenario y prometo alguna vez visitarte antes de que llegues al centenario.

Besos para vos Clarice, y tirones de orejas para los Arcos

lady read dijo...

Cuantos lugares nos acompañan a lo largo de nuestras vidas, un dia de golpe lo decubrimos, nos emocionamos.

Un beso.

Lady Read

Noa- dijo...

Sin duda si alguna vez disfruto de la posibilidad de visitar tu tierra no olvidaré hacer una visita a los "arcos de belem".

Un abrazo

Antona dijo...

Me invitaras a un trago?.Cuando vaya a tu pais?
bss

solo sur dijo...

Que manera mas bella de relatarlo, te felicito. Cada lugar tiene su magia para alguien. saludos Beatriz

Ixchel dijo...

Está es de prueba en breve te leo ;)

Papelucho dijo...

montevideo es como valparaiso, pero mas limpio.

Darilea dijo...

Hay rincones que quedan impregnados en el recuerdo como si fuesen grabados a fuego
Besitos.

Muxica dijo...

Yo tambien apunto por si me puedo pasar.
Precioso escrito.
Un abrazo.

gonzalo dijo...

pienso en la comida mexicana y me lleno de hambre en esta noche de tanta alegría.

besos para tí, por deslumbrante.

Purificación Ávila. dijo...

Ay, Graciela... al leer tan emotivo homenaje a este lugar entrañable he recordado nuestro Café Boulevard, cien años funcionando y se cerró hace poco. Al igual que tú, también yo hablé de su historia y mis recuerdos en mi blog de Vivir por y para escribir.

Me quedo con los hermosos nombres mexicanos de las comidas, con el olor al café y los aromas de tantas recetas sabrosas.
Graciela, siempre deseé probar comida mexicana. Esta noche, al leerte, me han entrado unas ganas terribles ¡y es de madrugada!

Besos, felicidades a vuestro Arcos de Belem y que cumpla muchos más.
Puri.

Joel Langarika dijo...

Que belleza he encontrado hoy, un relato vìvido, de un lugar con tanta tradiciòn. Lo dicho, las palabras son tus ojos y mis ojos te siguen en esas palabras. Con todo mi cariño. Joel, desde mis profundos mares.

María Inés dijo...

Clarice:
Tu casa es una casa conocida, sucede que las recuerdo por el nombre que le han dado a sus casas más que por los nombres de sus perfiles.
¡Que hermosa crónica has escrito!
Original, sentida, pética y muy bien escrita!
¡Cuánta gente poeta que hay en estos blogs, es increíble!
Un besote

Laura Diaz dijo...

Ya tomaremos allí, por lo menos, un cafecito. Es una promesa

Un abrazo

Las3Musas dijo...

Los lugares que escuchan cosas, que guardan secretos en sus mesas escritas...

Besos!
Musa Rella

Bohemia dijo...

bella historia y más lindo homenaje!!!

BSS

Literófilo dijo...

UN SEÑOR HOMENAJE Y POR LO QUE VEO SE LO MERECE POR CIERTO YA ESTÁ EL CAPITULO 5 DE LA BLOGNOVELA, ABRAZOS.

Nina de Papuza dijo...

Los antojaditos (genial el nombre) y esas aguas naturales con frutas de temporadas... me encantaría conocerlo, pero como no me queda cerca, por el momento, se lo diré a una amiga que viaja pronto para conocer tu mundo rico en tantas y tantas cosas.

Pamela Albarracín dijo...

ya estaremos juntas en arcos de belem, celebrando y riendo como las locas que somos :)
y bueno yo con mi clic clic clic sin fin jaja

Heriberto dijo...

Ay qué cruel Clarice. Me das antojos con tus descripciones. Espero que algún día podamos comer y conversar en ese bello lugar que describís. Un saludote.

CEL dijo...

Un relato y sentido homenaje, sin duda al lugar que te gusta frecuentar, me diste ganas de viajar y tomar todas esas cosas tan ricas que mencionas.
Anotare por si acaso algún día me acerco por esas maravillosas tierras.

Un abrazo.

María Inés dijo...

Belmar me ha invitado a un meme freak.
A su vez te invito a tí.
El juego consiste en resaltar 6 aspectos tuyos que tengan que ver con rarezas o excentricidades.

Aquí van las mías
Gracias por invitarme:
Aquí va mi meme freak:

1.- Cuando algo me gusta lo convierto en una manía.-

2.- Amo las letras, pero trato de aprender cada día más sobre números.-

3.- Cuando leo un libro tardo muchísimo tiempo en terminarlo porque investigo cada referencia.-

4
- Me levanto muy, muy temprano y despierto al resto (leáse Marcela).-

5.- Soy extremadamente ordenada y me molesta muchísimo el desorden.

6.- No me gusta prestar mis cosas, soy posesiva a un punto que prefiero regalarlas antes que prestarlas.

Muxica dijo...

me pase a leerte, regreso luego a ver si encuentro mas.
un beso

Malasombra dijo...

Gracias por llevarme a ese lugar. Termino con un Tequila. Salud!

Miguel Sanfeliu dijo...

Sí, me entró hambre.
Queda apuntado este sitio. Entrañable lugar para una celebración.
Un abrazo

Marquinho dijo...

Feliz cincuentenario de ese lugar, donde quedaron atrapados los recuerdos de innumerables personas. Un abrazo.

Bettina Perroni dijo...

Disculpa mi ausencia, he andado desconectada...

50 años... 50 años, medio siglo regalando sabores, olores, despertando recuerdos, generando encuentros... wow...

Que más puedo decir, nada llega con las ganas tan intensas con que lo cuentas.

Un beso linda.

Pamela dijo...

Ya está anotado para cuando tenga la suerte de conocer el DF. Qué lindos recuerdos tienes!! gracias gracias

Azul caleidoscopio dijo...

Hablarle a un espacio como si fuera una persona es bello y adecuado porque algunos lugares tienen vida propia, con memoria, personalidad, rostros, humores, dones y defectos. Ahora se donde nos encontraremos cuanda vaya a Veracruz. Hermoso homenaje a un lugar que tambien dice mucho de ti. Un abrazo, Clarice.

azzura dijo...

Que no daría yo por conocer un sitio así.. los Arcos de Belem;) queda grabado en mí, te lo aseguro

Un gran abrazo Clarice

Margarida V dijo...

querida clarice te deje un meme que pienso te gustara, especialito para ti en mi blog.
espero lo respondas. besitos

Pamela Albarracín dijo...

donde estás?
ya me tienes preocupada

:(

Lady Zurikat dijo...

Que tarea he dejado??? con lo que me costo abrir esta ventanita! Encima soy media bestia para poner los links, me cuesta un monton, cada tanto junto unos cuantos y los copio de un tiron, sino creo me suicido.
¿Por el onomatico, decias? Ah, un buen mail con una cancion como la de esta pagina e in pace morire.

Antona dijo...

Siempre lo negare..
besitos amiga

María Inés dijo...

Clarice:
Te confieso que amo tanto a los animales. Tengo cuatro perros y también hablo con ellos.
Son una compañía perfecta y maravillosa y espero, digo, que ellos piensen lo mismo de mi.
Jajaja!
Un beso muy grande

Mary Rogers dijo...

Emotiva descripción que nos da luces a quienes no conocemos el lugar.
Saludos

DE-PROPOSITO dijo...

Uma visita.
E o desejo de muitas felicidades.
Fica bem.
Manuel

Loredana dijo...

50 years.

Ana R dijo...

Los años vuelven entrañables , los locales , el contenido personalidad propia ..hasta que llegan a ser emblemáticos...
Hermoso, muy hermoso el recorrido de esa pequeña gran historia , por la que nos has guiado.

Un abrazo

Lady REad dijo...

Hola Claricce, me encantaria probar la carta, ¡que bueno!.

Un beso.

Lady Read

Purificación Ávila. dijo...

Graciela:
Gracias, amiga. Definitivamente, te siento mi amiga.
Ayer te llevé en el pensamiento y estuviste en mi celebración. Me brindaste un emotivo y lindo día, mexicana amiga. Pasé a decirte esto, aunque luego lo leas en mis blogs.

Un millón de besos. Eres un cielo.
Puri

Rosa Silverio dijo...

Graciela, bonito texto. Dan ganas de viajar hacia allá e invitarte a tomar un café en ese lugar.

¡Ojalá eso ocurra algún día!

Un abrazote,

Ro