miércoles, mayo 30, 2007

Intolerancias cinéfilas


Soy una empleada de una empresa cinéfila. Tengo poco tiempo de haber ingresado a trabajar. Mi labor es cuidar de que el público asistente mantenga el orden dentro de la sala y sobre todo a la hora de la proyección de la película. Es una nueva área laboral, pero cuento que a mí se me ocurrió proponerla a la hora de la búsqueda de trabajo. Tenía muchos meses desempleada, y para mitigar mi depresión me refugiaba en el cine. Siempre hay un alma caritativa que me obsequia algún boleto de entrada, por lo general son boletos ganados o regalados por los programas radiofónicos o por amistades que no les agrada mucho ir al cine porque prefieren estar cómodamente en sus casas viendo la película. A mí me parece esto increíble: la mayoría prefiere el DVD a asistir a ver la pantalla grande. Claro, debo de comprender que la situación económica no está para frecuentar el cine a menudo, que sale más barato alquilar la película y verla entre la familia o comprarlas también a buen precio. Y aunque tenga muchas ventajas estar en casa, nunca va a ser la misma experiencia de sentir y vivir el ambiente de una sala cinematográfica, que al respecto se han creado varias historias, como las recientes evocaciones que compartieron los directores que estuvieron en el festival de Cannes en una película llamada Chacun son cinéma.

La cuestión es que mi vida es el cine, entre otros vicios, pero reconozco que cada día me he vuelto más intolerante cuando estoy cerca de un público que, observo, no respeta ni ama el cine como éste lo merece. Porque asistir al cine como a una obra teatral o a un concierto musical, se requiere de toda la atención. Tantos meses de preparación, tantos gastos, tanto tiempo invertido y, seguramente como todo, tantas dificultades para que los productores o directores cumplan su objetivo de realizar un buen trabajo, para que resulte que mucho del público no valore y tome el cine como algo más.

Por eso propuse esta idea y trabajarla por puro placer. De paso, soy una espectadora más y disfruto de las películas trabajando. A gusto, como debería ser cualquier trabajo. No quiero vivir otra experiencia desagradable de ver aquella escena de Cinema Paradiso donde Toto contempla como destruyen su cine tan amado. También la viví en mi pueblo.

Compartiré lo que le dije al dueño de la empresa: le comenté que elegía la primera función, así fuera la matinée, porque reconocía ser un poco intolerante ante lo que vivía cuando iba al cine ¿Que cuáles son mis intolerancias cinéfilas? 1) No soporto ver que las personas llegan tarde, cuando ya empezó la película. 2) Que se pongan a platicar durante la proyección. 3) Que se rían cuando según yo ni lo amerita el caso. 4) Que suenen sus celulares. 5) Que lleven niños tan pequeños que se la pasan llorando. 6) Las parejitas noviando no prestan atención. 7) Que se salgan a media película para ir a comprar y después lleguen preguntando qué está sucediendo. 8) El soportar el ruido de lo que consumen 9) El típico que ya vio la película y le gustó tanto que la vuelve a ver y se la empieza a contar a su compañero 10) Que termina la película y no es posible que no tengan el respeto para quedarse a ver los créditos. ¿Acaso no comprenden que ahí están todos los que se esforzaron?

El jefe me escuchó con un rostro divertido y quizá las más divertida fui yo porque obtuve el empleo.

37 comentarios:

Antona dijo...

El cine y ya no digamos el teatro,se esta convirtiendo, en un articulo de lujo,por los elevados precios de las entradas.
bss amiga

Merba dijo...

Esa actitud de respeto hacia el trabajo de otros sólo lo sienten las personas que consideran el cine un arte. Todos los demás, todos los que tú bien describes en esas molestas actitudes sólo van al cine para pasar el rato. Afortunadamente en el teatro y en la oprea, por ejemplo, sales en el intermedio, estiras las piernas, comentas la obra,tomas un refrigerio... pero al final vuelves a la sala para atentamente acabar de ver el espectáculo.
Mucho me temo que si en los cines obligaran a seguir este mismo protocolo, serían muchas las personas que dejarían de ir al cine y la verdad no creo que este el horno para bollos...

Laly dijo...

Interesante planteo ,querida Clarice...

Te dejo un beso

Tesa dijo...

Qué envidia, yo quiero un trabajo así.
Adoro el cine, y suscribo punto por punto lo que te gusta y lo que te disgusta. No soy capaz de encontrar esa magia en el DVD, en casa, sólo lo hago cuando no tengo otra forma de ver una película que ya desapareció de las salas y para volver a ver las que me gustaron tanto que no puedo resistirme a coleccionarlas.
Cuando se apagan las luces, yo dejo de estar en la sala. Soy parte de lo que está ocurriendo en la pantalla.
Cuando era pequeña y lloraba desconsolada por una historia muy triste, hicieron un descanso, la media parte, que se hacía entonces. Alguien me dijo: “No llores, nena, todo es mentira, es sólo una película”. Odié aquella bienintencionada mujer por sacarme sin que hubiese acabado la sesión de mi mundo de magia.
Me ha encantado este post con el que me siento tan identificada.
Besos.

crisblog dijo...

Gosto muito do seu blog. Venho aqui todos os dias.
Estou em Belém, do Pará, Brasil - Amazônia.
Linkei você, se puder, faça-me uma visita.
Beijos.

Você entende meu português?
Eu entendo você!

Muxica dijo...

No voy al cine. Lo veo en casa. Cuando chupan la paja de la coca cola, cuando mastican palomitas o ríen con carcajadas molestas. Los pies del de atrás que se clavan en mi espalda.
Eh visto como derivaron el mejor cine teatro de mi ciudad, donde ahora hay un feo edificio con ventanas de aluminio imitando madera, justo pegado a un monumento de más de dos mil años, como es la muralla romana.
Me encanta el cine, veo mucho, pero muy agustito en mi casa.
Felicidades por estar feliz en tu trabajo. Un beso

La Leyenda dijo...

En definitiva tienes mucha razón. Nada como ver una buena pelicula en la sala de un cine. El desconocimiento de lo que hay detras de todo ese mundo talvez hace que no se valore como debería. Pero tambien hay que decir que es un "lujo" ir al cine con los precios actuales.
Yo he participado en la construcción de algunos cinemas en mi ciudad y es una experiencia unica.

solo sur dijo...

coincidimos plenamente, te invito a ver mi post del 23 de mayo, muy de acuerdo con el tuyo. cariños Beatriz

Chamila dijo...

Vuelo y me llevo un pedacito de México...

Alfredo Godínez Pérez dijo...

Rregresado de nuevo a la actividad normal. Espero en estos días mandare mi colaboración he ando perdido en el mundo real, ja, entre que ascedió mi equipo de fútbol y otros asuntos de cort acádemicos y hasta amorosos..pues este mundo el literario, se perdió.
Un abrazo.
Con cariño.
Fredo.

Itzhelle dijo...

Que bueno que tomes así el trabajo.. para empezar que tengas trabajo.. yo no tengo :(... que bueno sobre todo que tengas un trabajo donde te gusta lo que haces.. en fin que bueno y no podia dejar de comentar... la verdad es que a mi también me encanta en cine, a veces te lo confieso me aburre pero jamás lo cambiaria... sobre cinema paradiso... ay.. está entre mis pelis favoritas...

Gracias por contarnos esta parte de ti, yo vine de entrometida pero me gustó Saludos.

rafael pq dijo...

Me gustó el post, lo he sentido cercano. Creo que mas que intolerante, eres fundamentalista...¡je¡Yo tambien, eh?
Como a ti, me enerva sobre todo el que, como tu dices, le cuenta la pelicula que ya ha visto al que esta al lado; o el que comenta todas las secuencias; o los graciosos que en medio de la pelicula se ponen a decir alguna chorrada; o quienes, en el momento culminante, en el climax, estropean tal momento con algun comentario banal.
Aunque confesare algo avergonzado que me compro las palomitas, pero las acabo al poco de empezar la pelicula.Y tampoco me quedo a ver los créditos, algunas veces porque no me ha terminado de gustar la pelicula y otras, porque no me diga el acomodador que soy un pesado y que no me voy.
Por supuesto, no es lo mismo, ni mucho menos, ver las pelis en el cine que en casa, es como la noche y el dia.
Tambien me gustaria añadir que hoy dia, el ser creador, es lo mas bajo que hay. Esto lo advierto cuando veo las pelis extendidas sobre una manta en el suelo de la calle, a un precio de risa.
Y gracias por esa imagen.
Un beso. No como el de Glenn Ford a Rita Hayworth, algo mas normal.

Pilar dijo...

Genial amiga, como siempre estos relatos lindos son tuyos.

He vuelto!, abrazos...

silvia piranesi dijo...

jaja, me identifico con tus intolerancias!

Arcángel Mirón dijo...

Sos mi compañera ideal para ir al cine.
Por Dios, ¿a quién se le ocurre llevar a un niño de dos años a ver la segunda parte de El señor de los anillos, que dura catorce mil horas? ¿A quién se le ocurrió que en el cine se deba comer algo tan ruidoso como el pochoclo?

Y no soporto que, habiendo filas y filas vacías, siempre haya alguien que elige el asiento al lado mío. Me siento invadida (esto ya es paranoia, pero bueno).

Felicitaciones por tu trabajo. Yo también empecé a trabajar hace poco, luego de muchos meses de desempleo.

Ixchel dijo...

Muy buenas Clarice y si me permites reproducirlas (claro citando la fuente) estoy totalmente de acuerdo con ellas y hasta le puedo sumar más.

Un saludo preciosa, espero por ello.

Petrusdom dijo...

Paso a leerte y verte empantallada.
Saludos

Eleonai dijo...

Hola Clarice:

Ya viene a actulizarme.

No se me dá la cinefilia. He tratado, me compré el libro de García Riera: El cine es mejor que la vida, hace varos años, y ni así. Intentaré.

Las3Musas dijo...

Cinema Paradiso... después de esa película sobre el cine (una puesta en abismo, como espejos enfrentados, no?)hay poco que se pueda decir.
También comparto las intolerancias cinéfilas y trato de ejercitar la paciencia (a veces sin éxito)
Por qué será que todos encajamos en algún tipo de espectador de cine?

Muchos besos
Musa Rella

Pamela Albarracín dijo...

me gustó muchísimo este relato, sentí que viajaba y conversaba horas con esa mujer defensora del cine.
felicitaciones amiga

Isabel Romana dijo...

Una forma encantadora de resaltar los defectos que podemos encontrar en nuestros compañeros de butaca en el cine. Besos, querida amiga.

citadinokane dijo...

Terás muito trabajo com pessoas que não sabem admirar a película.
Abrazos,
Pedro

palabras con ningun sentido dijo...

Clarice, la verdad es que la intolerancia que más me ha agradado es la que se refiere a aquellas personas que se ríen cuando a vos algo no te hace gracia :)
Encantador.
Te dejo mi cariño

Elú dijo...

Estás ahí, está siempre viva la posibilidad de ser creadores del espacio mágico donde converja la mismidad.

Besos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Nada puede compararse a la experiencia de una sala de cine. Me gusta sentarme cerca de la pantalla. Fila 7 más o menos, en una sala de más de quince filas. Me da rabia que las salas grandes desaparezcan y en su lugar creen varias chiquititas. Me gusta la pantalla grande, la oscuridad que oculta la realidad para que las imagenes la puedan sustituir. Me gusta leerte. Me gusta que tengas un trabajo con el que puedas disfrutar.
Un abrazo.

Pamela dijo...

Genial! muy de acuerdo!!. Gracias por visitarme, creo que ya te estoy convenciendo de visitar el sur del mundo....

Jugada dijo...

El cine es el espejo de muchas almas cada historia es ver parte te ti o de otros en chile sabemos muy poco de dierctores jefes de fotografia y lo más triste que ellos son muy buenos....chauuu

Azul caleidoscopio dijo...

No te ha pasado que en la mejor parte de la pelicula, el grandulon de atras empieza a mover la pierna como expresion de sus nervios y mueve tambien tu silla. Como me molesta eso! Pero aun asi sigo prefiriendo ir al cine que el DVD, donde es mas facil la concentracion y el silencio ante ese indispensable arte. Puedo ser tu asistente? Besos.

Sandra Becerril dijo...

Ah te apoyo 100% no hay nada más desagradable que la gente así y nada más agradable que una tarde de buen cine

besos y feliz semana

MaleNa dijo...

Tus letras siempre rozan mi alma, una extraña inquietud me envolvio, al no saberte.
Que decir del cine, sin el mi vida seria otra, recuerdo las imagenes de Cinema Paraiso y siempre danzo.
Te quiero artista del alma mia, adoro tu intensidad.

Sigo en tu blog, quiero rescatar lo que me he perdido, por no venir a abrazarte.
Te llevo siempre, compañera del alma.


Pd. Extraño nuestra charlas :)

Bohemia dijo...

mientras te leía sonaba en mi cabeza la banda sonora de cinema paradiso...

Besos y fotogramas para ti...

Bettina Perroni dijo...

Clarice... ayer fuí al cine...
Por cuestion de tiempo tenía meses que no asistía.

Llegué, elegí mi butaca y comenzó la función... a los 10 minutos me interrumpió una pareja que llegó tarde, el niño de atrás no dejó nunca de patear mi butaca, la señorita de un lado llamó con sus cuates como 3 veces... ahhh!, también el chico detrás... al frente a la derecha, otra parejita.... MUAKS!, MUAKS! sonaba... fue tanto... que me cansé... al final quise ver los créditos... y derrepente pum! los quitaron...

Por eso es que prefiero ver tranquilamente la película en casa, ´porque nada de eso sucede... triste, pero no hay cultura ni respeto ;(

Heriberto dijo...

Clarice: lo bueno de tener una pasion como el cine es que es legal, no engorda y es atrapante. Un abrazote

Ps. Te recomiendo el blog de un gran cinefilo como BUDOKAN, luego te paso la direccion que es de blogspot

Chamila dijo...

Que bello poeta tienen en tus tierras...Jaime Sabines me gusssta.

Pronto se estrenarán un par de películas que creo podrían viajar a México "Tendida mirando las estrellas" del director chileno Andrés Racz, "Recta Provincia" de Raúl Ruiz, en las dos películas trabajé. En Tendida interpreto a "La China" una prostituta, delincuenta que está presa. Y en la de Ruiz interpreto a "La Viuda" que enamora a los hombres del pueblo, los embruja y los cocina para luego comerlos en ceremonias con sus amigos del pueblo, brujos y personajes extraños.

Espero que lleguen por allá, si no te las envío cuando se estrenen aquí.

Cariños y flores de otoño.

Isa dijo...

Muy buena propuesta, ya lo creo y si encima consigues un empleo mejor que mejor.
Saludos y gracias por la sonrisa.

josé romero dijo...

Comparto absolutamente todas tus intolerancias!!!!!!

Rosa Silverio dijo...

Me ha encantado esta entrada, la historia que nos cuentas y como todos la hemos hecho cierta.

Me has hecho sonreír y ya veo que eres buena acompañante en el cine porque yo tampoco soporto muchas de las cosas que citas.

:)