domingo, julio 15, 2007

Lejos de Veracruz

“No todo el mundo sabe que a Veracruz y a sus playas lejanas no pienso en la vida nunca volver. Fui feliz allí, el mes pasado, en noche de luna llena, en Los Portales, ni antes ni después de esa noche, en el último mes de julio de mi juventud. Pero no pienso en la vida nunca volver, pues sé muy bien que la nostalgia de un lugar sólo enriquece mientras se conserva como nostalgia, pero su recuperación significa la muerte”. Así empieza el primer párrafo del libro Lejos de Veracruz del escritor español Enrique Vila-Matas. Cuando leí esto me impacté ya que yo soy nacida del puerto y la mitad de mi vida me la pasé respirando su mar. Leí el párrafo varias veces antes de continuar con el libro. Sonreí, porque a veces exclamo que mi Veracruz es el pasado pero tampoco me atrevo a decir que no volveré. Ahí dejé guardado en un caracol esos años que no volverán y que se recuerdan a través de las letras que uno va dejando en las esquinas.

Lejos de Veracruz aún no lo había leído cuando conocí a Vila-Matas. El año pasado estuvo en Xalapa, acompañando al homenajeado Sergio Pitol, celebrado en la Feria Internacional del Libro por la Universidad Veracruzana. Ahí tuve la oportunidad de saludarlo y que en este libro me preguntara qué quería: su firma o su dibujo. Opté por el dibujo, y él con una paciencia, disfrutó hacerlo. Y mientras dibujaba, le hacía preguntas cotidianas. Me quedé con las ganas de preguntar por su perfume, porque mi nariz que padece de olfato, creo que volvió a adquirirlo al sentir al escritor. En aquella ocasión, Vila-Matas, declaró que nunca se imaginó regresar a Veracruz, habló de la amistad y los recuerdos que le unen a Pitol. Una simpatía combinada con ese rostro de seriedad.

Enrique Vila-Matas es uno de mis escritores favoritos, y Lejos de Veracruz es uno de los libros que más me han tocado. Quizá lo leí en momentos críticos en cuanto a mis avances en este mundo difícil de las letras, en donde estoy por accidente y la necedad ha ganado en seguir. Y es que la historia tiene que ver con un personaje tan peculiar quien dice no pretender ser escritor, sino sólo escribir, que es diferente, y se dedica a contarse la vida. La gracia de este libro radica también en que este personaje, además de ser manco, es un joven que se siente viejo y derrotado que decide refugiarse en la literatura; narra lo que pasa con su familia, con sus vecinos, con sus viajes y sobre todo con sus mismos cuestionamientos. Dentro de la interesante historia, cuenta la razón de por qué va a México, y del porqué llega a Xalapa a buscar a Sergio Pitol, -nuestro escritor veracruzano- y viaja con él hacia el puerto de Veracruz. Un encuentro en donde narra el viaje con un increíble sentido del humor. Ambos sacan carcajadas. Escribe: “Fui a Xalapa como quien va a Comala. Emprendí en autocar la ruta histórica y algo extraña que une la capital de México con el puerto de Veracruz y que en el pasado sirvió de cordón umbilical entre México y España”.

Anécdotas, risas, locura, mentiras, nostalgias, van y vienen en su escritura, y no se olvida que no regresará a Veracruz aunque lleve envuelta la luna plateada y el eco musical de un danzón. Los paisajes y vivencias narradas en Lejos de Veracruz resultan tan divertidos, tan amenos como toda la historia, de principio a fin.

45 comentarios:

rafael pq dijo...

Me has recordado que debo leerle. No es la primera vez que me hablan asi de extraordinario sobre este autor.
Beso¡

Lady Read Morgan dijo...

Hola Claricce, muchas gracias por tus estupendas recomendaciones.

Un beso.

Lady Read

Antona dijo...

Espero algun dia,hacer el mismo recorrido que Enrique,buscando a..
bueno,tengo varios amigos alli,jajaja
bss amiga

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hola, te convido a leer mis poesias (historias cortitas)...

Gasper dijo...

Lejos (y al mismo tiempo tan cerca) de su ciudad, de su lugar.

Sigo agradeciendo estas valiosas recomendaciones literarias.

Besos

muxica dijo...

Gracias por recomendar buena letras.
Un besiño amiga guapa. mimitos y abrazos

Ontokita dijo...

Benedetti en Gracias por el Fuego, y luego Sabato en Sobre heroes y tumbas, adivierten que no se debe volver a los lugares en que hemos sido felices...sus palabras resuenan siempre en mi cabeza cuando vuelvo a mis lugares del mundo...tienen razón

PAZ TRAVERSO dijo...

Es que pierdo tanto al no conocer Mexico , tengo familiares en Tijuana que son " agringados " y amigos de Monterrey, Guadalajara , y ahora que nombras a Veracruz me imagino lo hermoso que debe ser Mexico y lo diferente que deben ser sus diversas ciudades .
Besos

Isabel Romana dijo...

Este escritor es verdaderamente excepcional, tiene un sentido de lo literario que desborda todas las fronteras y los tópicos. No he leído esta novela, pero lo haré pensando en tí. Besos, querida clarice.

Héctor Jorquera dijo...

Hola Clarice. En Chile tenemos la fortuna que cada tanto este señor nos visita, para anunciar usualmente o para jurar también, que aquí son bien dados a los concursos. Me gusta leerle a Vila-Matas, leer a Clarice y saber de Veracruz, desde donde hace poco recibí un regalo entrañable, y por tanto tb el títuilo me hace sentido pero a la inversa porque yo estando lejos, estoy muy Cerca de Veracruz. Abrazos desde el Sur

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ay Clarice, siempre que te visito me llevo algo, siempre sucede, me nutro con tus post y te lo agradezco tanto, hoy me llevo la inquietud de leer este libro, te parece poco? Como no agradecerte, tus post son como un manantial. Te beso y te abrazo amiga.

Sandra Becerril dijo...

Excelente. Justo hoy iré a cazar libros... espero encontrar este

besos!!!

cacho de pan dijo...

me pasa algo extraño con él: sus libros me apasionan como idea; luego termino dejándolos por la mitad. Lo respeto, sn embargo. Hace dos días lo oí por radio y no dijo una sola tontería.
El nombre mismo de tu ciudad es literatura.

Amor dijo...

clarice, muchas gracias por tu voto en lo del príncipe blog
tienes todo mi
amor

Goathemala dijo...

Verás, hace un par de meses leí en una librería (lo reconozco soy de esos pelmas que se quedan leyendo libros en los estantes) "Bartleby y compañía". Apenas unas páginas y me gustaron mucho. Aún así, no me decidí a comprarlo. Ahora me das un motivo para regresar al mismo autor pero a una obra diferente y más sugerente.

Saludos y gracias.

MaleNa - La Porteña dijo...

Vilas Matas es intenso, sus letras desbordan imágenes, emociones.

No leí Lejos de Veracruz, lo haré en breve, si viene de tus manos.

Alguien dijo por ahí, que nunca se regresa a los lugares amados.

La intención es casi la misma, me pregunto que se hace con el deseo de retornar, donde acariciamos la felicidad.

Te abrazo más que ayer.

josé romero dijo...

El año pasado tuve el libro en mis manos y razones de $$$$, me hiceron dejarlo para más tarde. Quien me iba a decir que ahora me encuentro en Veracruz. Adonde llegué en lugar de mi lugar de origen, Tampico. Por algo será.
Lo buscaré.

Silvia dijo...

definitivamente no está tan lejos de Veracruz...
Lindo leer sobre tu puerto.

Abrazo!

JuanBM dijo...

Gracias por la difusión de esta obra que no conocía.

Me callo unas semanas, necesito descansar, si tengo un ordenador cerca siempre pasaré a visitarte.

Un abrazo

libertad dijo...

Vilamatas me encanta. Y esta obra me hizo tener ganas de ser de Veracruz. Es una delicia para los sentidos.
Un beso y enhorabuena

Literófilo dijo...

Sin duda alguna, junto con Javier Marías conforma parte de los principales escritores españoles, a Vila Mtas lo conoci a través de Roberto Bolaño al igual que Pitol. Me fascina esa extraña sensación que producen los grandes escritores entre los fans, como por ejemplo el cuestionarse vos el perfume de Enrique, interesante espero algún día adquirir esa grandeza literaria. Y si el libro Lejos de Veracruz es un buen libro. Un saludo y te aviso que hay un cuento nuevo.

Naty dijo...

¡Wow! Me encantó el párrafo que compartiste... INTENSO (con mayúsculas)... Añado a Vila-Matas a mi lista de pendientes... Saluditos ;)

Bettina Perroni dijo...

Sabes?, por lo regular nos atraen los libros "ajenos"... o mejor dicho "lejanos"... aquellos que hablan de un lugar distanciado de nuestra tierra.

Pero las obras locales son una verdadera joya, me encanta como las reconoces y les das su merecido espacio.

Eres grande mujer!, te admiro :)

Gatito viejo dijo...

Otro libro más de mi admirado Vila-Matas.
Clarice, preciosa manera de llevarnos hasta su literatura. Un abrazo.

Tesa dijo...

Me asusta un poco volver a los lugares en los que fui feliz de un modo más intenso, temo desilusionarme y perder la magia del recuerdo. En eso suelo ser un poco supersticiosa.

Tengo una deuda pendiente con Vila-Matas, ojeo sus libros y al final no me acabo de decidir. Parece que sus historias no conectan conmigo, aunque es un buen escritor. La próxima vez buscaré este del que hablas y pensaré que si te ha gustado ti a mí también me va a gustar. Se lo debo.

Besos, y me encanta recibir tus visitas y perderme por acá.

Miguel Sanfeliu dijo...

Estoy ahora mismo con la lectura de este libro. Tu reseña me ha parecido muy sugerente.
un abrazo.

Luli dijo...

Esta obra está escrita con un delicioso humor y entretiene de principio a fin, pero su mayor virtud es permitir a los lectores ir cocinando algunos cuestionamientos. Otras obras han abordado esta temática desde diferentes ángulos y perspectivas como Mark Twain en “Consejos malos para las niñas buenas”,

Maravillosa prosa

Besos

muxica dijo...

Hoy tengo ganas de darte un abrazo muy plafffffff!
Biquiños

el nombre... dijo...

gracias, por traernos estos fragmentos y las vivencias de tus lecturas, tan hermosas!

es un libro tentador, por lo que contás!
y alguien que se refugia en la literatura, sin pretender ser escritor...
y que decide no volver para conservar esa magia de la nostalgia...

un beso grande!

Bohemia dijo...

Tomo nota querida, siempre me tomo en serio tus recomendaciones.

Abrazos y besos

Agustin dijo...

Y a mi viene en esta lejania, el recuerdo de un cielo color panza de burro......... Lima, Lima, Lima, ¿Donde estas?

azzura dijo...

Tomo nota reina, será fantástico leerlo en las vacaciones;)
Gracias por tus recomendaciones Clarice, siempre valen la pena..

Un abrazo cariñet

Laly dijo...

Creo que la mayorìa tenemos "ese" lugar al que no queremos volver,lo alimentamos de nostalgias para que no muera.

Un placer llegar hasta aquì y me has dejado con ganitas de leer el libro.

Besos Clarice!

Ana R dijo...

Me ha encantado, primero la reseña que haces del libro y que apunto con preferencia para mis lecturas vacacionales ya que has logrado que me parezca ameno antes de leerlo.En cuanto a la temçatica...creo que hay que retar a la felicidad constantemente ,derrotando a la nostalgia aunque esto implique regresar a lugares donde hemos dejado excelentes momentos de nuestra vida. En verdad , subconscientemente lo que pretendemos es revivir los mismos momentos o recuperar ese tiempo pasado.
Y, por cierto, me viene a la memoria otra frase de Carlos Fuentes en su obra ''La silla del águila'' ; Toda la historia de México entra siempre por Veracruz...

¡¡Y que viva México, pues!! (Pero que no viva tan lejos...)

;-)

Un abrazo desde un pueblo hermanado con Zacatecas.

Humus dijo...

Querida Graciela. En tus recomendaciones hay una sensación de pertenencia que nunca me abandona.

A veces las camino lentamente. Otras, a grandes pasos, y algunas, sólo algunas como ésta, en una inexplicable marcha en la que la distancia se reduce hasta que siento la tibieza de las estrellas y la curvatura de la tierra desde el antiguo faro de tu patria chica.

Cada día mejor. Te abrazo largamente y gracias por tus visitas.

Gerardo Omaña dijo...

Mis ojos vieron palabras y estas me agradaron, tu post agranda el camino para llegar a descubrir rincones y letras.

Recibe un beso en tu alma.

Heriberto dijo...

Graciela: me gustó mucho tu crónica, no dejes de volver a ver el caracol, es posible que tenga muchas sorpresas agradables.
Un abrazo veracruzana.

Pamela dijo...

Y ahora yo quiero conocer Veracruz.
Te mando por mientras un beso y mi abrazo agradecido por tanta belleza que me muestras

Tania dijo...

Gracias por tu abrazo. Te envio otro, con el mismo cariño.

Buen fin de semana, delicada Clarice.

Lady Zurikat dijo...

Feliz 20/07, dia del amigo (invento de un dentista - brrr!- psicologo y otras yerbas argentino, en conmemoracion de la llegada del hombre a la luna) y que puedas disfrutar con la compañia de todos, los reales y los virtuales!
Que lo vivas intensamente.

Gasper dijo...

Quiero avisarte que acabo de inaugurar una nueva página:
Sentires y decires
www.sentiresydecires.blogspot.com

Acá intento reflejar por medio de la escritura literaria, las noticias del mundo que me llegan de alguna manera en especial y que me hacen dejar un pálido reflejo de mi interior.

Te espero para mantenernos informados y, sobre todo, para participar.

Te mando un beso

Carlos dijo...

...la literatura localista me identifica desde niño.
Soy ecuatoriano y mis primeros libros fueron de Jorge Icaza, dicen que el escritor ecuatoriano traducido a más idiomas.
Dulce sabor en mi paladar dejaron El Chulla Romero y Flores como la novela Huasipungo.
Aprendí modismos y vocablos ya desaparecidos.

Si alguna vez tienes la suerte de encontrarlos, te los recomiendo altamente.

Cariños miles.

Lol V.Stein dijo...

Graciela..

Sin duda debe ser delicioso este libro, la portada ya me lo parece y nada mejor que el humor para endulzar la nostalgia.. me parecen ingredientes fabulosos para un buen libro, y comprendo que para ti tenga un significado especial si habla de un lugar que es paisaje de parte de tu vida..

Intentaré hacerme con algunos de sus libros. Gracias por todo, te abrazo con cariño

Carmen

≈Gr¥§εL≈ dijo...

Vengo llegando y ya quiero volver a ir a Veracruz, conseguir el libro y leerlo en la escollera, recargada junto al faro...

Abrazos preciosa

Fontana dijo...

Veracruz, Veracruz.
Me acordé de Neruda: "enfermo en Veracruz, recuerdo un día..."
Para escribir hay que ir a Veracruz.