domingo, septiembre 16, 2007

Autógrafos…y uno de Baricco

Hace dos años, vino Alessandro Baricco a la Feria Internacional del Libro realizada en la ciudad de Guadalajara. Presentó su libro Homero, Ilíada. Por motivos de salud no fue posible que asistiera, pero acudió mi amigo Omar Piña. Le pedí el favor que me trajera el libro y que le solicitara un autógrafo de mi parte. Él me dijo que no me prometía nada pues es enemigo de esto. Sin embargo, el cariño que me tiene, hizo regalarme el favor completo. Cuenta Omar, que después de escuchar su charla, de observar la sencillez de Baricco y de ver que la mayoría del público era femenino, se armó la rebatinga por acercarse al escritor para obtener el autógrafo. Me río mucho cuando Omar me narra todos los detalles, de las veces que le pronunció mi nombre y todo lo que tuvo hacer por traerme el regalo. Dudo que lo repita. Pero la emoción contenida y agradecida la guardo. Además de mi devoción por Baricco, fue extraño recibir por vez primera, un libro firmado por alguien que no conozco.



No recuerdo de dónde me provino desde niña el gusto por coleccionar autógrafos, pero a lo largo de mis años, tengo tantos de esas personas que he admirado. Mundo del arte, del cine, de las letras. Entre ellos, escritores, actores, músicos, pintores, deportistas, y sólo uno de un político. Una lista interminable que anda por toda mi casa. En hojas, libretas, boletos, fotos, libros, discos, y algunos hasta los llegué a enmarcarlos. Varios fueron fáciles de conseguir, otros pegando carreras, otros esperando mucho tiempo, y otros fueron negados. Yo que tanto disfruto las letras de Carlos Fuentes y que lo he tenido cerca, se ha negado a firmarme un libro. Mal recuerdo de aquél famoso poeta nicaragüense que me aventó los papeles.


Tengo un libro firmado por Julio Cortázar el cual me han querido comprar. Es emocionante recibir libros dedicados por amigos escritores que aún no abrazo, pero que sus libros han atravesado sus mares para tenerlos, como los de Rosa Silverio y Miguel Sanfeliu. Como lo es también poseer las dedicatorias tan personales y lindas de mis amigos cercanos y que dejan sus herencias a través de sus libros, discos o fotografías. Mentalmente empiezo a elaborar mi lista y a recordar a cada uno de ellos. Feria de libros, exposiciones, conciertos, conferencias, o encontrarlos en la calle, en algún restaurante o aeropuerto y exclamar: “mira quién está ahí”.


Actualmente, he perdido el interés por seguir con esta costumbrita. Se me han quitado las ganas, quizá desde mi experiencia con Caetano Veloso, ya estoy satisfecha. En pocos días se inicia la Feria Internacional del Libro Universitario, estarán muchos escritores y no sé si caeré en la tentación de pedirles un autógrafo, pero creo que lo que debo de hacer es pedirles mejor unas palabras con los que he convivido durante mi vida, a mi jardinero fiel, al panadero, al mecánico, al zapatero, al abarrotero y a quien me trae a casa el periódico Milenio.


42 comentarios:

Eleonai dijo...

Hola:

Estuve en esa FIL.

Previamente me pasó algo sorprendente. Ya no me acordaba. Es para contar oralemente.

Felices fiestas libertarias.

Gatito viejo dijo...

Felicitaciones por esos autógrafos que guardas y también por esos nuevos que incluyes del panadero, jardinero, mecánico...el día a día intrahistórico es un bonito recuerdo también.
Un abrazo.

Cristina dijo...

Panadero, zapatero, jardinero,artistas, sabios de todos los días, gente común que nos hace la vida agradable.
Pero me atrevo a pensar que tu más linda colección es de amigos :)
Besos!

muxica dijo...

En algún post comente que daría mucho por un abrazo tuyo, de firmas paso…sólo quiero no acumular nada material y coleccionar los besos de los amig@s . De todas formas, mi amiga, estas en tu derecho de guardar y disfrutar lo que mas te plazca; mi consejo es que te quedes con lo ultimo de tus letras, es lo mas real.
Un abrazo, mil abrazos.

Arcángel Mirón dijo...

Qué cosa, a mí nunca me interesó demasiado el tema del autógrafo; entiendo, sin embargo, tu placer.

:)

Un abrazo, nena.

Agustin dijo...

He recordado con mucho cariño, una Feria de Libro en Lima, ha mediados de los 90's, de como emocionado llegue hasta Bryce Echenique, y le prometi, que luego yo, le firmaria uno solo para él. El libro que le pedi por favor firmara, era para la abuela de una amiga tambien muy querida. Yo te prometo entonces, lo mismo a ti. ¿Para cuando?...en eso estoy...

Gusto de venir a verte...

Tu amigo


Agustin

Maria Carolina dijo...

Hola Amiga!! Leí atentamente todo lo que contabas, y me detuve especialmente en tu encuentro con Caetano Veloso. Y reviví cuando en mayo vino Gal Costa, a Rosario, y la esperé, minetras los guardaespaldas me corrían, yo le grite "Gal una foto, sólo eso", ella me dijo "claro que si", corrió a su gente y se acercó a mi, y le dió la cámara al mismo guardaespaldas que me había corrido hostilmente.
Dos cosas me llamaron la atención, su humildad, y su ensordecedor silencio... me observaba mientras le decía que era parte de mi vida... sólo sonrío y me dió un abrazo... ni una palabra, pero ese gesto valió mas que mil de ellas.
Hoy tengo un super cuadro enmarcado junto a ella, la foto salió buenisima, y ella se aseguró de mostrar su sonrisa de mil dientes....
Como no voy a entender tu emoción!!

Besos de Argentina bela!!!!!

Ana dijo...

Vaya...a mi me encantaría coleccionar besos, como no sé dónde guardarlos los voy devolviendo. Muaccccccccccccccccccccc :-D

citadinokane dijo...

Um bom início de semana.
Besos,
Pedro

Pepe Luigi dijo...

Hola Clarice
Un autógrafo es siempre un odor de cualquier creador.
Muy interessante tu blog. Te invito a pasar en mi espacio y te remeto un cordial saludo.

Azul caleidoscopio dijo...

Me encanta tener sobre todo libros autografiados por autores admirados por mi, como Benedetti y Gioconda Belli, y tantos otros. Entiendo la emocion que causan. Pero que bonita esa idea final, autografos de gente igual de importante para uno. Pidas o no autografos, disfruta mucho de esa feria, prima. Besos.

Lady Zurikat dijo...

Yo no tengo ningun libro autografiado, ni uno solo. todos ellos si, tienen su ex libris que los identifica como parte de mi familia. El mio es "JE RESPONDERAI" en homenaje a una de mis autoras favoritas, la baronesa Karen Blixen.

Goathemala dijo...

Yo tampoco tengo ni un libro autografiado...Y me gustaría uno de Baricco porque siempre me ha gustado la aparente facilidad con la que teje sus historias.

--
Saludos.

MaleNa - La Porteña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaleNa - La Porteña dijo...

Cosa extraña, no tengo ningún autógrafo de nadie, es rarísimo porque pienso que los trazos nos hace saber más de los otros, por lo pronto los acerca.
Amo a Baricco, Caetano, Cortázar y tantos otros salvadores de almas.

Te abrazo jazmín del cielo.

Ontokita dijo...

yo tengo casi todos los libros de cortazar y los escritos sobre el, tengo una de las rayuelas del anos de publicación, pero nada como que tengas un libro que el hombre alto de mirar profundo plas mo con su nombre. maravilla, prima, maravilla

Tesa dijo...

Me pongo al día, que estoy un poco desorganizada y hacía días que no venía a verte.

Sigo teniendo pendiente leer a Vila-Matas, qué desastre, pero no a Baricco, aunque tengo un libro suyo con una dedicatoria de mi hijo que no quisiera perder por nada del mundo. Cuando lo dejo, me inquieto por si se extravía, porque él lo buscó para mí y me lo dedicó con todo su amor filial. Y cada vez que lo leo me sigo emocionando. Me gusta mucho que me dediquen los libros las personas que me los regalan.

Te voy a confesar algo, soy muy tímida, una tímida que no lo parece, y nunca compro libros en la Feria si está el autor allí, me da mucha vergüenza pedirle que me lo dedique, hasta hablarle. Sería diferente si pudiera comunicarme por escrito con alguno de mis favoritos, pero siempre pienso que son sus asistentes personales los que les criban la correspondencia. Así que me quedo imaginando cómo serán en realidad. Lo que tú hiciste con Caetano, sería incapaz. Ya ves con lo dicharachera que parezco. Aunque tener un libro que sabes que tuvo en sus manos Cortazar es muy emocionante.

Un fuerte abrazo y espero venir más a menudo a verte, que luego se me acumula la lectura, aunque sea un placer.

Isabel Romana dijo...

¡Es que estás ya para firmar tú misma autógrafos a otros, no para recibirlos...! Besos, querida amiga.

Gabriel dijo...

Si bien no soy de pedir autógrafos, tengo por ahí alguno que otro.
Cómo conseguiste el de Cortazar?
De Baricco solo leí Seda, una maravilla.
Un abrazo.
Gabriel

Pedro dijo...

yo tambien soy poco dado a la pedidera de autografos...de hecho ahora mismo creo que solo tengo uno, de mi futbolista mas admirado en mi país...me quedo mas con el recuerdo del momento vivido, cuando tengo la suerte de encontrarme en el mundo con algun personaje al cual admiro por sus obras.
gusto leerte como siempre.
muchas bendiciones

El Toro de Barro dijo...

Por eso de mi oficio, tengo muchos libros firmados por su autor; pero ninguno me levanta más emociones que cualquiera de los libros que robé hace ya miles de años a una mujer -enferma de dinero- que quería vender su casa con una multitud de libros dentro. No todos eran buenos, y la mayoría de ellos carecían de interés literario. Pero había una preciosa edición de Justine con la firma de Sade; otra del "Sí de las niñas" con la de Moratín; y una -preciosa- de la "Tierra", de Honoré de Balzac. Todas ellas las guardo con primor en mi biblioteca, que al parecer ninguno de mis hijos querrá heredar, esperando que una buena alma me las robe y las salve como yo las salvé un día de la hoguera....

libertad dijo...

Tienes razón. Quizás nos sorprenderíamos de la de cosas sencillas y conmovedoras que nos transmitirían...Es curioso, muy curioso como cada uno a nuestra manera nos relacionamos con los otros.
Gracias por contarnos. Un placer
Un beso!

Isa S.B dijo...

Soy poco amiga de andar a la caza y captura de autógrafos, quizá porque me molestan las aglomeraciones y sobre todo la invasión del espacio, pero hay 3 grandes, Baricco, Biondi y Bonilla(curiosamente tres B iniciales, las dos primeras italianas) por cuyos autógrafos sería capaz de saltarme estas consideraciones.
De nuevo, me aslata la envidia sana querida Graciella.
Saludos.

PESCADOR dijo...

me uno a su llamado
los hijos del pueblo
a veces
tienen tanto que decir y enseñarnos
en todo caso siempre es un honor tener algo con la dedicatoria del autor , lo hace unico y especial, encontremos el balance
abrazos libertarios

Naty dijo...

¡Hey! Hay alguito en mi blog que te pertenece, pasa por allá, te espero ;)

Abril Lech dijo...

Es una costumbre que a mi me parece que vuelve especial el libro que tienes en las manos, una bella costumbre, un símbolo de pertenencia total, un hacerse cargo y personalizar. Yo tengo dos libros de Manuel Rivas firmados por él y cuando los tomo en mis manos lo primero que veo es a él, su forma particular de autografiar, sus mans trazando para mi -las mismas responsables del contenido que leo luego- y eso es único.
Tengo otros mas que atesoro, firmados por las manos que escriben... son únicos... Consérvalos con todo amor y consigue uno nuevo en la próxima feria... lo vale.

ladani dijo...

clarice, comparto varias cosas. Por ejemplo, como bien ya sabes, el amor por Baricco (Homero, La Iliada, qué bonito libro). Pero también ese recuperar los fragmentos pequeños de cosas, ir guardando en papelitos las palabras o las firmas de otros, sus huellas. Es como irse armando contra el desamparao de los días, dejar huellas por todos lados de la existencia de las cosas

besos grandes, y, como siempre, un gusto pasar por acá.

Alfredo Carrera dijo...

Paso de nuevo por este blog, con más tiempo y ganas lo he revisado. He encontrado textos y momentos por los que siento simpatía, como el fragmento de "El síndrome de Ulises", como este post con el que comparto un poco lo de los autógrafos (yo los busco, para que quede huella de esos personajes, busco sacarles algo).

En fin, seguiré pasando por aquí.

saludo

Las3Musas dijo...

Qué curioso esto de la firma. Qué representará para cada uno...
Qué buena la reflexión final.

te dejo un abrazo
Musa

Gabriel dijo...

Buenos días, Clarice. Agradezco tu visita y comentarios. También Marcel Marceau?
Un abrazo

Pd.: Esperando un nuevo post!

Ontokita dijo...

vuelvo para agregar que me gustan más la desdicatorias que nos escriben los amigos cuando nos regalan un libro, detlatan el por qué del gesto y hacen puente entre ellos, el titulo y el momento.
Los libors que compro también los escribo, la primera página se llena del momento que inspiro el suceso o lo que mástarde me contaron las páginas del mismo.
qué cosas las nuestras los amantes del pael y sus letras negras. abrazotes

Bettina Perroni dijo...

Mujer... más que colección tienes un bello tesoro en manos.

Me alegra que cuentes con ello.

Una firma auténtica y más si es de alguien que admiras mucho, tiene un alto valor y no estoy hablando del económico.

Un beso :)

Miguel Sanfeliu dijo...

Una cuñada mía me consiguió el autógrafo de Susan Sontag. Y estuve toda la tarde nervioso, hasta que me llamó y me dijo que lo tenía.
Yo antes no pedía la firma a los autores, pero ahora me he acostumbrado a hacerlo y rivalizo con algún amigo sobre las firmas que tiene. Claro que la de Cortázar me pone los dientes largos. No tanto la de ese tal Sanfeliu, sobre todo porque se trata de un libro colectivo, aunque estoy seguro de que cuando consiga publicar un libro enteramente suyo, te lo mandará también firmado.
Un abrazo.

Heriberto dijo...

Qué buena costumbre y cuantas satisfacciones te ha dado.
Yo tengo un autógrafo enmarcado de Quino que hizo antes de que abordáramos un pequeño avión en la costa pacífica de Costa Rica y antes de que su esposa le diera una feroz reprimenda como a un niño de 4 años por acceder a complacer mi solicitud. En el avioncito luego estuvimos dando vueltas sin poder aterrizar por una hora debido al mal tiempo.

muxica dijo...

Se va a enfriar el café. ¡ Enga !!que te espero.
Mil abrazos

crisblog dijo...

Caramba...autógrafo de Cortázar...quanta inveja !

Os seus amigos adoram músicos brasileiros, heim?...fico orgulhosa toda vez que venho aqui.

Beijinhos.

PAZ TRAVERSO dijo...

Aqui en la Biblioteca de Santiago Baricco ocupa un lugra importante en el salon de Novedades .
Yo una vez le conseguì un autografo a mi abuelo de un libro de Jose Donoso y nadie nunca lo tomo en cuenta .
Creo que hasta regalaron el libro !!!!!!!!!
Besos

silvia piranesi dijo...

yo nunca he tenido la necesidad de pedir autógrafos... Hace poco vino Gelman, y rompí la costumbre. Es el único autógrafo que tengo.

Tengo otro de Isaac Felipe Azofeifa pero no cuenta porque no era para mí... el libro cayó en mis manos después, o me lo robé.

Claro, te envidio ese de Cortázar que tenés.

Gabriel dijo...

Hola, Clarice, te contesto acá: me proponés un desafío interesante. Trataré de encontrar una, y si lo logro, la agrego al post.
Un abrazo.

Ana R dijo...

Compartimos el mismo placer.Para mi tener un libro firmado por su autor es una joya con un valor sentimental incalculable.

Un abrazo

Rosa Silverio dijo...

Querida Graciela:

Amiga, soy yo la que se siente honrada de que mis letras y mi firma haya cruzado mares y llegado hasta tu vera.

Disfruta la feria del libro y luego cuéntanos la experiencia... y lo de las firmas.

Un abrazo muy grande,

Ro

Kety dijo...

Hace poco leí Seda.(Baricco) quizá por eso me ha llamado la atención tu blogs y me he tomado la libertad de ojearlo.
No tengo libros dedicados de escritores famosos, pero si de amigos que han escrito varios, y puedo asegurarte que los guardo con tanto cariño, o más, que si fueran premio Nobel.-es un decir-.
Saludos
Kety