viernes, abril 18, 2008

Felicidad clandestina

Foto: Lorian

Un día me puse a pensar cuáles eran mis cuentos favoritos. No fue fácil elegir, porque son muchos los escritores que me gustan. Recordé los cuentos de mi infancia y adolescencia; y, por supuesto, los que sigo leyendo actualmente. Sin embargo, al final pude anotar al primero de la lista: Felicidad Clandestina de Clarice Lispector. Una historia que viene incluida en el libro Cuentos Reunidos de la editorial Alfaguara.

Cada vez que leo el cuento me vuelve a cautivar como si fuera la primera vez que lo leyera. Es una historia corta pero con mucha profundidad. Una niña que anhela un libro. Una niña que pide prestado el libro a una compañera que resulta ser una egoísta y además es hija del dueño de la librería de su ciudad. Una niña que no pierde la esperanza cada tarde para que le presten el libro. Y cuando por fin tiene el libro, escucha palabras tan bellas: “Y tú te quedas con el libro todo el tiempo que quieras”. La niña se siente feliz.

Se sentaba en su hamaca y se balanceaba con el libro abierto en su regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo.

La escritora termina escribiendo: Ya no era una niña más con un libro: era una mujer con su amante.

38 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias siempre mi Clarice por compartir toda esta belleza de relatos. Los libros amantes, siempre han sido tambien mis companeros, desde la infancia lejanisima en tierras chilenas. Hasta hoy en que son los unicos que pueden hablar mi idioma aqui tan lejos. Carinos.
Ivania

Borrones dijo...

Hola Srta. Clarice, acabo de descubrir su blog. Estoy encantada de leerla, me permito tomar nota de su dirección para volver a visitarla el fin de semana.

Buenos días, Vanessa

Rosa Silverio dijo...

La semana pasada tuve en mis manos la publicación de los cuentos completos de Clarice, pero lo dejé porque hasta que no pasé la feria del libro no puedo leerlo, pero ahora me gustaría mucho tenerlo en mis manos para leer ese cuento del que hablas.

Nunca he pensado en cuáles son mis cuentos favoritos pues me gustan muchos.

Un abrazo.

Cris Moreno dijo...

Você é maravilhosa, Graciela.

Beijos.

Tania dijo...

Basta con llegar aquí y dejarme llevar por tu texto, tan cercano... y me nace una sonrisa...

Bom fim de semana, preciosa Graciela. E muitos abraços.

Peceirus dijo...

Vengo a saludarte. Cuando cerramos la puerta y nos quedamos a solas con un libro...hay algo de prohibido

Antiqva dijo...

Cuando yo era un niño, de 12 o 13 años, leia todo lo que caia en mis manos. Gastaba todo en libros de aventuras infantiles.

Un dia mi padre me hizo una pequeña estanteria para que colocara mi coleccion de libros.

Casi me vuelvo loco...

Todavia, a Dios gracias, conservo esa pequeña estanteria, que mi padre hizo con sus propias manos...

Que mas puedo decir..

Camille Stein dijo...

Los libros son como clandestinos amantes. Se disfrutan tras puerta cerrada y con ceremonial silencio de apertura al mundo de los sentidos.

Besos.

Cristina dijo...

Hay un texto de Jorge Bucay que dice que todos deberíamos tener un amante, refiriendose no precisamente a una persona, sino más bien a una actividad, una pasión por hacer algo.
Tu eres una apasionada de la lectura, eso se ve, y también eres muy generosa, dos grandes cualidades, que hacen de ti una mujer enorme.
Me has echado a andar, y ahora pensaré en los cuentos de mi vida, tenerlos presentes, ver por que me gustan? en fín, lindo regalo de fín de semana ;)
Mil besos!

gonzalo dijo...

un amante con letras que laten

Bethania dijo...

Potente esa Clarice...
un beso

Silvia dijo...

Me encantan los cuentos y disfruto narrándoselos a mis niños. Gracias por la recomendación. Después de tu escrito tengo muchas ganas de leer ese cuento. Un abrazo

Nohema Rios dijo...

Soy amante de los cuentos, me encantan, y creo fervorosamente que éstos no necesariamente deben ir dirigidos al público infantil. Este que relatas es hermoso, no he tenido la oportunidad de leerlo, pero lo voy a buscar. Clarice te me adelantaste, apenas te iba a pedir que pasaras a mi blog, pero bueno, gracias por el comentario y el que lo guardes en tu corazón me hace muy feliz porque más que un premio es una manera de expresar mi admiración hacia ti.
Un gran abrazo!

Codorníu dijo...

Bellos recuerdos. Me encantan estos relatos que sacas de una chistera.

Dos recomendaciones: acabo de llegar del cine. He visto un estreno de Isabel Coixet. Se titula "Elegy". Y te la recomiendo.
Por otra parte, he leído un libro que me ha gustado: "Nocilla Dream", de Fernández Mallo. También me atrevo a ponerle un notable.

Un beso.

Ego dijo...

Me parece precioso lo que relatas para goce de los que no conocemos ese cuento.
Cada día se aprende algo nuevo. Hoy te he encontrado. No sé si eres alguien, pero llevas poesía libre (y clandestina). Tanto, que ni tú la conoces.
Enhorabuena.
Bella

Laura Diaz dijo...

No sé por qué no me llama en absoluto la atención que adores ese cuento...tú, la amante de los libros.
Un abrazote

MaleNa dijo...

Definitivamente los libros son un amante clandestino, saben y sabemos de mágicos recovecos.

Amo la imagen de esa niña en la hamaca, dice tanto.
Un beso, Gracielita.


MaLena

Las3Musas dijo...

:) Es que hay palabras, como las tuyas, que acarician lindo.

Besotes amiga
musa

Kety dijo...

Hola Clarice, he leído el cuento, no me extraña que lo recomiendes.
Me ha impactado el párrafo donde la madre descubre a las niñas, -más bien la crueldad de su hija-, y el gesto tan bonito hacia la otra...

He leido también "La partida del tren"

Hay que ver lo que se aprende en tu blog.

Un abrazo

Arcángel Mirón dijo...

Innumerables veces fui esa niña. Lo sigo siendo, en realidad. Y seguro, vos también.

:)

Te abrazo.

Dinora dijo...

Es maravilloso todo lo que un libro hace por nosotros, y no había caído en cuan "promiscua" puede ser una ;)

Un abrazo!

Sureando dijo...

Yo aún soy esa niña cada vez que llego a mi casa con la complicidad de un buen libro que he comprado.
Incluso lo escondo para que sea sólo yo la que inaugure su lectura.
Abrazos

Bohemia dijo...

una mujer con su amante...si, creo que se ajusta a esa pasión perturbadora que ejerce los libros sobre los lectores que gozamos tanto con su compañía...


Besos mi reina!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mi Clarice, que maravilla, dos líneas y una historia casi sin final. "No es una niña mas con un libro: era una mujer con su amante" Bello, bellisimo. Te quiero Mi Clarice.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ya había oido hablar de él y lo busqué. Aún no lo he leido, pero creo que después de leerte y lo bien que lo narras, será el proximo que caiga en mis manos.
Muchas gracias por estos consejos tan amenosBesicos guapa.

Minombresabeahierba dijo...

Que hermoso leer los cuentos que dejaron huella en la adolescencia y juventud, como ami los cuntos de Cortázar. Calidos saludos

Eleonai dijo...

Una niña felíz.

Una mujer felíz.

Un bello relato.

Nausicaa dijo...

Que hermoso. Cuantas veces me abrace a un libro que aun no habia revelado sus secretos, solo por la esperanza y deseo q despertaba en mi :)

Ana (...) dijo...

A mi me marcó muy especialmente Edad Prohibida de Luca de Tena, lo leí en mi adolescencia y se me quedó ahi para siempre. Me encantó.

Y qué bien expresas, me llevaste a dos bibliotecas diferentes cuyos pasillos sé de memoria, gracias!

Adolfo Calatayu dijo...

siiii,lo leí,es una maravilla,tenés razón querida Clarice.
Un gran cariño

Gerardo Omaña dijo...

Amantes somos y en el camino andamos.
gracias `por todo cuanto nos dejas para seguir el sentir de tus latidos.

Besos para tu alma.

Francisco Ortiz dijo...

Hermoso y definidor. E inolvidable.

muxica dijo...

"La lectura de un texto es el medio que utiliza su autor para entablar amistad con su lector."

Mil abrazos

Isa S.B dijo...

Magistral el final del cuento, iré a buscar los 'Cuentos reunidos' mañana mismo.
Cariños y gracias por tu invitación al cuento.

Isabel Romana dijo...

Maravilloso, clarice. Y tú sigues fiel a tus amores de siempre. Besos, querida amiga.

Lady Zurikat dijo...

Vaya titulos, la escafandra y la mariposa esa foto con esa pared hecha de libros: eso si que es felicidad me digo.
Mas un dia como hoy, donde es para salir rajando (por aqui, corriendo o mas rapido aun) hasta en bicicleta. Curiosamente -no se si te lo conte- yo no se andar en ellas! Soy de las que siempre se quedan a cuidar los bolsos....

Miguel Sanfeliu dijo...

¡Excelente entrada! Y qué suerte que tengo ese cuento aquí mismo, a mi lado...
Un abrazo.

caramelo dijo...

la magia del cuento, el poder visitar otros mundos, lugares, fantasías...

"La vuelta a la semilla" de Alejo Carpentier para mi es talvez el cuento más bello y mejor contruido...es de esos que siempre están presentes.