martes, abril 15, 2008

La escafandra y la mariposa

Cuando me llega la enfermedad de manera leve o agobiante, recuerdo siempre que otros están en peores condiciones y que no debo de quejarme. Al contrario, debo valorar aún las fuerzas que me quedan. Y cuando veo el panorama adverso, recuerdo a tantos personajes que salieron adelante, y sobre todo, que realizaron grandes cosas.

Recordé un libro que leí hace años y del que recientemente vi la película.

Se trata de una obra de Jean-Dominique Bauby, quien era ya un exitoso periodista, redactor jefe de la famosa revista francesa Elle, cuando tuvo un accidente cardiovascular que lo sumió en un coma profundo. A los veinte días despertó, con el su cuerpo paralizado y sólo sus facultades mentales intactas. Su diagnóstico era un síndrome de bloqueo interno o encierro en sí mismo llamado también locked-in síndrome. Sólo podía abrir el ojo izquierdo y su manera de comunicarse era con el parpadeo. Guiñaba una vez para decir que sí y dos veces para decir que no.

Lo extraordinario de este francés es que escribió el libro La escafandra y la mariposa durante la enfermedad, dejando constancia en esta su autobiografía, que a pesar de la adversidad, sí se pueden lograr los sueños.

El libro resultó un éxito. El escribió: La escafandra se vuelve menos opresiva, y la mente puede vagar como una mariposa.

Jean-Dominique Bauby murió el 9 de marzo en 1997, en París, a los 44 años de edad, al poquito tiempo de aparecer publicado su libro.

El año pasado filmaron la película basada en su historia. Un excelente y recomendable film protagonizado por Mathieu Amalric y dirigido por Julian Schnabel.

Ni el libro ni la película caen en melodrama, al contrario, es la motivación a vivir.

Su vida en un parpadeo.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias mi Clarice por esta maravillosa recomendacion. Vuela el alma de este hombre, vuela el alma imparable de los sonadores irremediables. Hermosa tu mano amiga que nos lleva hacia estos mundos magicos, hacia estos instantes, parpadeos plenos de luz.
Ivania

Codorníu dijo...

Qué cosas. Que haga falta que sucedan esas cosas para reconocer las propiedades de la mente-mariposa. No me refiero al autor -que probablemente ya gozaría de esa habilidad-, sino de tanta gente que necesita que le pase algo gordo para resituarse y valorar.
Iré a ver la peli. Y compraré el libro para leer más adelante. Ahora estoy devorando a Murakami. Ya sabes, a veces esto va por fiebres.
Un beso,

Camille Stein dijo...

Tuve ocasión de ver la película no hace mucho tiempo. Me impresionó el mundo imaginativo de Bauby y su constancia (y la de sus cuidadoras) en aprender a expresarse. Y esos enormes trozos de hielo desplomándose al mar... También me asombró la habilidad del director para no caer en el melodrama fácil.
Efectivamente, su vida en un parpadeo.

Un beso.

Bethania dijo...

Con personas en estas condiciones es indignante quejarse, y màs con logros y legados escritos.
Sin duda el libro es hermoso y la película realmente conmueve y anima!

Dinora dijo...

Es una excelente recomendación, y créeme, no esperare a enfermarme para tomar esa gran lección.

Saludos!!

P.d. Si, Las palabras son mis ojos, que acertada! :)

Cristina dijo...

Ya lo tengo en la mira,aún no lo consigo. Mirarse en el sufrimiento de los otros, calzar sus zapatos es un gran aprendizaje.
gracias siempre!

Antiqva dijo...

Lo que ocurre, Clarice, es que yo sospecho que algunas personas no estan "fabricadas" con la carne de los normales al uso.

Algunas personas tienen unas "hechuras" que trascienden a lo usual.

Claro, sirven de inspiracion a los demas (o pueden servir) pero quizas juegan con alguna ventaja que los demas desconocemos...

No se si me explico.

Que no es tan facil ser siempre sublime.

La cosa es complicada.

Un abrazo, Clarice

Isa S.B dijo...

El libro y la película, comomuy bien dices mi querida Graciela, son una lección para seguir adelante a tarvés de las adversidades.
Como tú leí el libro hace tiempo, y la película, casaulidades de la vida, la vi el domingo, y me pareció simplemente maravillosa porque todo transcurre en ella con la naturalidad de la vida y los colores del sueño, sin una nota más alta que la otra.
Definitivamente, suscribo la recomendación.
Un abrazo y mi cariño.
P.S:si estás pasando por un pequeño bache y necesitas algo no tienes más que llamar a mi puerta.

Isabel Romana dijo...

Admiro mucho a las personas capaces de elevarse por encima de sus limitaciones, sean o no provocadas por accidentes o enfermedades. Son ejemplo de vida. Besos, querida amiga.

Máximo Ballester dijo...

Buenísimo tu post y gracias por presentarnos esta hitoria de vida y también libro y película. Estaré atento al libro y me interesa mucho ver la peli. Voy a buscar.

Te dejo un gran beso.

Goathemala dijo...

Conozco la película y me gustó mucho.

Saludos.

Cristian dijo...

La película se salta todos los clichés. Los elude con una versatilidad única. Creo que la primera escena es determinante y el encuadre subjetivo nos acerca al protagonista.

Besos

Nohema Rios dijo...

Viniendo de ti, de seguro tanto el libro como la película han de ser obras que te dejan un gran aprendizaje para tu vida. Siempre es necesario para el alma tomar algunas dosis de este tipo de tratamiento. Los buscaré...
Te dejo un gran abrazo!

Tesa dijo...

Estaba dudando si ver la película y ahora creo que ya lo tengo claro. Temía que el director cayese en la parte oscura y sórdida de la historia en vez de en la superación y los sueños.

"Mi pie izquierdo" me impresionó también mucho. Creo que la enfermedad es lo único que me asusta, por eso me resisto a ver o leer libros que traten esos temas.

Voy a ponerme al día de tu blog, cielo.

Ando muy atareada con unos trabajos que no sólo dependen de mí y eso altera todos mis ritmos y tiempos.

Un abrazo, Graciela

Gabriel dijo...

Un ejemplo de cómo superar las mas serias dificultades.
un ejemplo de vida, que es voluntad.
Abrazos desde una Buenos Aires otoñal.

Gabriel

MaleNa dijo...

Maravillosa película, me han quedado imágenes atrapadas en la mirada.

El parpadeo de la mariposa.
Excelente recomendación.

Te abrazo Claricce.


MaLena.

BETTINA PERRONI dijo...

Que interesante esta historia Clarice, sobre todo por las condiciones lamentables del escritor... has despertado mi interés, lo buscaré antes de ver el film.

Tu gusto literario es excelso.

Dejé algo para ti en mi blog

Lol V.Stein dijo...

Todo es posible. Tú también lo dices. Algo relativo a la fe, a la decisión de vivir una vida absoluta, aún cuando sólo tengamos el leve parpadeo de nuestra voluntad. No, no es cansancio, es solo la continuidad de un "aburrimiento" lo que nos sostiene. Él, postrado en su cama en la inmovilidad de su ser, en el aburrimiento infinito comprende y decide poetizarse a sí mismo, a través de esa insoportable levedad del ser, convertida en felicidad clandestina...

besos

Dédalus dijo...

Fui a verla, Clarice, sin tener ni idea de qué iba. Llovía a cántaros y la que yo quería ver (en un multicines) la acababan de retirar. Así es que en la misma taquilla pedí una entrada para... ¡la 6! O la 3 ó la 1... Podía haber sido cualquiera, pero no: Fue la escafandra y la mariposa. Esta vez, la suerte se alió conmigo y, pese al tema, la disfruté.

Besos.

Rosa Silverio dijo...

Wao, no la he visto pero ya me atrae muchísimo.

Gracias por la recomendación.

Quería aprovechar para decirte que ayer conseguí varias de las películas que recomendaste en tu reciente entrega cinéfila.

Un abrazo muy grande, amiga.

Ro

Maria Carolina dijo...

Sabés que no tuve el gusto de leer el libro y menos de ver la pelicula. Tus palabras (como siempre) me animan, son un bálsamo...
Abrazos!

Kety dijo...

Hola Graciela. Esto me recuerda cuando fuí a ver "Mar adentro". Iba con la convicción de que pasaría mal rato, pero no fué así, incluso, hasta "ríes y disfrutas" del buen humor de Ramón Sampedro.


Gracias por darlo a conocer.
Me gustaría leer el libro o ver la película.

Un abrazo

EDUARDO CAVIERES dijo...

Hola, no sé en realidad lo que te aqueja, pero creo que haces una excelente recomendación.

Cual mas o cual menos, todos tenemos cuotas de alegrías y penas en esta vida, pero es mucho mas saludable y no menos difícil para sí mismo y para los demás ser como tú, por lo tanto se agradece tu fuerza y testimonio que sirve mucho.

Excelente blog, saludos cordiales de Eduardo Cavieres.

caramelo dijo...

es algo que me ronda. Hace muy poquito alguien muy querido tuvo un derrame cerebral y quedó en coma por dos semanas y algo que me rondaba era si estaba consciente y tan viva por dentro como siempre y sin poder salir hacia afuera. Todavía no puede hablar y vivimos a 5000 kilómetros, como para preguntarle.

No sé que te aqueja, pero te mando mucha energía, fuerza y cariño.

Bohemia dijo...

No leí el libro pero si he visto la película y me impactó ya desde el comienzo...me gustó mucho!!!

BSS

Minombresabeahierba dijo...

Suele ser dificil no sufrir o quejarse cuando hay problemas graves, en especial de salud propios o de familares o amigos muy cercanos. O a veces no obsesionarse con ellos. A veces me digo, ésto tambien pasará como ha sucedido con muchas cosas, y me ayuda mucho. Lo duro es cuando por ejemplo ha fallecido un hijo ó alguien muy querido tiene una enfermedad no curable, es ahi donde no le encuentro explicación de porque sucede y cuesta enfrentarlo. Cálidos saludos

Miguel Sanfeliu dijo...

Pese a que me interesan los temas fuertes, debo reconocer que la película, y aún más el libro, me dan miedo. Ya me pasó algo así con la película de Moretti "La habitación del hijo". No obstante, intentaré hacer acopio de valor...
Un abrazo.