lunes, junio 02, 2008

Dos libros y sus portadas

Foto: Graciela Barrera

Las portadas como los títulos de los libros son parte de la seducción ante mis ojos. Aunque cuando el escritor me gusta ya es compra obligada.

Para los que saben mi gusto por las bicicletas, (en la etiqueta de Imágenes tengo dos series de “Ladrón de bicicletas”) ya se imaginarán como me puse cuando vi en la librería dos libros con fotografías preciosas de bicicletas en sus portadas.

El mundo de Juan José Millàs no necesitaba presentación. Le conozco y me gustan sus letras. Además que ya estaba esperando la oportunidad de comprar esta novela.

Pero de Peter Viertel con su libro Una bicicleta en la playa no lo conocía. La portada me atrajo demasiado. ¿Cómo comprar un libro e ir a lo seguro? Es parte del riesgo, de la aventura, del deseo de leer; independientemente de las recomendaciones que nos dan los amigos o lo que uno va leyendo o escuchando en los medios. Sentí que el autor me decía: “Conóceme y llévame a casa”. (La ignorancia era mucha ante este gran personaje). No pude resistirme a su voz.

Así que sin dudar compré los dos libros. La gracia o coincidencia es que los dos libros son autobiografías noveladas. Desconozco si los escritores se encontraron alguna vez. Al menos yo, ya los traje a casa y estarán junto conmigo tomando café.


33 comentarios:

Camille Stein dijo...

yo también he escogido muchos libros a través de sus portadas, portadas que eran incitaciones, atractivos escaparates, ventanas seguras a nuevas sensaciones... hasta ahora nunca me he arrepentido

leer es adentrarse en un camino... si está surcado de 'peligros', el viaje es epopeya

un beso

Arcángel Mirón dijo...

Es verdad que las tapas atraen. Mi preferida es la de La pirámide, de Henning Mankell. Tiene un cuadro partido de Bouguereau. Maravilloso.

cacho de pan dijo...

tomando café...en bicicleta?

Anónimo dijo...

Gracias Clarice por compartir tus sugerencias. Aunque tendre que volver a clases este verano, me hare un espacio magico para leer alguno de estos libros. Al menos ya se donde podre encontrar El mundo. Ah! y las bicicletas son tan atractivas, es verdad. Mi infancia entera la pase paseando en el canastito que mi mama acomodo en la suya, para llevarme a todos lados. Besitos.
Ivania

Adolfo Calatayu dijo...

Muchas gracias,querida Clarice,por descubrirme nuevos mundos literarios,en este caso,absolutamente inéditos para mí.
Un beso enorme

Inuit dijo...

Pienso que existe un a intuición sutil que te aproxima a un libro, sentimos sus susurros en la piel y nada más tocarlos, acariciarlo,
mirarlo...,sabemos que es el libro que compraremos.
Auroras

JAVIER ORTEGA dijo...

Querida Clarice:
Para mí sí que ha resultado todo un placer descubrir tu estupendo blog. Después de leer un rato descubro que nos unen muchas más cosas además de nuestra pasión por Caetano.
Ya tienes otro visitante asiduo (y entregado).
Besos.
Javier.

Cristian dijo...

Hola Clarice,

Disfruté mucho El mundo de Millás. En algún lugar de Marzo y abril dejé líneas sobre el texto.

Abrazo

BETTINA PERRONI dijo...

Honestamente yo no he comprado libros por la portada... por lo regular es la referencia del título pero admito que... lo primero que pensé de aquel libro que tengo ya planeado terminar... siiiiii (aqui doy la primicia ;) )
es el diseño de la portada :)

Ojalán y se me haga...

PD... respondiendo a tu pregunta Querida Clarice... te invito humildemente a la entrevista que me realizaron en la premiación... gracias al apoyo de ustedes, la semana pasada gané aunque sigo nominada en esta semana.

Aqui está la entrevista y votaciones yyyyyyyyyyyyy

http://www.nobelprizeblog.com/

Espero no te enojes conmigo por considerar tu blog en la entrevista... es que sencillamente, se me hace magnífico.

Te abrazo y toy feliz porque ando de aniversario ;)

Bethania dijo...

Como siempre comiéndote libros, no te vayas a empachar jaja

Bel dijo...

Se podría hacer toda una reflexión entre imagen y literatura. El acierto de dar con la imagen para una portada. Inuit habla de los libros cuya portada nos guió hasta una maravilla (mejor olvidar aquellos cuya imagen nos engañó). Pero, ¿Y los que habremos perdido a causa de lo mismo? Espero que no tantos. Y, del mismo modo, el acierto del título. Hay títulos maravillosos que contienen mediocridades y títulos poco prometedores que escoden tesoros. Entrar en una librería siempre es entrar en un mundo mágico.
Clarice, esperamos tus críticas cuando los hayas leído.
Abrazos.

Alexis Coald dijo...

Una bicicleta es par mi un encuentro con mi infancia y largos paseos por el campo,como siempre Clarice eres reina de los homenajes.

Un abrazo desde mi retorno.

Alexis Coald

flor dijo...

Uy, el segundo no lo conozco pero el mundo de Millás me resultó encantador. A partir de él conocí al autor, y leí luego el desorden de tu nombre (fue como una especie de adicción, ya que leí ambos en tan sólo un día. Terminé el primero y corrí a la librería a comprar cualquier otro de él... era como que lo necesitaba todavía).

En fin, cuando vi esa foto en tu entrada dije: Afortunado quien lo lee! Qué suerte que Clarice haya dado con él.

Un abrazo inmenso, y sigo leyendo para comentarte en entradas anteriores

Miguel Sanfeliu dijo...

El de Millás lo tengo, pero el de Viertel, pese a que me lo recomendaron, no lo compré. Ya sabes, las lecturas amontonadas, la cartera pidiendo auxilio... en fin. Así que espero que me cuentes qué te parece el libro de Viertel, tengo mucho interés en saber si he de correr a buscarlo.
Un abrazo.

Heriberto dijo...

Buenas sugerencias, les daré un vistazo,aunque Millás no me ha podido gustar.

Un abrazote Clarice.

Petrusdom dijo...

Ya nos dirás que tal Viertel que no conozco. De portadas hay mucho que hablar, me he comprado recientemente "Las sombras errantes" de Pascal Quignard y la portada es lo más horrendo que se puede imaginar un diseñador.
Saludos cordiales.

Las3Musas dijo...

¿A dónde te llevaron estas dos bicis, clarice? Seguro a la tierra de la infancia, donde todo tiene un futuro
inmenso. Luego bajo las ruedas el mundo se va haciendo pequeñito. Pero tus letras nos sirven para burlar al desencanto (gracias, amiga)

besotes ciclistas
musa

L o s t dijo...

Siento esta pequeña intromisión: llegué a tu blog por pura casualidad y me ha gustado...

Yo, además de porque la portada me llame, también escucho los títulos... Hay uno titulado "Pegate un tiro para sobrevivir" que me enamoró a primera vista. Ya lo he perdido dos veces y me temo que lo compraré una terera vez...

CaTpRiNcE dijo...

Yo creo que el libro tiene varios atractivos, el titulo, la portada y la contraportada...


Un saludo!!!

Dédalus dijo...

Por más que parezca extraño, a veces el envoltorio de las cosas es lo que realmente nos seduce. Soy de los que me quedo con los diseños de las portadas, con el formato del libro, con su tacto y el color de sus hojas, más o menos amarillentas, el tipo de letra... Todo eso también seduce, como una bonita blusa, una cinta en el pelo, una colonia fresca.

Besos, Clarice.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

"El mundo" de Juan J Millás ya lo tengo para meterle mano cuando termine el que tengo empezado, pero el otro..., si me cuentas alguna cosita lo busco, ¡creo que lo busco sin que me cuentes nada, parece bonito el título y la portada! ¿Sabes unas cosa?, a veces me compro un libro por lo que me sugiere el título y la portada y no me suelo arrepentir.
Besicos preciosa.

Francisco Ortiz dijo...

Te atraen las bicicletas en las portadas: un pequeño secreto desvelado. A mí me da igual cómo sea la portada de un libro, lo que prefiero es que su tamaño sea de bolsillo, supongo que porque siempre pienso en que si tuviera que llevar alguno encima o ir de viaje y llevarme varios me gustaría que cupieran los cinco o seis imprescindibles en la maleta -¿o diez? Los libros que nos acompañan, en cualquier caso, son seres tan vivos y reales como nosotros mismos.

Pamela dijo...

Me he sentido muy interpretada por tus palabras. Un libro también me entra por los ojos desde la tapa. Hay libros que la "llaman" a una desde el estante o la vidriera, uno pasa por su lado e inevitablemente se siente atraída. Qué linda historia, estoy segura que te acompañarán ambos con gran alegría. Un gran beso

Ana R dijo...

Coincidimos en esto tambien,Clarice.Cuando desconozco a un autor me fijo,y mucho, en los detalles de la portada,A veces, son los que definen el estilo.

Un abrazo

Isabel Romana dijo...

Seguro que esos dos autores se sentirían felicísimos de tomar un café contigo, en persona y no sólo convertidos en hojas (maravillosas) de libro. Yo tampoco conozco a Viertel, pero desde luego Juan José Millás es una maravilla. Siempre, siempre sorprende, aunque a mí me gusta áún más que como novelista, como articulista. Besitos, guapa.

Tania dijo...

Voy mucho a tiendas de libros usados, a mi me parece algo como una busqueda a tesoros perdidos, que pacientemente nos esperan... De estos lugares también yo muchas veces llevé para casa un libro de lo cual nada sabía, sólo por su portada. Lo mismo en razón de algunas ilustraciones, hay tantas preciosidades en el mundo de los libros.

Es siempre tan grato poder encontrar un ratito un poco más tranquilo y recorrer tu casa.

Um abraço, Graciela.

marisa dijo...

Yo también tengo en casa El mundo y Una bicicleta en la playa. A los que no conocéis a Peter Viertel os animo a que lo leáis. Es un pedazo de novelista. Y en dos o tres semanas sale a la calle otro libro suyo: Cazador blanco, corazón negro (para los amantes de la aventura y de África!!)

Isa S.B dijo...

Curiosa forma de elegir libros, yo nunca he comprado uno atraída por su portada ... y eso que me fijo en la ediciones y siempre me decanto por las bellas ediciones. Suelo testar el tacto del papel y oler antes de hacerme con un ejemplar ¿seremos locas maníaticas?
Cariños.

Goathemala dijo...

Peculiar método. Yo no lo hago así. Lo abro por cualquier lugar y leo un párrafo al azar. Sí me gusta, ya me atrapó. Luego pasa lo que pasa, que muchas veces me gusta poco el libro y otras descubro grandes escritores semidesconocidos.

--
Saludos.

El Secretario dijo...

Hola Clarice.

Es como las portadas de los cedés o los antiguos vinilos.

Te llaman. Te incitan. Influyen en su compra...

Me ha ocurrido también.

El libro de Millás lo leí hace unos meses. Incluso saqué un par de entradas basándome en algún fragmento suyo.
Desde que lo descubrí, devoro todo lo que cae en mis manos escrito por él, incluso columnas de los diarios.

Abrazo lector.

Tarántula dijo...

En tu colección te tasas, Clarice, qué linda crónica. Es que me gusta leerte... y te pido perdón por no entrar tan a menudo porque el tiempo no me lo permite del todo.

¿Las bicicletas son para el verano?

La viste?

Eleonai dijo...

No estoy seguro. Alejandro Rossi escrbió un libro Para leer en bicicleta.

Naty dijo...

Con Juan José Millás te la pasarás de maravilla y de seguro te identificarás con los trocitos de "el mundo" que plasma con sus letras pareciendote taaaaaan conocido... Saluditos y disfruta de ese café :)