miércoles, enero 14, 2009

Diccionarios

Foto: Antona

Disfruto mucho de hojear los diccionarios. Cuando no estoy investigando el significado de una palabra, me gusta abrirlo al azar y poner mi dedo en una palabra. Me detengo a leer su historia y de ahí voy saltando y buscando nuevas palabras. Obvio, entre más leo, más me siento ignorante. A pesar de la facilidad de navegar en el internet por diversos diccionarios o recibir “la palabra del día” en el correo o jugar scrabble, sigo prefiriendo tocar el papel de los diccionarios.

Es agradable escuchar ciertas palabras en portugués o francés, aunque no hablo esos idiomas. También es gracioso cuando una palabra en otros lugares cambia su significado. Son muchas las palabras que me gustan. Unas tienen una voz fuerte, otras suaves. Ciertas se adueñan de mi y otras las rechazo convirtiéndose en mis enemigas.

También me agrada coleccionar palabras y sobre todo, tener la tarea ardua de llevarlas a cabo en la vida cotidiana. Pero a veces no resulta fácil. Algunas de mi colección son: Agua, Azul, Cielo, Corazón, Congruencia, Esperanza, Lluvia, Oleaje, Paz, Perdón, Saudade, Silencio, Solidaridad, Tolerancia, Vida.

Hoy, mi diccionario personal me regaló las palabras Alegría y Milagro.

Sí, me gustan los diccionarios y a menudo recuerdo lo que escribió Fernando Pessoa: Quien no ve bien una palabra, no puede ver bien un alma.

31 comentarios:

Xénit dijo...

Indeliberadamente me hiciste recordar una lección de mi libro de Español, cuando cursé la educación primaria como en 1994. Se trataba de una niña (amante de los diccionarios, como tú) llamada Pita, que se propuso crear una palabra nueva: ¡Palitroche!
Sólo faltaba ponerle un significado.

Me acuerdo que cuando vi esa lección comencé a sentir atracción por los diccionarios (tumbaburros, les dicen algunos) Y me imaginaba que por ratos cómo sería el proceso de construir un diccionario, quién los haría, cómo...ya ves, ideas de niños.

Te copio un fragmento de esa lección:

—Yo creó que se reunieron algunos viejitos —dijo Pita—. Inventaron algunas palabras y luego dijeron: "esta palabra quiere decir esto…" Pero a nadie se le ocurrió una palabra tan bonita como palitroche. ¡Qué suerte que haya dado yo con ella! ¡Y les apuesto lo que quieran a que descubriré lo que significa! Quizá se le pueda llamar así al ruido que hacemos cuando andamos en el lodo. A ver, cómo suena "cuando Anita anda en el lodo puede oírse un maravilloso palitroche…" No, no suena bien. Eso no es. Quizá es algo que puede comprarse en las tiendas. ¡Vamos a averiguarlo!

Edición ecléctica dijo...

Buen comentario de tomar el diccionario por lo que es físicamente en comparación ahora ya con el tiempo en cuanto a las pc.
Depende de que persistamos en ello para que no se termine.
Mi último diccionario lo compré en el 2000!!!

marisa dijo...

Son tan maravillosas las palabras...Qué voy a decir yo que las enseño cada día y las escribo siempre que puedo. Me gusta esa defensa de las palabras que hace Salinas y la de Neruda...Palabras -pájaro, palabras -mariposa las llamo yo a las que me gusta atesorar. me gustan las tuyas yo adoro eco, afecto, memoria, sensibilidad, aureo y oquedad. Besos mi queridísima amiga.

Petrusdom dijo...

Un buen diccionario es una ayuda y también una invitación al juego.
Saludos cordiales

Marcela dijo...

Estoy de acuerdo.
Me gustan mucho las palabras.
Me gusta darles valor a las palabras y para eso hay que conocer su significado. Respetarlas.
Muy interesante, como siempre.
Un beso grande.

Arcángel Mirón dijo...

Soy una hereje: no tengo diccionario. Bah, tengo uno de sinónimos y antónimos.

¡Ah, pero ya encontré mi redención! Cuando puse internet en casa, la primera página que puse en favoritos fue la de la RAE.

:)

moderato_Dos_josef dijo...

Y los diccionarios viejos, por lo que se observa en la foto. Yo tengo uno muy antiguo y la verdad, es el mejor diccionario que he visto nunca. Es una edición del Espasa del año... si aquí está: 1957. es genial, con ilustraciones preciosas y todo. También me encanta hojearlo. Un saludo

Exenio dijo...

¿qué es eso que recorre la espina dorsal cuando se lee una entrada como esta?

Maravilloso coleccionar palabras y guardarlas que "esos" días...

:-D

muxica dijo...

Las palabras son como monedas, que una vale por muchas como muchas no valen por una.

(Francisco de Quevedo)

Como siempre me encantas amiga, con tus letras te imagino preciosa.
Abrazos

Miguel Sanfeliu dijo...

Buena afición la de coleccionar palabras.
La magia de las palabras es innegable, son auténticos tesoros, así que se debe respetar, y mucho, a los diccionarios, siempre en lugar preferente, siempre a mano.
Un abrazo.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Amar el diccionario es amar la magia de las palabras. Si nos paramos a pensar en una, podremos inventar un mundo nuevo. Pienso en "solidaridad" y el mundo en el que vivimos ya no es el mismo: no hay fronteras, somos de aquí y de allá, ayudar es el verbo de moda.
Si digo "ternura" se me ablanda todavía más el carácter.
Escribí hace tiempo un texto que venía a ser un paseo corto por el diccionario. Lo buscaré y haré un post con él.
Siempre es un placer pasear por tu casa y dejarse acariciar por tus manos tan tiernas.
Besos y abrazos.

mardelibertad dijo...

El diccionario siempre a mano.
Abrazo

Anónimo dijo...

Mi querida Clarice, que cierto es lo que dices de los diccionarios, esos viejitos vestidos de papel que encierran la sabiduria de siglos de lenguaje hablado, y escrito.
Yo tambien amo las palabras, y en ciertos idiomas tienen sabor de boca diferente. Como la palabra saudade, como blue, como amigos, verdad, etc.
Hoy si, estoy contigo, en que la palabras del dia, del alma contenta son :Alegria y Milagro.
Besos y abrazos.
Ivania

Antona dijo...

Ya no uso los de papel,ya sabes internet..

bss wapa

mardelibertad dijo...

Gracias por venir a visitarme sera un placer verte de nuevo.
Besos

Bohemia dijo...

Ojeando los diccionarios me doy cuenta de lo poco que sé, tantas palabras nuevas por aprender...Tampoco cambio el diccionario de papel por el digital...

BSS

David M. dijo...

Te puedes llevar un buen rato en el asombro de lo que existe solamente con A.

El problema es ese: "La gente no ve" como en aquel cuento de Camus.

Por eso Pessoa tenia heterónimos.

Goathemala dijo...

Otra cosa en la que compartimos gustos. De hecho en mi unidad USB llevo siempre algunos diccionarios para verlos en pantalla si es menester.

--
Saludos, Goathe.

faladomi dijo...

Claro, algunas palabras tienen alma también

Jorge Arce dijo...

Hay varios escritores que lo catalogan como el mejor libro que han leído. También a mi me sirve para hacer ejercicios de escritura. Que buena reflexión. Un abrazo

Kety dijo...

Estupendo elenco el que nos ofreces. Algo tiene de especial la palabra en papel.

Ya lo dijo Neruda:
"Se llevaron el oro y nos dejaron el oro, nos dejaron la palabra"

Un beso muy grande, amiga.
Kety

Bel dijo...

Ésa es una de mis batallas constantes con mis estudiantes. Que aprendan a utilizar el diccionario y, sobre todo, a amarlo. Porque si consiguieran lo segundo, lo primero vendría dado. ¿Y qué me dices de las enciclopedias? ¡Qué maravilla donde perderse horas sin ton ni son!
Preciosa y evocadora entrada, Graciela.
Un besazo para ti y otro (ya te lo digo también en las amapolas) para Movie.

Adolfo Calatayu dijo...

Que maestra Gracielita !!! también poseo esa pasión,me vuelvo loco con los diccionarios de psicología,religiones...
y ocurre que no es fácil "ver" bien, y menos,asumo,las palabras.
Un beso enorme !!!

Antiqva dijo...

Hace dias pude leer un articulo acerca de palabras que en España tienen un significado y, por ejemplo, en Mexico tienen otro totalmente distinto.

Algunas palabras que en España son totalmente inocentes, por ejemplo, en Mexico parece que serian incluso sugerencias de tipo sexual.

Aquello me dejo desconcertado.

Podemos estar hablando de cosas cuyo significado es radicalmente distinto al que pensamos, y ademas ni siquiera somos conscientes de ello.

Por ejemplo: en España decimos como la cosa mas normal: cogere un avion... Sin embargo en Argentina o en Mexico parece que la palabra coger implicaria una alusion de tipo sexual.

Es decir, que a vosotros no se os ocurriria decir: VOY A COGERTE... salvo que implicara ese tipo de contenido.

Me quede totalmente sorprendido.

un abrazo, amiga

María dijo...

Queridísima Graciela.

Hacemos lo mismo. A mí me encanta "leer" el diccionario, así como los almanaques, y las enciclopedias... ojalá se me quede una décima parte de lo que ahí se dice. Pero igual lo disfruto.

Te mando muchos besos

María

Rosa Silverio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Silverio dijo...

Yo también soy una fanática de los diccionarios, amiga.

Tengo uno grande enciclopédico, uno más pequeño de definiciones, otro de sinónimos y antónimos, otro de dudas, y otro de términos artísticos y literarios.

Tenía los de la RAE pero Iris (mi perrita que se perdió) se los comió un día. En serio. :)

Siempre que comienzo la lectura de un libro tomo un separador de páginas y el diccionario. Es inevitable.

Me gusta también buscar palabras, abrir el diccionario en una página cualquier y ver cuáles vocablos aparecen allí. Nunca me aburro.

A veces, cuando encuentro una palabra que me gusta, lo que hago es que para incluirla dentro de mi vocabulario, la escribo e intento emplearla hablando, hasta que me la aprendo.

Es fascinante todo ese mundo de los dicionarios.

Qué curioso que compartamos esa afición.

Te mando muchos abrazos, muy grandes.

SUSANA dijo...

Qué bonita entrada!

También tengo viejos diccionarios y los recorro de tanto en tanto. Algunos ni siquiera recuerdo de dónde salieron.

Me gusta oler las páginas viejas, junto a la o las palabras en cuestión, hacen el momento.

Ahhhh Graciela, sos una aventurera de la palabra!

Besote Amiga!!!

Francisco Ortiz dijo...

En una época, mis preferidas eran silencio, aturdido, atónito. Deben de decir mucho de mí, me temo. En otra época empecé -como Cela- el diccionario por la primera palabra y diariamente fui leyendo y aprendiendo. Cuánto queda por saber.

Anónimo dijo...

Me has hecho recordar que hace algunos años tomé un curso muy interesante de "Como usar el diccionario" y me ayudó en mis clases. No puedo vivir sin él.Besos

EVALUNA dijo...

me gusta adivinar como las palabras cambian de significado de una persona a otra, no siempre le damos el que encontramos en el diccionario, sino el que aprendemos por las experiencias de vida. Por ejemplo: Para algunos la lluvia es un fastidio, para mi se convierte en la excusa perfecta para llegar tarde a todos lados, jajaja.