viernes, agosto 28, 2009

Ojos para leer…de mayo a agosto.

¿Qué sería la vida sin libros? No me la imagino. Tanto que leer, tanto que aprender, tanto que reflexionar, tanto que soñar a través de ellos.

Disfruto y me refugio en la lectura, pero últimamente tengo la sensación que entre más leo más ignorante me siento.

En esta etapa de lecturas, me tocó vivir la experiencia de empezar dos libros y no finalizarlos. Sufrí por esto. Sentía que estaba despreciando algo valioso. Lo intenté y no pude avanzar. Así que tuve que dejarlos y empezar otros. He escuchado que cuando pasa esto es porque todavía no es su tiempo. No lo sé con seguridad. Espero algún día terminarlos.

Crece la lista de libros. Es lindo saber que me esperan muchos amigos para ofrecerme su mundo.

Una vez más comparto mi inventario cuatrimestral con mis subrayados.


Historias en la palma de la mano de Yasunari Kawabata

-El verdadero encanto de una noche de luna es algo que ya no comprendemos. Sólo los hombres de antaño, cuando no había luces, podían entender su misterio.

La loca de la casa de Rosa Montero

Para que un hombre me atrajera de verdad, yo tenía que creer que nos comunicábamos.

Vía revolucionaria de Richard Yates

-¿Te daría igual no hablar de nada? –preguntó-. ¿No podríamos dejar pasar los días tal como vienen, sin tener la sensación de que hemos de hablar de algo continuamente?

Cuentos de mujeres solas…prólogo por Marcela Serrano

¿Condenaremos a una mujer por haber tratado de introducir un rayo de belleza en su monotonía?

Elizabeth Costello de J.M. Coetzee

¿Es que hay que estar demasiado arruinado para unirse al baile antes de poder ver cómo funcionan las cosas?

Firmin de Sam Savaje

Hice que mis sueños entraran en los libros, y a veces me volvía a soñar dentro de los libros.

El pintor de batallas de Arturo Pérez-Reverte

Soy una simple turista, feliz de serlo, con una cámara que le sirve como pretexto para sentirse viva, como en aquellos tiempos en que cada ser humano tenía la sombra pegada a los pies.

La paseadora de perros de Leslie Schnur

Todo el mundo sabe que cuando adoptas un perro se convierte en un miembro de la familia, aunque no quieras. Se cuela en tu vida, en tu sofá, en tu cama y en el fondo de tu corazón.

Los hombres que no amaban a las mujeres de Stieg Larsson

De pronto, inesperadamente, el viejo rompió a llorar. Él mismo se sorprendió del repentino ataque emocional que le había acometido después de casi cuarenta años.

La chica que soñaba con un cerillo y con un galón de gasolina de Stieg Larsson

Lizbeth Salander era la mujer que odiaba a los hombres que no amaban a las mujeres.

Para no olvidar
de Clarice Lispector

Pero ya que hay que escribir, que al menos no aplastemos con palabras las entrelíneas.

Ganas de hablar de Eduardo Mendicutti

Así me gusta, corazón. Pasemos página. La calle pasó a mejor vida. Que descanse en paz.

La extraña de Sándor Márai

La gente, e incluso uno mismo, se forma una idea precipitada sobre el carácter de cierta persona y luego esa persona se ve obligada a cargar con las consecuencias el resto de su vida.

16 comentarios:

Mateo Bellido Rojas dijo...

Buenos días desde España, Graciela.
Iba a comentar tu post anterior y me encuentro que soy el primero en este.
El cine me gusta, pero ahora sólo lo veo por TV. La lectura sí, aunque soy algo perezoso. El poco tiempo de que dispongo lo dedico a leer en los blogs, y siempre voy retrasado.
Ya acabé la trilogía de Millenium. Haces referencia a los dos primeros, que me gustaron mucho; pero, el tercero tiene su atractivo por ser el desenlace de la novela. Te gustará también...esa Lisbeth es una maravilla de personaje y Mikael B. es una pasada de tío, ¡que envidia!.
Te dejo un trocito:
"Confiaba en él. Quizá. Le irritaba que una de las pocas personas en las que confiaba fuera un hombre al que evitaba ver constantemente"
Un abrazo y feliz finde.

Kety dijo...

Me siento aliviada con tus palabras, últimamente no hago más que empezar libros y dejarlos a medias. entre ellos están;

"La catedral del mar"
Ildefonso Falcones

"Los libros arden mal"
Manuel Rivas

"El médico"
Noah Gordon

"Los hombres que no amaban a las mujeres"
Stieg Larsson

Ahora tengo entre manos;

"Con ánimo de ofender"
Arturo Pérez Reverte

Y continuamente: El quijote

Besos

SUREANDO dijo...

Si has dejado algún libro de lado, no te preocupes, no era su tiempo, yo dejé Bomarzo el 81, lo reintenté muchas veces con sentimiento de culpa por dejarlo y sólo gracias a Marcelo del blog "la menor idea", pude terminarlo este año, pasaron 28 años.
Un abrazo Clarice

Pamela dijo...

QUerida Graciela: Tu idea de compartir las lecturas de esta manera es extraordinaria, no sabes cómo se agradece! Yo creo que todos hemos dejado un libro de lado más de alguna vez, hay que darle una segunda oportunidad tiempo después, sin duda.

Un besote hermosa

Bel dijo...

Veo que también aquí hablas de Elizabeth Costello. Voy a seguir tu recomendación.
Y ya me dirás qué te parece Vila-Matas.
Un gran abrazo, querida Graciela.

dsdmona dijo...

Algunos me los he leído, otros me los apunto para próximas lecturas.
Si dejas algún libro a medias es que igual no es para ti, no te apenes, hay muchos más por descubrir

D.

Anónimo dijo...

Siempre, siempre, tengo un libro a mano, y asi se que no estoy sola, que jamas lo estare. Gracias por compartir los subrayados, pues uno conoce mas de ti y tu maravilloso mundo interior tambien. Besitos.
Ivania

moderato_Dos_josef dijo...

algunas proposiciones muy interesantes, como la de Pérez Reverte y la de Stieg Larsson.
Una abrazo!

Goathemala dijo...

No hay nada como un buen libro que mata lo temporal. De hecho par mí los libros son homicidas del tiempo y del espacio. Cuando leo salgo de mi y de lo que me rodea. Soy un niño con Salgari y una hacker famélica con Larsson.

Tres de las novelas que pusiste ya me las leí.

Larsson crea muy bien a los personajes pero carece por completo de elipsis.

Abrazos.

Bel dijo...

Graciela, querida:

Como no sé si volverás de momento a las Amapolas, te dejo aquí mi respuesta a tu último comentario:

"¡Qué rapida has ido! Espero con ansiedad tu opinión.
(¡Ay, Dios! casi mejor que no hubieran traducido el título, eso de pecado familiar...)

Disculpa que no comentara tus aportaciones aquí sobre cine. Entusiasmada con las novelas, se me pasó. Bergman, desde luego. En cuanto a "Elsa y Fred", la vi cuando se estrenó y creo que en mal momento, porque tengo un recuerdo muy borroso. Seguiré tu sugerencia y la veré de nuevo.

Más besos para ti."

Sí, más besos para ti.

Bel dijo...

Se me olvidaba, es una copia del que he escrito allí.

Irene Velasco Sánchez dijo...

Que haríamos sin libros?
Probablemente escribirlos ^^

Ahora ha caído en mis manos "El Príncipe" un libro que deje de lado hace un tiempo.. espero que no vuelva a pasar!
un saludo

Antiqva dijo...

Ay, vivir sin leer se me hace imposible...

Un abrazo, amiga

AnaR dijo...

La extraña de Sándor Márai

Una de sus novelas más redondas.¡¡Fantástica!!

Besos

Eleonaí dijo...

¡Cuánta lectura!

Felicidades.

Animeandi del Mar dijo...

Hola :)!.
Mmm,sin libros?,mi mente estuviera seca :(,en verdad,los libros nos expanden a maravillosos lugares,nos envuelven hasta la locura & uff!,que sí no he dejado libros sin leer.Ahora 5 de mis pequeños dadores de cultura,estan resguardados en filita.
Sí,sientes la culpa por no leerlos,es algo que me aquejaba en las tardes jeje & lo sigue haciendo.Algún día,bien dicen "nunca es tarde para nada",leere a esas joyitas que tengo.Oh! libros,dadoderes de uno de los placeres más grandes de este mundo!.
Muchos besos,y que la lectura fluya :)!.