domingo, enero 17, 2010

Puerto Príncipe

Pintura: Reynald Joseph

Me duele que Puerto Príncipe solamente sea un nombre y no sea un gran palacio como los que habitan los príncipes.

Me duele que al nombrar en voz alta “Haití” me suene a fragilidad.

Por más que quiero huir a mi mundo personal y no saber nada de lo que narran los medios de comunicación, no puedo.

Me duele mi país, pero hoy, me duele más Haití.


18 comentarios:

Adolfo Calatayu dijo...

Es una tragedia espantosa,horrible,que nos conmueve y toca a todos; espero que todos nos decidamos a ayudar !!!
un beso grande.

Pamela dijo...

A mi me pasa lo mismo amiga Graciela. TE dejo un beso

gonzalo dijo...

si, nos duele y nos muestra lo pequeños que somos.

Eleonaí dijo...

Haití:

Primer país de este lado del mundo que logró su independencia de Europa, heredando una deuna inmensa. Los esclavos traídos de Africa se rebelaron y fueron libre. Libres para padecer todo lo que han padecido a los largo de dos siglos.


Inglaterra, España y Francia, junto con toda Europa, tiene una deuda mayor con esa nación ahora destrozada. Es el momento para que esas naciones paguen con su apoyo, generaciones después, a Haití.

Y con la solidariada de todos Haití empzará a sanar de sus males, ahora en el extremo.

Çαяłos عmιLιŌ Mαchucα dijo...

Una situación que pocos hubieran imaginado pero la vida continua entre hilos de esperanza que gritan por sujetados por todo una comunidad.

Saludos.

Espero pasar frecuentemente por este escenario.

Jose Ignacio Escribano dijo...

Mi dolor estos días también está en Haití. Mi solidaridad está ahora con los supervivientes de esta catástrofe.

Camille Stein dijo...

la complicidad de un dolor que atenaza... de nada sirve cerrar los ojos, la huida: tampoco puedo no mirar, tampoco renunciar a una vaga esperanza, que el tormento derramado tenga alguna redención posible...

un beso

Bel M. dijo...

Mejor expresado, imposible. Exactamente, así es.
Un beso, Graciela.

Inuit dijo...

Clarice,
Lo que más me anima de esta tremenda desgracia es que hay mucha gente anónima que está aportando su ayuda. Hoy, oía una iniciativa de un colegio, que proponían que los niños cedieran algunos de sus ahorros para enviarlos, a través de Médicos sin fronteras, y todo esto como que ilumina.
Inuits

Marcela dijo...

Haití tiene que dolernos a todos. A ver si de una buena vez, sanamos esa herida.
Besos.

Anónimo dijo...

Todos somos hermanos en este planeta, todos lo somos, independiente del espacio donde nos toco vivir. El dolor de Haiti entonces, es nuestro dolor y no cabe si no ayudarlos, en la medida posible para cada uno. Gracias por tu hermoso post Clarice.
Ivania

Tesa dijo...

La tragedia es tremenda y el caos, la falta de logística hace que peligre toda la ayuda que sí ha llegado y se amontona en el aeropuerto.

Haití es el país más pobre de Ámerica, con un gobierno débil y sin ningún tipo de organización estatal. ¿Qué ocurrirá cuando desaparezca el foco de atención mundial?

De momento me quedo, con la imagen de un bombero español rescatando de los escombros a un niño de dos años que sobrevivió después de dos días aferrado a su abuelo fallecido.

Pequeños gestos ante tanto dolor.

Un beso,

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Así es Graciela. Duele mucho el nombre de Haití, y duele más aún saber que esto va para largo, si no es para toda la vida de los seres que han quedado con vida. Y no me refiero solo al dolor que tengan por los seres perdidos y todo lo perdido, sino porque me temo que se parchee tan solo y no se recupere una vida medio digna para esos seres.

Besicos muchos preciosa.

Antiqva dijo...

Amiga, es cosa sabida: "Todos los palos van siempre al culo quemao..."

Suena grosero, sin duda, pero es una verdad inmensa...

Los palos siempre van a donde mas duele, y al mas debil...

Un abrazo, Clarice

Deybi dijo...

A todos nos duele Haiti. Es terrible todo aquello. Lo peor es ver como algunos aprovechan esta situación para realizar su fechorías.

Kety dijo...

Es el dolor de la impotencia.
contra la naturaleza no hay juicios que valgan.
Un fuerte abrazo

Bohemia dijo...

Que pena que tu bello escrito no sirva para mejorar allá el panorama...

Bss

virgi dijo...

A todos nos duele. Y nos emociona ver cuando sacan a alguien con vida. Y además con una vida inmensa, con una energía de la que tendríamos que aprender.
Mis besos, Clarice