lunes, mayo 31, 2010

¡Hey Paul!

Fotos: Graciela Barrera

¿Qué puedo decir sobre Paul McCartney cuando prácticamente está casi todo dicho? Simplemente escribir: que mencionar su nombre unido a Los Beatles es recordar mi adolescencia prohibida. Que mientras crecía y aumentaban los gustos musicales, sus nombres seguían conmigo. Que aquellos cuatro chicos me dieron el enamoramiento. Que en mi camino siempre encuentro amigos que los aman. Que me contagian sus historias relacionadas con ellos. Que no me imaginé que algún día, sería parte de las 55 mil personas que lo escucharía en el concierto que ofreció en la ciudad de México, el pasado jueves 27 de mayo. Que observar generaciones reunidas en una misma pasión fue sorprendente. Que no había edad limitada en El Foro Sol. Que fue emocionante ver el gran escenario con Paul y sus músicos. Que todos gritaban o que todos suspiraban o que todos lloraban o que todos aplaudían hasta con los pies. Que ese día el noticiero televisivo informó que habría lluvia y granizo y lo que resultó fue un cielo despegado. Que yo miraba el cielo como dudando si llegaría la lluvia. Que yo vi una tenue luz entre ese cielo nublado. Que cuando cantó “El largo y sinuoso camino” fue entonces que me di cuenta que esa luz tenue era la luna y ésta salió plateada y completita sólo para escuchar a Paul. Que todos cantábamos nuestras canciones predilectas. Que Paul nos dirigía a la distancia y a la cercanía. Que nos hizo bailar y nos hizo suspirar. Que cuando cantó “Yesterday” mis ojos no pudieron más resistirse a las lágrimas. Que todos queríamos más y más y no lo dejábamos ir. Que cuando Paul ondeó nuestra bandera, todos gritábamos con fuerza el nombre de nuestro país. Que cuando terminó su concierto con duración de tres horas, entonces la luna decidió darnos las buenas noches. Que escuchar y ver a Paul con su personalidad arrolladora y carismática fue increíble. Que su espectáculo valió la pena. Que yo sigo EnPaulada leyendo su libro de poemas y disfrutando de sus canciones. Que él me trajo la memoria pasada. Que Paul McCartney me sigue gustando igual que la primera vez.




11 comentarios:

Miguel Sanfeliu dijo...

Soy el primero en comentar. Y te digo que si Paul McCartney leyera este texto se le pondría la carne de gallina. Bonito homenaje.
Un abrazo.

MaLena Ezcurra dijo...

Concuerdo con vos Paul me sigue fascinando como la primera vez.
Un texto preciosista!


Te abrazo largamente, Clarice.


M.

Tania dijo...

Aún me contarás el secreto de tanta energía, chica que hace tantas cosas y mantiene ese entusiasmo tan grande que de contarnos ya nos contagia... Una delicia de texto.

Felicidades por la noche hermosa.

Imenso abraço...

GAB dijo...

Se nota el entusiasmo, gracias por trasmitirlo y dejar la impronta de una noche inolvidable, por Paul, por la vitalidad, por los recuerdos.

Un abrazo.

Maik Pimienta dijo...

Ogh....cómo te envidio!! Es mi concierto soñado, a falta de poder acudir a uno de los beatles...seguro que fue mágico, tal como lo cuentas. Besos amiga.

Eleonaí dijo...

¡Oh, ese libro lo tengo entre lo pendiente de leer!

No estuve ahí, tuve el relato de mi hijo que disfruto el concierto. Leí una crónica y estuvo genial.

¡Felicidades!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Vaya niña, también me has devuelto a la juventud y a "Los cuarenta principales" mientras hacía la limpieza del sábado por la tarde y que me ha encantado leer esta noche escuchandoles. Y además, me has enseñado el libro de poemas que no conocía, ya tengo algo más que buscar y leer.

Me alegro mucho que lo disfrutaras.

Besicos muchos.

Isabel Romana dijo...

Es emocionante comprobar los efectos que la música tiene en nuestros corazones, cómo una sola canción puede devolvernos las emociones más lejanas, las más queridas, las que nos constituyen, y darnos cuenta de que son compartidas con personas a quienes no hemos visto jamás. Eso pasa con los Beatles y con Paul.
Un abrazo muy fuerte (y envidioso)

Animeandi Wilde dijo...

Here comes the Sun!...
Que forma de escribir mujer!.
Debio de ser una noche maravillosa;gracias por compartirlo!.Se me pone el cuero chino :D!.Más palabra que esas..ningunas!.
Besos!.

Bohemia dijo...

es incombustible...

bss

Mateo Bellido Rojas dijo...

Qué pasada!!! y qué suerte. Ay!! aquellos años maravillosos....la música tiene ese don nos trae con tanta facilidad los recuerdos..."Jóvenes, éramos tan jóvenes..."decía una canción de aquellos del Dúo Dinámico.
Un abrazo