sábado, junio 05, 2010

La autobiografía soterrada de Sergio Pitol

Fotos: Graciela Barrera

Nombrar a Sergio Pitol es recordar cuando llegué a vivir a la capital veracruzana. Me parecía tan lindo caminar por la ciudad y encontrarme al escritor en la librería o paseando a su perro. A la fecha, sigo teniendo una admiración a este hombre literario. Un personaje que ha trascendido y a muchos nos ha marcado su esencia.

Su recién libro publicado “Una autobiografía soterrada” editado por Almadía, es un libro breve que consta entre ensayos y relatos de sus recuerdos, viajes y personas que conformaron una parte de su vida. Además viene la conversación con su amigo, el escritor Carlos Monsiváis.

Disfruté la lectura y fue inevitable subrayar tantas líneas en las que conocí algo más de la intimidad del autor, sus referencias con otros escritores, su profundidad, su simpatía, su humildad. Simplemente aprendí más.

Sonreí al leer que Pitol lleva su diario desde hace más de treinta y cinco años y dice: “Es mi cantera, mi almacén, mi alcancía” Y más adelante apunta lo siguiente: “Escribir un diario es establecer un diálogo con uno mismo y, también, un conducto adecuado para eliminar toxinas venenosas”.

De la infancia expresa: “La infancia es una caja fuerte que, estimulada por la memoria, se transforma en caja de Pandora”.

En un tiempo de reposo por enfermedad, señala: “Tendré pues, todo el día para descansar, leer, hacer ejercicio en un inmenso jardín, y recapacitar sobre mis males y sus posibles remedios”.

Otra cosa que me llamó la atención, fue esa parte de su humildad: “Aunque nadie lo crea me turba y hastía hablar tanto de mí y lo que hago”. Él prefiere que sean otros los que hablen.

Pitol declara: “Escribir ha sido para mí, si se me permite emplear la expresión de Bajtín, dejar un testimonio personal de la mutación constante del mundo”.

El libro “Una autobiografía soterrada” fue presentado por Elizabeth Corral, Anamari Gomís, Luz Fernández de Alba y Martín Solares en la Feria permanente del Libro Universitario de Xalapa, el pasado jueves 3 de junio. Una delicia de noche al escuchar sus reseñas, además de que el escritor les dedica un capitulo del libro a cada una de ellas. Los que asistimos tuvimos el privilegio de contar con la presencia de Sergio Pitol. Una vez más, él me permitió fotografiarlo y regalarme un autógrafo.

No me cabe duda que Sergio Pitol nació para escribir.



14 comentarios:

gonzalo dijo...

te das cuenta de que eres una ventana hacia Veracruz?

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Graciela...Yo que tengo tantas ganas de conocer a Sergio, sólo hacía falta que me lo envolvieras en papel de regalo. Gracias, no pierdo tiempo en ir a buscar su libro.
Un abrazo

Eleonaí dijo...

Discreto. Sencillo. Y mucho más es el gran Sergio Pitol.

Tan sencillo que él no dijo nada en el evento de presentación. Él ya había escrito y dijeron ellas y el otro.

Fue un gran evento.

Isabel Romana dijo...

Eres muy afortunada, pues con mucha frecuencia conoces a tus autores favoritos (sean escritores, músicos, actores, directores de cine...). Me ha resultado muy curiosa esa frase de Pítol en que, refiriéndose a su diario dice que es "un conducto adecuado para eliminar toxinas venenosas”. ¿No crees que también un blog podría - y de hecho puede - realizar esa función? Besitos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Que bonito lo que cuentas!! Algunas de esas cosas me son tan familiares!!
Me ha encantado esta reseña tuya, veo que además le has difrutado. Otro autor pendiente para mí, lo voy a tener en cuenta. Muchas gracias a tí por dejarnos conocer y aprender.

Besicos mchos.

JOSE ROMERO dijo...

un autor al alcance de la mano. Y de la lectura. Muchos días de estos. saludos

MaLena Ezcurra dijo...

No hay placer más grande que conocer a esos autores que nos hacen volar.


No dejo de aprender contigo cerca.


Mi abrazo querida Clarice.


M.

virgi dijo...

Ya sabía de él por algún otro blog y prensa, pero nada más. Por lo que te leo, me inspira mucha ternura y ganas de leerlo.
Besitos, querida Clarice

Miguel Sanfeliu dijo...

Gran homenaje a un gran escritor. Qué suerte encontrarte con él. Qué privilegio tener su autógrafo y dejarse fotografiar por ti. Qué suerte que nos lo cuentes y nos subrayes esas sustanciosas frases de su libro. Pitol es gran amigo de Vila-Matas, un maestro. Y su humildad es prueba de su grandeza.
Un abrazo.

Raúl dijo...

No conocía a este autor; así que gracias por el acercamiento a su figura y su obra.

GAB dijo...

Por alguna razon no he acabado de adentrarme en su obra completamente, creo que lo ultimo que lei de el es el -nocturno de bujara- lo cual ya es bastante para admirar su dominio del lenguaje y maestria. Es de esas autores de los que se tiene nocion de ellos antes de conocer sus obras, en esa especie de conocimiento lateral que dan sus amigos en sus obras: Monsivais y Jose Emilio Pacheco. Celebro que de a conocer su biografia y conocer de primera mano a un autor excepcional.
Gracias por compartir tu ventana.
Un abrazo

AnaR dijo...

Gracias, gracias por traerlo.Es de esos escritores a los que merece la pena "escuchar"

Besos

Hosting y Dominios dijo...

Es que definitivamente no se ha de dudar el gran escritor que es, lo maravilloso que con cada palabra transmite a sus lectores.

Eleonaí dijo...

Hola Clarice:

Mira esto que puse en el facebook:

http://www.facebook.com/pages/Una-autobiograf%C3%ADa-soterrada-de-Sergio-Pitol/325936690772048?sk=wall

Que sigas estando bien.