lunes, octubre 11, 2010

El gran Paco Ignacio Taibo II

Fotos: Graciela Barrera

La mitad de mi vida fue tenerle una profunda admiración a Paco Ignacio Taibo I y por consiguiente a su familia. Aunque ellos ni lo saben. ¿Cómo olvidar todo lo que me dio? Siempre le recuerdo y pude decírselo con un nudo en la garganta a su hijo mayor Paco Ignacio Taibo II, mientras me firmaba uno de sus libros. No dijo nada y supongo la razón. Y yo, tampoco describí la historia de mi afecto. A veces, prefiero quedarme callada y guardarme la emoción.

Él estuvo el pasado viernes 1 de octubre en la Feria Internacional del Libro Universitario, para presentar su libro El retorno de los tigres de la Malasia editado por Planeta. Acompañado de Santiago Gamboa y Jorge Moch, hablaron de su obra y de muchas anécdotas. Por ejemplo, Gamboa dijo que a Taibo II le debe haber escrito una novela de género negro.

Paco Ignacio Taibo II no solamente habló de la historia de su reciente libro, también comentó del género negro e histórico que siempre le han acompañado en sus letras. Compartió de su niñez y la cercanía con los libros, de sus padres, de sus estudios incompletos porque era enfermizo y con una gracia dijo que “su educación se interrumpía” cuando volvía a la escuela. Y obvio, él no podía callarse y decir lo que sucede en nuestro país.

Taibo II es un hombre sencillo y simpático, un incansable y gran conversador. Un luchador social, con casi cincuenta libros escritos y publicados en diversos países y, muchos reconocimientos y premios. Muy accesible para charlar con él. El público asistente disfrutó de su presencia, tuvo la oportunidad de realizarle muchas preguntas y de obtener una firma para sus libros.

Ese día no olvidaré que antes de empezar el evento, un niño se acercó a mí y me preguntó que si el señor que iba vestido de mezclilla era el escritor invitado y le respondí que sí. El niño se puso feliz y gritó de la emoción: “Yo leí el libro Pancho Villa y no puedo creer que acabo de conocer al escritor”. Taibo II escuchó, volteó y sonrió al ver que era un niño. Pero ¿quién no puede sonreír gratamente cuando se encuentra a niños que ya tienen el hábito de la lectura?

Fue un mediodía delicioso con un amable clima. Una gran charla de casi dos horas con muchísima risa y mucha reflexión. Sé que todos salimos encantados y con ganas de seguir leyendo a este gran escritor.







14 comentarios:

Goathemala dijo...

Compartimos admiración. Le escuché en varia entrevistas y sé lo ameno y gran conversador que es. Tuviste suerte de conocerlo.

Un abrazo.

Cristina dijo...

Va venir en diciembre a la Feria del Libro! Me tengo que apurar a leerle :D

Besos Grace, bonita semana para ti!

Pedro dijo...

Busqué donde dejarte mi aprecio.
Y nuestra añoranza parisina
Escogí este post.
¿Te parece bien¿

Jose Ignacio Escribano dijo...

Me alegro de que me hayas recordado a PIT II, tengo pendiente de escribir algo sobre sus libros en mi blog.
Un afectuoso saludo como siempre.

marichuy dijo...

Muy agradables ambos; padre e hijo. El padre, de las cosas buenas que el exilio español nos dejó. Y Paco hijo ha continuado su propia historia.

Qué bien que lo pudiste disfrutar, querida.

Beso

PS ya vi la foto del guapo Alessandro Baricco.

MaLena Ezcurra dijo...

No conozco a Paco Ignacio II , espero poder encontrarme con su obra a la brevedad.


Te abrazo Clarice del alma.



M.

Miguel Sanfeliu dijo...

Qué bien se pasa con los escritores que admiramos, con sus charlas, su simpatía. Debo decir que no he leído a Paco Ignacio Taibo, pero fíjate que hace muy pocos días tuve en mis manos su libro "Pancho Villa", y justo aquí lo mencionas.
Un saludo

virgi dijo...

Pues otra reseña que me apunto, querida Graciela. ¡Es tan lindo como lo cuentas!
Ya tengo intriga y como quiero conseguir un par de libros, a ver si encuentro el de Pancho Villa, un personaje carimástico.
Muchos besos

Pamela dijo...

Qué divino lo del niño! Y qué suerte la tuya de compartir con estos tremendo escritores. Abrazotes

giovanni dijo...

Das ganas de leer un libro de él. Para mí será el primero.

Abrazos

Eleonaí dijo...

Fuma y fuma. Escribe y escribe. Me perdí su presentación.

Lo último que he leído de él es El cura Hidalgo y sus amigos. Está genial.

JOSE ROMERO dijo...

No sé como le haces Graciela, pero siempre nos trasmites las emociones y sentimientos de los personajes que admiras y la situación en que los conoces. Felices días. saludos
( En realidad si sé como le haces, pero no lo digo pues te apenas)

Margarida V dijo...

volvi a los blogs hechaba de menos leerte

giovanni dijo...

Colgué en mi blog otra fotografía de mi viaje de 1982 a México dedicada a ti.

Un abrazo