miércoles, enero 19, 2011

Miscelánea de pensamientos XI

Pintura: Harold López

Soy
Soy la historia que no sucedió en tu vida.

Despertar
Un ave emite un gemido y un gallo canta enojado. Un helicóptero violenta el cielo y una taza de café se consume en dolor.

Sol
Un sol despierta para recordarme que él se encargará de iluminar mi rostro aunque esté lleno de lluvia.

Gimnasio
Sus cuerpos se quiebran ante un espejo mientras se ejercitan en un gimnasio. El espejo se harta de ver los rostros fatigados sin sonrisas.

Limpieza
Las manos se cansaron de limpiar recuerdos inútiles. ¿De qué tamaño será la bolsa para tirar los estorbos internos?

Una ventana no quiere ser tocada, prefiere vivir entre la sombra del recuerdo.

Mientras cae el agua sobre los platos, las burbujas del jabón se transforman en letras. Sus palabras se resbalan. No hay agua que las ahogue.

Tender la ropa con alegría es abrazar al tendedero. Lavar los trastes es conversar con el agua. Barrer la banqueta es abrir un camino. Trapear la casa es escribir sobre el suelo.

Camas y almohadas
Hay camas que se hartan de nuestros pesares. Hay almohadas que se espantan de nuestras pesadillas. En cambio, otras, son felices.

Viento
El viento, desnudo, reposa sobre mi tendedero.

Uñas
Ella cortó sus uñas para no caer en la tentación de arañar el silencio de esa pared.

Cajita musical
La nostalgia puede ser una cajita musical que suena en un bote de basura y es rescatada por alguien que no escucha.

Baile
Bailar suavemente entre un espacio reducido y creer que se escucha la música. Sólo para comprender que dos cuerpos no la necesitan.

Canción
Escuchar una canción es recordar que alguna vez te pronuncié.

Señales
Me pediste señales. Te di todas. Ninguna te convenció. ¿Esperas mi muerte como una señal?

Ella
Y de repente, se sintió perdida. Como una niña inocente que lee historias ajenas. Sin ir. Sin volver. Sin hablar. Sólo mirar. Perdida está.

Pueblo
La fragilidad de un pueblo la miro en su silencio.

Luz
La luz también guarda silencio. Ilumina con tristeza.

Lluvia
La lluvia se miró en el espejo. Tiene un pálido rostro escondido en un viejo perro. Se pintó los labios y se fue.

Farol
Un farol alumbra el encuentro de lo que no será.

Valor
Seguiré escribiendo hasta que me llegue el valor de expresar: Yo soy la que te busca.

Sin distancia
Las letras no conocen la distancia. Su poder cruza montañas y mares. Por eso, tú estás aquí conmigo y yo estoy allá contigo.

14 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Buen ejercicio de repaso mental o retrospectivo. algo parecido nos hacían hacer en un curso de narrativa.
Un beso Clarice. No me olvido de ti.

Alejandra dijo...

Mi querida Graciela ahhhh siempre tus palabras se quedan como eco en mi cabeza...
"Seguiré escribiendo hasta que me llegue el valor de expresar: Yo soy la que te busca."
Besito

ANTIQVA dijo...

Sabes, amiga, cada vez te veo "como mas sabia"...

Un abrazo, Clarice

Zuzu dijo...

Este fue mi favorito: Ella
Y de repente, se sintió perdida. Como una niña inocente que lee historias ajenas. Sin ir. Sin volver. Sin hablar. Sólo mirar. Perdida está.

Disfruto mucho de tus letras, saludos.

Bel M. dijo...

"Ella", "Señales"... pero sobre todo la primera, "Soy", magníficos, Graciela.
Un abrazo enorme.

gonzalo dijo...

por favor, cuida nuestro farol.

virgi dijo...

Que el viento te lleve mis abrazos a tu tendedero. Recógelos cuando quieras.
Y aquí te dejo también besos

Índigo dijo...

Me encantaron, en particular, el sol, la limpieza y el viento. Y el último, ese poder que cruza montañas y mares, el broche de oro. Un beso enormemente azul para ti.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ese tendedero tuyo es una inspiración.
¡Ya sabes como me gustan tus "Misceláneas, son fabulosas y no sabría escoger una sobre otra, porque todas me aportan algo, muchas gracias por compartirlas!

Besicos muchos guapa.

Paloma Zubieta López dijo...

Clarice querida: esta miscelánea que escudriña en tantos rincones de la vida, me deja la sensación (que inunda) de que vale la pena vivir. Gracias de veras, por ello. Un beso grande, grande.

Mateo dijo...

Yo tambien me quedo con todos. Me ha encantado que puedas escribir con pompas de jabón, mientras barres, en el suelo, en la ventana...
Tengo pendientes tus textos anteriores, ya me pongo al día.
Un abrazo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Cada uno de estos pensamientos inducen a la reflexión. Profundos y con cierto grado de misterio. Un abrazo.

marichuy dijo...

Querida Clarice

Hermosos, como siempre, tu miscelánea de pensamientos. Todas me gustaron, pero ésta en especial como que me quedó a la medida:

“Las letras no conocen la distancia. Su poder cruza montañas y mares. Por eso, tú estás aquí conmigo y yo estoy allá contigo”.

Un beso

Isabel Romana dijo...

Sí, sí, clarice, doy fe de que estoy allí contigo y tú aquí, a mi lado, con tu cafetito. Un abrazo muy fuerte.