sábado, febrero 19, 2011

Serrat: Hijo de la Luz y de la Sombra

Foto: Graciela Barrera

Al hombre de mi vida

Dejé de ser una Penélope. Serrat vino por mí. Lo reconocí. No hubo duda. Esperé el día de su llegada mientras le cantaba No hago otra cosa que pensar en ti. Casi toda una vida he escuchado sus canciones y la noche del 15 de febrero, en el Teatro de la Reforma del puerto de Veracruz, por fin pude verlo.

Joan Manuel Serrat cantó Sinceramente tuyo y yo le creí. Me trajo Barcelona, su España, su homenaje a Miguel Hernández, sus historias, su mar, sus poetas y muchas de sus canciones que han marcado caminos personales. Me sentí acompañada por todos mis amigos españoles que lo admiran. Él bromeó y dijo que el 90% de los veracruzanos son españoles. Él sabe la razón. Con una jovialidad, fuerza, carisma y entrega, cantó como todo un “Hijo de la Luz y de la Sombra” acompañado de sus extraordinarios músicos y hermosas imágenes referentes a las canciones. Un concierto inolvidable y profundamente emotivo.

Nos dejó un Serrat en la boca. Su nombre no sólo me sabe a hierba. Me sabe a todo.



14 comentarios:

Índigo dijo...

¡Me alegro de que lo hayas reconocido! ¡A partir de ahora, ya no serás Penélope, pues ya no tendrás que tejer y destejer! Y es que, de vez en cuando, la vida nos besa en la boca...

Paloma Zubieta López dijo...

Esto es Algo personal y aunque Cada loco con su tema, hermosa reseña le dejas a Serrat, qué ganas de haber estado ahí. Es lindo pensar que en nosotros vive el Mediterráneo y aunque Llegó con tres heridas, sigamos teniendo en cuenta Aquellas pequeñas cosas. Soy sinceramente tuyo(a), Paloma.

ANTIQVA dijo...

Aqui, amiga, en esta España del sinsentido, estos dias pasados se reunieron los prebostes del Tribunal Supremo para pontificar si se podia o no hacer algo a nivel legal para dar un poco de dignidad al recuerdo de Miguel Hernandez... Como sabras, nuestro amigo fue encarcelado al fin de la Guerra Civil y murio de dolor en la carcel, acosado por tantisimo odio...

Pues, ahora, miles de años despues de aquello, el Tribunal Supremo hizo saber que no, que no se puede hacer nada, que no se debe hacer nada... Que Miguel Hernandez esta bien muerto y que nada justifica que a estas alturas se revuelvan los papeles...

Asi es esta España, ejemplo de democracia...

Solo los locos, como Serrat, hacen algo por Miguel Hernandez. Pero es que los locos, ya se sabe, no dudan en encariñarse incluso con los poetas malditos.

Los del Supremo son tipos cuerdos, como Dios manda...

Algun dia, España recuperara la dignidad...

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Que suerte has tenido!
Seguimos disfrutando su voz y viéndole, ¡cuando podamos!
Besicos muchos y muy cantarines.

Isabel Romana dijo...

Su capacidad evocadora es extraordinaria. Quienes vivimos la adolescencia con sus canciones no lo podremos olvidar jamás, porque dijo las cosas de otra manera, una manera hermosísima que nos revalorizaba. Un abrazo, querida amiga.

MaLena Ezcurra dijo...

Serrat es un revolucionario, no tengo duda de eso.

Me fascina la magia que despliega en cada verso.



Te abrazo fuerte.


M.

marichuy dijo...

Esta vez, ni me enteré de su visita, sino hasta que ya había pasado el concierto. Pero me alegra que te haya hecho tanto bien verlo y escucharlo.

Un beso, querida Clarice

virgi dijo...

Querida Clarice, crecimos con su voz, con sus enanos bajitos, mientras llovía detrás de los cristales.
Nos atrevimos a cantar a los poetas y nos emocionábamos ante su sensibilidad. Yo lo he visto aquí en la isla dos veces, tiempo y tiempo ha.
Me alegra tu alegría, un gran abrazo.

Argénida Romero dijo...

Cuantas emociones me has regalado con este breve crónica.

Gracias.

Eleonaí dijo...

¡Extraordinario!

Y me lo perdí, por no saber que estaría en el Puerto.

இலை Bohemia இலை dijo...

hoy suenas como la luna...llena!

Máximo Ballester dijo...

Qué placer, qué maravilla.
El Nano es un grande, un entrañable al que llevamos puesto dentro de nosotros desde hace tanto tiempo.
Un abrazo.

Marcela dijo...

Que bueno que pudiste verlo (y oírlo, claro!). Que lindo ese disfrutar de lo que esperamos mucho tiempo.
Beso.

Jorge Arce dijo...

Me encanta volver a encontrarme con tus palabras, tus imágenes y tu música.

Un abrazo