sábado, junio 11, 2011

Miscelánea de pensamientos XV

Pintura: Paul Gauguin


Máscara

Despiertas y te preguntas: ¿Qué máscara usaré hoy?

Lámpara

Rompí una lámpara. No me concederá ningún deseo.

Es hora

Es hora de encender la estufa y quemar tu nombre. Es hora de llevar el desasosiego al congelador.

Culpable

No me parece justo encontrar una mariposa muerta sobre la mesa de la cocina. Soy culpable por no abrir la ventana a tiempo.

Corazón

El corazón es como una pelota. Rueda y rueda hasta encontrar unas manos que lo tomen y lo entreguen. O lo dejen pasar o se lo queden.

Tacones

Un podólogo me dijo que le gustaba escuchar los tacones de una mujer. Él no escuchará los míos. Me descalzaré ante sus manos.

Cicatriz

Miro mi cuerpo. Tengo dos cicatrices. Una por desobediente. La otra, por muerte. Recuerdo la tercera: la del amor no correspondido.

Ángel

En plena actuación escolar, disfrazada de ángel, se me cayeron las alas. El público no dejó de reírse. No todos los ángeles llevamos alas.

Mujer

Hay una mujer sentada en su cocina. Mira la noche a través de la ventana. Prueba un pan para aligerar la pena mientras escucha a Chet Baker.

Subrayar

¿Por dónde empiezo a subrayarte? ¿Prefieres la espalda o tus ojos? ¡Déjame elegir! Subrayaré tus manos.

Exceso

Cuando estoy muy nerviosa, emocionada y alegre, hablo mucho. ¿Me cortas la lengua pero no mis manos?

Barrer

No me quites la inspiración de barrer tu ausencia.

Pies

Mis pies tienen un llanto irremediable. Perdieron sus alas. Usarán las manos.

Diálogo

Dialogué con mi silencio. Encontré tu nombre.

Nube

Tú eres la nube que llevo en la palma de mi mano.

Invitación

Hay bocas que invitan a besarlas.

Actores

Los pájaros también son actores en sus propios árboles.

Intrusa

Seré intrusa en mi propia cama.

Ladrido

Lejanamente oigo el ladrido de un perro. Seguramente debe tener insomnio. O quizá, escucha las injustas balas que caen en la noche.

Sin dormir

La realidad es que los grillos no me dejan dormir. Ni los suspiros de mi perro. Ni los sueños de mi almohada. Ni la ausencia de tus pies.

Vecinos

La mayoría de mis vecinos son árboles. Son un encanto sus huéspedes.

Ajedrez

Cuando era niña, mi padre me enseñó a jugar ajedrez. Después, me abandonó como a un peón y me mató como una dama.

Ventanas

Las ventanas, abiertas o cerradas, no se cansan de hablar. Aunque, a veces, se ahogan en sus propias cortinas.

Viajero

Te miraré de lejos. Descalzo sobre la arena. No podré estar a la altura de tus olas. ¿Y para qué llevar equipaje? La ciudad que camines te lo dará en forma de caracol. Y su eco pronunciará tu nombre.

Búsqueda

El ave no puede detenerse tanto tiempo. Debe seguir buscando otros cielos. Hasta encontrar sus alas.

11 comentarios:

Índigo dijo...

Como siempre me pasa con tus misceláneas, si tuviera que elegir una sola, no podría. ¡Me las llevaría todas! Aún así hoy me quedo especialmente con corazón, tacones, angel y con búsqueda. Yo tuve la suerte de no buscarte y encontrarte. Arrumacos y besos en añil.

Lulu dijo...

gut:)

virgi dijo...

Te soplo mi nube, espero que te llegue. Viajera, sin dormir, quizás jugando al ajedrez y con la máscara de la alegría.
Besitos

Juan Herrezuelo dijo...

Mariposas muertas ligadas al sentimiento de culpabilidad, alas angélicas que se desprenden, alas que perdieron los pies, nubes en la palma de la mano, pájaros que se interpretan a sí mismos, aves que no se detendrán hasta encontrar sus alas: poética del vuelo truncado, breviario de la trascendencia que algún día habrá de ser ordenado alfabéticamente para satisfacción de quienes venimos leyendo admirados estas misceláneas. Un saludo con Chet al fondo.

Elèna Casero dijo...

No sabría con cuál quedarme, seguramente con la de la barrida de la ausencia,

Un abrazo

Marcela dijo...

Perlas. Son perlas. Las podría leer mil veces.
Un beso!

Anónimo dijo...

que sus palabras nos sigan llegando en bicicletas
cataclismo molecular

Paloma Zubieta López dijo...

Se me ocurren montones de cosas, esta miscelánea está linda pero no alcanzo a decir algo... será que todavía late en mi la emoción de una carta... un beso grande, Graciela, con mucho cariño.

Miguel Sanfeliu dijo...

Profundida y poesía. Pero también un ligero desencanto, añoranza, esa pena con música de Chet Baker al fondo. Buenos textos, todos, aunque el primero me impactó porque conectó con alguna de mis obsesiones. Un abrazo.

Goathemala dijo...

Estas misceláneas tuyas merecen papel, querida amiga. Hasta que un día formen un libro creo que me las llevaré impresas para saborearlas despacio en las vacaciones.

marichuy dijo...

Qué bellas líneas. En especial, me gusto esa idea del viajero: aunque sea un poquito triste, es muy hermosa la idea.

Abrazo