sábado, noviembre 17, 2012

Isabel

Foto de Alicia Nuñez



a Isabel Mercadé y a todos los que quisieron a Isabel Núñez


¿Pero qué vemos en los otros? ¿Acaso no vemos también el ser del pasado, el que fue en otro tiempo? Si no, ¿cómo podría existir a veces el deseo? También seguimos pensando en nosotros como los que fuimos, sin edad, sin darnos del todo cuenta del tiempo transcurrido.
Isabel Núñez


Esta mañana, antes de enterarme de las noticias tan negativas que suceden en mi país y en el mundo, quise sonreír con las novedades de los amigos en el cuaderno de feisbuc. Al abrirlo, me encontré con Dante Bertini dándome la noticia de que la escritora española Isabel Núñez se había ido a un mejor cielo. No lo podía creer, no podía. Creí que mis ojos estaban leyendo mal, pero no. Lloré y busqué a Isabel Mercadé para abrazarla y agradecerle el camino que me mostró a través de otra gran Isabel.

Abrir el cuaderno de feisbuc es abrazar a los amigos que viven fuera de mi ciudad y de mi país. La mayoría viven en España. Amigos que conocí a través del blog y de tuiter. Amigos que también conocí por otros amigos y que finalmente forman parte de mis sentires. Poco a poco, con los años, he ido conociendo a algunos con los que he convivido en compañía de un café o de una cena. En ocasiones hemos compartido en mi casa o en un evento o en mi ciudad cuando los llevo a conocerla. Y es maravilloso ver que el mundo se vuelve pequeño. Puedo contar historias maravillosas y también me imagino las historias que me esperan. Y no es que busque amigos, porque estoy satisfecha con los que tengo, es simplemente que la vida llega de las formas en las que menos se la espera. La geografía podrá ser un límite para el abrazo, mas no para las palabras. Porque leerlos es abrazarlos sin distancia. Y disfruto de todas sus alegrías y también de sus desasosiegos.

Es por eso que me siento muy triste por saber que Isabel Núñez se ha ido. Mas no su escritura que nos ha dejado a través de sus libros y sus blogs. El espíritu de sus letras continuará. Leerla me llevaba a una profundidad de donde a veces yo no quería salir. Me gustaba leer sus textos largos, la escuchaba respirar en cada palabra. Me gustaban sus ojos cuando fotografiaba, me gustaba su abrazar a los árboles, me gustaba su cantar a los pájaros, me gustaba su ternura a su gato, me gustaba su caminar entre otros paisajes, me gustaban sus Artículos y su Crucigrama, me gustaba toda ella.

Me siento triste porque yo no fui lo suficientemente extensa para decirle cuánto me gustaba. Me siento triste por todo lo que uno deja pasar, porque la vida es un soplo que desperdiciamos en cosas tan nimias y a veces no se atina a dar con la palabra exacta.

Isabel siempre tuvo palabras cálidas para mí y cuando me comentaba algo yo me sentía abrazada y alentada.

No pude conocerla, ni pude abrazarla en su Barcelona, pero ella sí pudo tocarme con su escritura, la cual me hizo sentir mejor persona.

¿Qué debo hacer ahora para abrazar a mis amigos antes de que un cielo me lleve? Quizá deba ir a la estación del tren, comprar un boleto, mirar por la ventanilla, preparar las palabras y quitar las lágrimas o tomar las alas de un pájaro y volar hacia cada uno de ellos. Quizá también podría quedarme aquí a esperarlos y mostrarles el espejo de mi rostro o quizá mi destino sea solamente abrazarlos a través de las letras.

Mi corazón es un latido triste.




7 comentarios:

Índigo dijo...

No la conozco pero te he leído y te he sentido en cada palabra, en cada silencio. Hoy sólo un abrazo enorme, junto a mis añiles y mi cariño.

Isabel Mercadé dijo...

Precioso el recuerdo de Isabel. A ella le habría encantado. Un gran abrazo, Graciela querida.

Juan de la Rosa dijo...

Maravillosas palabras, Chela, como siempre. Aunque la distancia nos impida a veces realizar nuestro deseo, está el corazón. Y el tuyo es grandísimo. A mí también me hubiese gustado estar esta semana en Barcelona, y poder abrazar a uno de mis grandes amigos en el fallecimiento de su padre. Pero con unas palabras que nos hemos dicho, nos hemos sentido tan unidos como siempre. El verdadero cariño está por encima de la geografía. Animos mi Chelita. !!

Miguel Sanfeliu dijo...

También a mí me ha dolido la noticia del fallecimiento de Isabel Núñez. Seguía su blog y sentía interés por su trabajo. Precioso homenaje este texto, Graciela.
Un abrazo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me ha llegado al alma tu escrito.
Creo que estás haciendo todo lo que crees que debes hacer y cuando llega el momento de abrazar, se puede hacer tanto físicamente (que es una delicia) o con palabras. Podemos ser pájaros de mil formas y tú mejor que nadie nos has enseñado que es eso.
Hoy te abrazo, además de dejarte, besicos muchos.

(* dijo...

Te abrazo muy muy muy fuerte, querida Graciela.

virgi dijo...

También te abrazo, querida Graciela. La ausencia es dolorosa, mucho más en estos casos. Una mujer tan valiosa, valerosa, llena de vida y de belleza.
Te abrazo, te abrazo.