lunes, diciembre 09, 2013

Clarice

Foto: Graciela Barrera


Tengo nueve años al lado de Clarice Lispector, pero la he sentido desde siempre. Nunca olvidaré al hombre que me presentó sus letras y me cambió la mirada. Cada vez que la leo es como si fuera la primera vez; me agrada esa sensación: descubrir el mundo con sus grandes manos. Miro una de mis paredes dedicada a sus fotos, me parece una belleza enigmática. También, cada día, despierto mirándola a través de mi ventana. Ahí están sus libros, haciéndome sentir que no estoy sola ni huérfana; me quedo pensando en Donde se enseñará a ser feliz. Le susurro a Clarice: Querida mía. Podría escribir sus frases por todos lados y exclamar con fuerza: ha llegado La hora de la estrella. O preguntarles: ¿Estás Cerca del corazón salvaje? O experimentar La pasión según G.H; pero me detengo en mi jardín para mirar La manzana en la oscuridad. Estoy Aprendiendo a vivir con Clarice. Para no olvidar que ella es Un soplo de vida y Agua viva

Clarice Lispector nació el 10 de diciembre de 1920 y murió el 9 de diciembre de 1977.


6 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Tengo una asignatura pendiente, siempre que te leo me digo que debo empezar a conocerla, ¿cuás de sus o bras me recomiendas para empezar? Besicos muchos.

இலை Bohemia இலை dijo...

Tú y tus juegos de palabras...siempre tan creativa!!!

Umma1 dijo...

Hola Clarice. Tanto tiempo.
Me alegra encontrarte fiel a la vieja plataforma.
Estás trabajando a Lispector?

Me encanta la foto y su sutil truco.

Un abrazo

virgi dijo...

Y yo sólo tengo La ciudad sitiada.
Hermosa mujer por fuera y por dentro...¡y con tamaña escritura!
Besos

Anónimo dijo...

Tus letras dibujan mi sensibilidad de una manera extraña-sin conocerte-letras de sombras como alma de viento,que hacen de mi fuerza un manantial que es color verde esmeralda que tanto adoro. saludos con respeto casi astral

ANTIQVA dijo...

A veces, en la vida, nos topamos con ciertas corrientes de aire fresco que, quien sabe porque, nos inducen a vivir... O a soñar...

Son cosas que pasan, amiga

Felices dias