sábado, marzo 11, 2006

Ne me quitte pas

A Roberto Arancibia con afecto.

Cuando la gran Edith Piaf en 1959, escuchó interpretar por primera vez a Jacques Brel “Ne me quitte pas” dijo: “Un hombre no debería de cantar cosas así”. Y es que se ha dicho que “Ne me quitte pas” es la canción de amor más bella que se ha escrito.

Escuchar la canción es sentir el desgarramiento del alma, los arañazos del recuerdo, la nostalgia por lo que no pudo ser, la desolación, el corazón herido, la soledad entre el sonido de la lluvia, los ojos nublados, mirar el mapa y atravesar la geografía que separa un instante, y a la vez, escucharla es también sentirse muy amado.

Hay varios intérpretes que la entonan intensamente, entre ellos: Nina Simone, Edith Piaf, Johnny Halliday, Sting, Miguel Bosé, Yves Montad, Marlene Dietrich, Ornela Vanoni, Juliette Greco, Alberto Cortés y muchos más. Le soy fiel a Jacques Brel, me imagino susurrándome su voz cerquita de la luna de París y estando juntos, invitamos a que se nos una Nina Simone.

No sé que estaba pasando por el corazón de Jacques Brel cuando la compuso en 1959, pero su poesía la convirtió en notas musicales y su voz llegó a quedarse en nuestra memoria. Transcurre el tiempo y su canción que nos heredó, nos sigue causando efecto.

Para aquellos que no han escuchado la canción, espero que lo hagan, la disfruten y permitan que sus ojos expresen lo que sienten.

6 comentarios:

Roberto dijo...

A los hombres nos educaron y enseñaron a reprimir emociones. Nada de sentir, actúa, nada de conmoverse, muévete. Por eso es que el comentario de Edith Piaf me lleva a decir ojalá hubiera más hombres que cantaran cosas así.

Ne me quitte pas, una canción de cabecera. Hermosa y triste como la que más, pero tan llena de amor, de esos tormentosos, de amor y fuego, de inventos y corazones, de déjame y quédate, de risas y lágrimas, de amor y desamor, pero que aun así, no quieres dejar, porque no puedes, y si eres dejado, te mueres.

Luis Fco. dijo...

Me hiciste recordar la primera vez que escuché la canción, fue con la voz de Alberto Cortés, en la dácada de los '80. A partir de ese momento, fuí en busca de Jacques Brel y me cautivó.

Sin palabras con Ne me quitte pas

Voknahelio dijo...

la escucharé entonces.

saludos

Cursivas dijo...

Qué maravilla de intérpretes... de esos que hacen magia sólo al cerrar los ojos y empezar a escuchar.

Lindo, lindo, lindo!

Kriños,

Roberto dijo...

y bueno, si te pones a coleccionar covers, ya sabes como se termina, con una obsesión de esas....

cursosena dijo...

Una bellisma canzione, molto romantica.