jueves, abril 02, 2009

El dolor de Botero

Foto: Graciela Barrera

El dolor de Colombia del pintor y escultor Fernando Botero llegó a Xalapa. Aquella cartita que les escribí a los reyes magos, anhelando tener la oportunidad de conocer su obra, se ha cumplido. A pesar de que yo deseaba ver cuadros menos crudos, la obra exhibida consta de óleos y dibujos en diversos tamaños que plasman el narcotráfico, la violencia y la guerrilla colombiana, ya que el artista usa el arte como una denuncia de lo ocurrido en su país.

Sus peculiares personajes voluptuosos no sonríen, ahora están sumados por el dolor. Heridas. Balas. Puñales. Sangre. Tortura. Secuestro. Lágrimas. Ataúdes. Muerte.


Sin embargo, me alivió contemplar las hermosas esculturas en bronce que se exhiben en medio de la galería. Mujeres que reflejan sosiego. En la parte de afuera del recinto de la exposición, nos dan la bienvenida dos esculturas.


La exposición fue inaugurada el pasado sábado 28 de marzo y permanecerá por tres meses en la Pinacoteca Diego Rivera. Por primera vez, Fernando Botero muestra su arte en Xalapa. El dolor que no es ajeno y que es un tema cercano a la realidad de varios países.


12 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Me alegra que haya aún artistas comprometidos, que no se valen del arte sólo para ganar dinero o hacer el idiota.

moderato_Dos_josef dijo...

Aquí en España Botero es muy conocido. Puso sus esculturas por las Avenidas más importantes de la capital. Un abrazo!

Bel dijo...

También a mí me encantaría conocer esa obra tan distinta de sus esculturas (en Barcelona tenemos uno de sus gatos). Pero ya sabes que, mujer de poca fe, no les escribí la carta a los reyes magos.
Gracias una vez más, Graciela, por todas las maravillas que siempre nos regalas.
Un besazo.

marisa dijo...

En madrid tenemos a sus mujeres voluptuosas...Como dice bel me encantaría conocer este otro aspecto de su obra. El dolor del ser humano causado por sus propios semejantes es siempre un reto que ningún artista debería pasar de largo. un beso preciosa.

Minombresabeahierba dijo...

los dolores del prójimo, jamas pueden ser ajenos al hombre sensible.besos



VOTENMENNN! Hay vino Rutini, Luigi Bosca y cazuela de mariscos...

Se armaron las Ternas para el Briks Award, publicadas en http://soybriks.blogspot.com/Embebidos por el Dios Baco y abrazados a alguna Dama Juana o en su defecto a un Tetrabrik "Soy Cuyano", algunos bloggers me han votado y quedé nominado en la:

TERNA BLOG BUENA ONDA

si queres votar:La elección de cada uno de los ganadores se hará de la misma manera. LO DECIDEN USTEDES en forma secreta mediante el voto enviado a briks04@hotmail.com.

Se puede votar desde hoy y hasta el 2 de abril. 3 y 4 se realiza el escrutinio y el 5 de abril se publican los resultados con entrega de premios

Petrusdom dijo...

Botero es como un si juntara el aroma de un suculento y enorme helado con un puño de pinchos ensangrentado. Todo un provocador que despista por su apariencia de artista bien relacionado con los poderosos alcaldes y la mala conciencia de los urbanitas. Lo vi en Valencia con Torturas de Abu Grhaib y el Circo.
Saludos cordiales

Bethania dijo...

el fin me daré la vuelta , bjssss

Silvia dijo...

El arte puede ser muchas veces la mayor denuncia. Me encanta Botero. Un abrazo

caramelo dijo...

me pasa con Botero que me complica; es decir, me gusta pero no me emociona y sin embargo no puedo dejar de verlo con cierta inquietud. A lo mejor tenga que ver con lo que dices, a lo mejor... no sé. Siempre ha sido así.

Acá en Santiago está un caballo de Botero

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:CaballoBoteroStgoChile.JPG

en el frontis del Museo de Arte Contemporáneo, MAC.

un abrazo,

Kety dijo...

Me gusta , tengo rescatadas algunas de ellas en el blog.
Besos

Mateo Bellido Rojas dijo...

Buenas, Clarice.
Siempre me he preguntado por qué me atraen los personajes de Botero. Quiero pensar que la belleza se manifiesta y no sabemos por qué la sentimos como tal, nos conmueve o no, no hay otra explicación.
Desde hace tiempo, en Málaga, suelen hacer exposiciones en la calle Larios, centro neurálgico de la ciudad. Es cuando el paisaje urbano empieza a humanizarse.
Besos.

Isabel Romana dijo...

Tuve la suerte de disfrutar de una exposición de Botero en Florencia, en el Belvedere desde donde se dominaba toda la ciudad. Fue una experiencia preciosa. La temática era menos dura que la actual de la que hablas. Un besazo enorme.