domingo, abril 05, 2009

Las bicis de Pablo


Me gusta ser ladrona de bicicletas. Elijo las víctimas y se convierten en mis cómplices. La mayoría cede y me las entrega sin mayor remedio. La consigna es compartirlas. Ninguna bicicleta es igual. Por eso, todas me gustan.

Hace dos años, gracias a la chica Silvia Piranesi, al saber de mi gusto por ellas, me dio a conocer la página de su paisano, el joven fotógrafo y periodista costarricense Pablo Cambronero. Desde esa fecha, sigo su ruta. Algunas de sus fotos me han acompañado en este blog, pero ahora le toca el turno a sus bicis. Además de que a Pablo le gusta usar la bicicleta como medio de transporte. Me lo imagino a él andando y a la vez, detenido para tomar fotos.

Las bicicletas también son para las vacaciones de primavera.









19 comentarios:

Kety dijo...

Amiga Clarice, las bicicletas me traen recuerdos de Berlín... Ya sabes.:-)
Un fuerte abrazo

MentesSueltas dijo...

Clarice, tiempo sin recorrer tu mundo.
Debo decir que las bicis me resultan magicas, me liberan.

Te abrazo, pedaleando.

MentesSueltas

Marcela dijo...

Lindas, muy lindas fotos.
¿Será verdad que uno no olvida como andar en bicicleta? Yo creo que si me suba a una, me caigo. Voy a tener que intentarlo.
Besos.

Bel dijo...

A ver si encuentro alguna estas vacaciones para regalártela.
Felices días, querida Graciela, y un besazo.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Clarice.
De las fotos, me quedo con las sombras, espectrales y enigmáticas. A contraluz, una sombra enriquece el conjunto. Por eso me gustan especialmente las fotografías que las registran.
Un beso, pero sin sombra de duda.

Pd. El libro que compré antes, hacía tiempo que lo deseaba. Se trata de "Los detectives salvajes" de Roberto Bolaños.

Alejandra dijo...

=) Que hermosas fotos Gabriela. Siempre andar en bici es lo máximo... y como bien dicen eso nunca se olvida jamás. =)
Beso

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Graciela

Qué bello Blog, qué bellas fotos, qué bella presentación.

Al amanecer, antes de salir de casa, leo un cuento. Luego, dentro de una botella bien tapada lo lanzo al mar y así dejo un rastro para poder regresar. Preparo entonces un morralito y me voy de paseo por la red en busca de contadores de cuentos, letras nuevas, fabuladores, nuevos amigos, para aprender y compartir.

Hoy estoy dedicando la mañana a visitar México. Te invito para que pases por mi Casa, espero que lo que estoy leyendo te guste tanto como a mí.

Saludos desde Mérida-Venezuela.
Jabier.

Isabel Romana dijo...

Las fotos son estupendas. Disfruta de estas vacaciones, querida clarice, con bicis o sin ellas. Un abrazo enorme.

Pamela Albarracín dijo...

mi vicio amado

cariños y un fuerte abrazo

Pame

Inuit dijo...

¡Dan para tanto las bicicletas! Es el juguete que creo que jamás faltará en la infancia. Mientras exista un adulto que fue en bicicleta, habrá un niño, en el futuro, que tendrá su triciclo.
Deberíamos volver a la marcha de la bicicleta para que nuestras ideas y pensamientos tuvieran la perseverancia, la tenacidad y la consistencia del pedal.
Inuits

Alyxandria Faderland dijo...

Alguna vez te conte que a pesar de haber ido a fotografiar bicicletas, yo nos enadar en ellas?
Se van todos de paseo, a pedalear por alli? yo les cuido los bolsos mientras leo un libro, que remedio.
.
Me diste una gran alegria con eso que me contaste de este tio-padre-mundo de amor y capitan, las causalidades que entreteje la vida y lo simialeras que es el viaje de la vida y el de una nave. Hay otros escritos en la linea maritima (algunos para asustar un poquito y mas veridicos imposibles y seguramente el los conoceria a pie juntillas) pero ahora mi gata exige que visite al gato de Priscila que salio muy buen mozo en la foto.

habitantes dijo...

Hace unos días vi una pintada que decía: "¿Alguien vio una bicicleta que dejé aquí?" Y una flecha señalaba el vacío de la bicicleta. Ojalá quien la robara le tuviera tanto afecto como tú.

Elena dijo...

Aunque no suelo montar en bici, me encanta mirar a la gente que va en ellas. Me traen recuerdos de viajes increíbles (Amsterdam, Berlín), y evocan retazos felices de mi infancia. Tengo ganas de rescatar del olvido este medio de transporte. Cualquier día me animo y lo hago.

Un abrazo

Laura Diaz dijo...

Sabes que me has contagiado tu amor por las bicis, y he comenzado, también a robarlas. Muchas gracias por las bicis de Pablo, excelentes fotografías. Un abrazo desde el sur...

Bohemia dijo...

siempre te imagino pedaleando sobre una bici con una cesta de mimbre...llena de flores...

Bss

el ojo con dientes dijo...

ah, me encantó tu blog, tan limpio y despojado, con cosas para decir. buenas las fotos también, las de las bics. felicitaciones

Goathemala dijo...

Tengo cosas en común con Pablo, también la uso como medio de transporte en primavera y verano. Al menos hasta ahora. Muchas fotos las he tomado en bicicleta en Frondosidad.

Las suyas son buenísimas.

Abrazos.

Gatoperromiau dijo...

Hola Graciela.Cuando pequeño me facinaban las bicicletas,imaginaba paseando en una de ella y viajar grandes distancias.Cuando grande tube algunas bicis pero ya la usaba para transportarme y no sentía la misma sensación que cuando niño.
Me gustaron mucho los modelos de bicis que pusiste en las fotografías.

saludos que estes muy bien.

Marcos.

Anónimo dijo...

gracias graciela

no había visto las fotos! buenisimo... debo decir que en costa rica es casi un deporte extremo! pero igual lo intentamos... resistencia bicicleta!!! pro-ciclovías!!!

me acabo de tatuar una cleta en el muslo... y mi gata se llama cleta.

un abrazo a todos.
pablo