sábado, enero 01, 2011

Bienvenido 2011

Pintura: Marc Chagall

Mirar la belleza de la vida aunque duela. No perderse ningún instante. Tocar la pared del silencio. Y gritar. Sólo para decir: Estoy viva. No importa que el pronóstico del nuevo año sea negativo o positivo. Venga lo que venga, aquí estoy. Con unas manos desatadas, con unos ojos hambrientos y con unos pies ansiosos. Para aprender, conocer, descubrir y compartir un año más.

Feliz vida a todos.

14 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Graciela mis mejores deseos para este año que acaba de empezar.

SUREANDO dijo...

Feliz y sano 2011 deseado con todo el corazón. Linda entrada de este día.
Un abrazo
Beatriz

Goathemala dijo...

Esa es mi visión.

Un abrazo.

Mateo dijo...

ASí nos debemos enfrentar a la vida...con resolución.
Me encanta tu felicitación...¡¡¡FELIZ VIDA!!!!

Petrusdom dijo...

Gracias por tus palabras, que todos luchamos en el día a día para qu se conviertan en hechos.

Felicidades en el 2011

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Muchas gracias por tus buenos deseos y lo mismo te deseo Graciela, que este 2011 te deje paz, amor, felicidad y todo lo que anhelas.

Es preciosa la pintura que nos dejas hoy.

Besicos muchos.

ANTIQVA dijo...

Felicitemonos de que la vida sigue... Sea siempre bienenida la vida...

Un abrazo, Clarice

gonzalo dijo...

imagino un océano en tu año.

Pamela dijo...

QUe tengas un gran año, que no te pierdas de nada y que nos lo sigas compartiendo, miles de abrazos y besos

Eleonaí dijo...

Y el 2011 ya va.

¡Felicidades!

Isabel Romana dijo...

Me gusta la vida que vives y que nos propones: una vida plenamente consciente. Y, por lo tanto, intensa. Lo demás, las dificultades, las desilusiones, la tristeza, sólo son un accidente.
Feliz año, queridísima amiga.

Bel M. dijo...

Muchas gracias, Graciela. Si de algo me arrepiento, es de las horas que he preferido pasar anestesiada. Vivamos sí, con todas las consecuencias.
Un enorme abrazo, con los mejores deseos para tu vida.

Sinsellos dijo...

Graciela, qué gusto empezar el 2011 y seguir sabiendo de nosotras, me acordé de ti al pensar en las amigas comunes...

Un beso
Beatriz

marichuy dijo...

Así es querida: a veces la belleza nos sorprende tan de repente, nos golpea tan sin estar preparados para afrontarla, que mirarla duele. La belleza se parece a eso en el amor: a veces duele, peor igual nos gusta y perturba a partes iguales.

Un fuerte abrazo