lunes, abril 25, 2011

Rojo

Imagen: Anke Merzbach


La punta del lápiz me espera con ansiedad. Dice que tiene muchas cosas que contar. Miro el lápiz rojo con melancolía. Me da miedo tomarlo y escribir lo que le arde a mi pecho. De repente, no puedo escribir. Y es una contradicción cuando diariamente escribo en mis cuadernos de colección, la brevedad de mi cotidianidad.


8 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Me encanta ver a las mujeres levitando por lugares cotidianos...

Los hombres nunca podremos hacer esas cosas.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

La vida está llena de contradicciones, pero mientras sean de este tipo¡lo daría por excelente!
Besicos muchos.

Isabel Romana dijo...

El rojo es pasión... y también prohibición. ¿No será que tu cuaderno prohibe las pasiones? Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

virgi dijo...

A mí me encanta el rojo, así que escribe porfi, aunque sea breve, será hermoso.
Besos

marichuy dijo...

Alguien como tú no debería temer al escribir. De hecho, me cuesta creer que lo hagas, te imagino tan dueña de la escritura.

Un beso

Paloma Zubieta López dijo...

Nunca tengas miedo de los lápices (sin importar su color), además el rojo es un color precioso, aunque arda. Me sientan bien tus letras, ya las extrañaba, besos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Me encanta este texto, con ese misterio oculto que no se desvela, el origen del miedo, miedo a lo que se puede escribir con ese lápiz rojo. Un abrazo.

இலை Bohemia இலை dijo...

A veces pasa...

Me ha encantado esta entrada, breve, poética y hermosa...